Día 206: El viento nos acompaña por donde vamos

Día 206: El viento nos acompaña por donde vamos

Hoy con la visita de Luis, teníamos previsto hacer un recorrido por la parte norte de la isla e incluso ir a la playa un rato. Así que me he levantado más o menos pronto para aprovechar el día. He tenido un pequeño percance en la sincronización, ya que nos entendimos mal hablando por Whatsapp, así que cada uno hemos ido a un lado, pero al final hemos conseguido encontrarnos y nos hemos puesto rumbo a la antigua capital maltesa.

Mdina, sobre la que ya hemos hablado en otros post, se encuentra en la parte central de la isla y sobre una de las zona más elevadas. Por ello, además de ser una hermosa cuidad amurallada y de pequeñas calles con mucho encanto, tiene unas vistas impresionantes de toda la isla. Después de recorrerla, ver la plaza de la catedral y el mirador, hemos ido al restaurante del que dicen que tiene la mejor tarta de chocolate de Malta a desayunar. El sitio en cuestión es el Fontanella, que además tiene unas vistas impresionantes. Además de las tartas, os puedo decir que cualquier cosa de su carta está buena. Además, no es nada caro y se encuentra en un sitio privilegiado, así que si vais de visista a Mdina, es un buen sitio para comer.

Dome de Mosta

Dome de Mosta

Después de la visita a Mdina, nos hemos ido a Mosta, que se encuentra a tan sólo unos 4 kilómetros. Con el Rojito nos hemos presentado en un santiamén. Queríamos visitar la fantástica cúpula de su iglesia Asunción de la Virgen María, que es la cuarta mayor de Europa, pero por desgracia cierra las visitas a la hora de comer (de una a tres de la tarde). En su lugar hemos hecho algo típico maltés, comprarnos un pastizzi en un puesto que hay cerca de la iglesia para que Luis lo probara. De ahí nos hemos partido hacia las tres playas de arena que hay en la parte norte de la isla.

Golden BayGħajn Tuffieħa (más conocida como Riviera) y Ġnejna Bay son tres playas que se encuentran a muy poca distancia en el noroeste de la isla. Las más conocidas son las dos primeras, siendo la segunda una playa más natural y dentro de un entorno protegido. La última es la menos conocida y la menos transitada. Hacía tanto viento, que no hemos podido ni bañarnos ni sentarnos en la arena, así que hemos optado por hacer un poco de senderismo por la playa de Għajn Tuffieħa, con las vistas que veis en la foto.

Panorámica de Għajn Tuffieħa y Ġnejna Bay

Panorámica de Għajn Tuffieħa y Ġnejna Bay

Con nuestro gozo en un pozo, hemos vuelto a Mosta y esta vez sí hemos podido visitar la iglesia. Después, casi a las cuatro de la tarde,  hemos comido en un pequeño restaurante que se encuentra a la derecha de la iglesia. Hemos probado los dos platos típicos de Malta, el conejo y la Ftira. Luis, como buen seguidor de Masterchef, era más critico que yo, a mi me pareció que estaba todo muy bueno. Después de comer, vuelta a casa con el Rojito, café en un restaurante al lado de la playa de Sliema y despedida, ya que yo había quedado y Luis se iba a visitar las tres ciudades. Día intenso y en buena compañía.

Aquí un collage resumen del día:

Collage de la visita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.