Día 190: Gala de Miss World Malta 2013

Día 190: Gala de Miss World Malta 2013

Después de la fiesta que nos pegamos ayer, hoy nos hemos levantado a eso de las cuatro de la tarde. Como teníamos una barbacoa por el cumpleaños de Piotr y Mary, ni hemos comido ni nada, nos hemos preparado y enseguida hemos salido de casa. Hemos ido con el coche, ya que la barbacoa era en la playa del Surfside y después teníamos que ir al hotel Hilton a ver la gala de Miss World Malta en la que Bea iba a desfilar. Al poco de llegar hemos encendido las barbacoas portátiles de usar y tirar que David se había encargado de comprar. Suelen costar unos 2 euros, aunque hoy como estaba todo cerrado, le han clavado un poco y le han pedido 6 euros por un par de ellas. Como íbamos a ser bastantes, hemos llevado cuatro.

Nosotros hemos sido los primeros españoles en llegar y eso que ya íbamos un poco tarde, pero al poco han aparecido Carmen y Alberto. Después Cristina y dos amigas que han llegado hoy para visitarla, Elena, Lola, Laura,… Enseguida hemos empezado a comer y se ha creado un ambiente muy bueno, que nos ha dado un poco de pena dejar cuando a eso de las ocho y media hemos partido con Alberto y Carmen hacia el hotel Hilton, que está situado en Portomaso, la zona más pija de Malta. Teníamos muchas ganas de ver a Bea desfilar y no nos lo podíamos perder. Había bastante atasco para llegar y hemos tardado más de lo previsto, pero a las nueve estábamos allí para recoger las entradas que Bea nos había guardado.

Bea desfilando en la gala de Miss World Malta

Bea desfilando en la gala de Miss World Malta

En la puerta del Hilton Conference Centre hemos esperado a Julia y Maxim, los dos amigos de Bea, que también venían a verla. Mientras esperábamos, hemos podido ver los modelitos que llevaba todo el mundo y nos ha dado hasta un poco de vergüenza, ya que nosotros íbamos de lo más perroflauta del mundo. En cuanto han llegado hemos entrado y hasta nos hemos hecho una foto en el photocall de la entrada con la modelo. La gala ha durado unas dos horas y ha sido más entretenida de lo que esperábamos. Bea ha desfilado dos veces fuera de concurso, ya que aparte de los desfiles de las aspirantes, también había desfiles de firmas entre medias. Nos hemos vuelto a hacer más fans aún de ella si cabe, ya que, como decía Julia, no es porque sea nuestra amiga pero es la que mejor lo ha hecho. Hasta hemos dado un poco el cante y le hemos gritado “¡Guapa!”.

Posando con la modelo en el photocall de Miss World Malta

Posando con la modelo

Una vez ha terminado la gala, hemos vuelto con Carmen y Alberto a la barbacoa, aunque antes hemos pasado por una tienda para comprar algo más de bebida. Cuando hemos llegado allí seguían y hemos encendido la última barbacoa que quedaba, en la que hemos cocinada las tres salchichas que habían sobrado y unas cuantas patatas asadas que han quedado buenísimas. Como ya se había gastado la bebida y la gente tenía un poco de frío, enseguida nos hemos ido a seguir la fiesta en otro sitio. La primera parada ha sido el Juuls, donde hemos aguantado bastante bailando a ritmo de reggae. Después hemos ido al Native, como viene siendo habitual. En el camino nos hemos asustado bastante, ya que hemos visto un grupo de chicos que iba con cuchillos bastante grandes en las manos. Hemos avisado a la policía, pero se lo han tomado con mucha calma

En Native han ido cayendo uno a uno, hasta que sólo hemos quedado Lola, Elena y yo. Al final nos hemos encontrado con un par de libaneses que suelen estar por el Juuls y también alguna vez en la Parranda. Se han vuelto locos invitándonos a chupitos de vodka-menta, que por cierto, estaban buenísimos, y si no nos hemos tomado cuatro bandejas no nos hemos tomado ninguna. Después Elena, que estaba alucinando con la situación, nos ha abandonado. A las seis hemos salido del Native y ya era de día. De ahí nos hemos ido al Clique, el after más conocido de Paceville. Allí hemos vuelto a coincidir con Patricia y Nata, con las que llevamos dos días encontrándonos en todos los sitios, y hemos bailado hasta que el cuerpo ha aguantado. En mi caso, no ha sido mucho, así que me he retirado pasadas las siete y allí he dejado a Lola y Nata dándolo todo una vez más. Hay que ver qué aguente tienen las sevillanas…

One Response »

  1. Pingback: Día 344: Lo hemos cumplido… ¡Un año en Malta! - La aventura de Malta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.