Día 201: Excursión a la playa de Santa María (Comino)

Día 201: Excursión a la playa de Santa María (Comino)

Como durante estos días estaban las amigas de Laura y la hermana y amigas de Carmen visitándolas, hoy hemos decidido organizar una excursión a comino todos juntos. Nos hemos levantado pronto con la intención de salir lo antes posible de casa, pero hoy nos tenían que traer la compra que hicimos ayer por internet. Habíamos pedido que nos la entregaran de 10:30 a 12:00 y, como no, la han traído justo a las doce. En cuanto hemos terminado de colocar las cosas hemos salido a buscar a Cristina, Patricia y Ana a Bugibba, ya que Carmen hoy no podía venir porque tenía que trabajar.  Desde allí hemos partido hasta Cirkewwa, donde teníamos que coger el barco.

Plaga de medusas en la Blue Lagoon

Plaga de medusas en la Blue Lagoon

Laura ha conseguido que una de las compañías nos hiciera una oferta al ser nueve, bueno, nos ha dado la opción de elegir entre dejarnos el viaje (ida y vuelta) por 8 euros, cuando normalmente cuesta 10, o ir a recogernos más tarde. Nosotros nos hemos decantado por esta segunda opción, ya que los barcos de vuelta volvían a las cinco y nosotros preferíamos estar más tiempo allí. Cuando hemos llegado a la Blue Lagoon, nos hemos dado cuenta de que estaba plagada de medusas y, como podéis ver en la foto, era completamente imposible bañarse allí. Laura conocía otra playa en comino, ya que hace unas semanas se celebró allí el Comino Fest de Why Not?, así que hemos ido para allá.

Después de caminar una media hora por la isla de comino cargados con toda la comida, barbacoas, cervezas y demás, hemos llegado a la playa de Santa María o Santa Marija Bay, como es conocida por los malteses. La verdad es que no sabía que la isla de Comino diera para andar tanto, yo creo que nos la hemos recorrido de punta a punta. En esta playa de arena, no había ni una sola medusa y tampoco había apenas turistas. Además es una playa muy bonita, rodeada de mucha naturaleza. El agua es completamente cristalina, así que nada más llegar no hemos podido evitar darnos un baño.

Santa Marija Bay

Santa Marija Bay

Después de este primer chapuzón, David y Carmen (la amiga de Laura) han encendido las dos barbacoas de usar y tirar que llevábamos y en cuanto han estado listas, se han puesto a preparar la comida. Mientras tanto nos hemos tomado el aperitivo con unas cervezas. Para comer teníamos salchichas maltesas y verduras, hasta de barbacoa tenemos una dieta equilibrada. Después nos hemos vuelto a bañar y algunos hemos tenido sobremesa de conversación y otras se han quedado completamente dormidas. También hemos tenido tiempo hasta para hacer Yoga, siguiendo las instrucciones de Laura, toda una experta.

Un poco antes de las siete hemos partido hacia la Blue Lagoon, ya que a y media habíamos quedado con David, el señor que conducía la barca, para que viniera a recogernos. Cuando hemos llegado ya estaba el hombre esperándonos allí completamente solo, ya que no había absolutamente nadie más. Parecía otra playa distinta a la que habíamos visto cuando hemos llegado por la mañana y nos la hemos encontrado llena de gente. Hasta se habían llevado los kioskos, no sabemos muy bien qué harán con ellos. Una vez nos hemos montado en el barco, el hombre nos ha dado una vuelta por las grutas de comino y la verdad es que el paisaje era una auténtica pasada, por un momento nos hemos sentido privilegiados de estar ahí. Enseguida hemos llegado a Cirkewwa y nos hemos despedido de Laura, Amelia, Carmen y Maria José, que tenían que coger el autobús. David y yo hemos ido a llevar a Ana, Cristina y Patricia a Bugibba.

Por la noche, aunque estábamos reventados, nos hemos acercado a Spinola Bay para despedirnos de Paulo, que mañana se va a España definitivamente. Allí nos hemos encontrado con algunos voluntarios, con Carmen y Ana y también con Laura y sus amigas, que también se despedían esta noche, ya que se les han acabado las vacaciones.  Hemos estado en la parte más interior de la bahía tomando algo y charlando. Después hemos ido a tomar una al Juuls y enseguida nos hemos venido a casa, que después de todo el día por ahí, estábamos reventados.

One Response »

  1. Pingback: Día 344: Lo hemos cumplido… ¡Un año en Malta! - La aventura de Malta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.