Día 18: Probando la comida maltesa

Día 18: Probando la comida maltesa

Hoy hemos estado todo el día en casa trabajando, así que ha sido un día muy bien aprovechado. A eso de las ocho y media hemos salido por fin para tomar algo algo con Rafa y Paloma, dos españoles que llegaron ayer a la isla y que están buscando piso con la ayuda de Vane. Hemos repetido en el kiosko de Balluta Bay, que es ya de nuestros sitios favoritos de la isla.

Después hemos ido a cenar al Gululu, uno de los pocos restaurantes de comida maltesa. Está situado justo en Spinola Bay, a la orilla del mar, con unas vistas muy bonitas. La comida es una mezcla de cocina mediterránea, sobre todo italiana, con influencias árabes. Los chicos hemos optado por la Fitra Miftuha, que es una especie de pizza con un agujero en medio. David y yo hemos pedido la bil-Haruf  que lleva cordero, humus, queso, feta, comino y mozzarella. Si os fijáis, es una mezcla de comida italiana, árabe y griega. Rafa arriesgó un poco menos y pidió la bit-Toon (atún, anchoas, aceitunas, orégano, tomate y mozarella). Y Paloma pidió uno de los platos malteses más popularesSpaghetti biz-Zalza tal-Fenek, que vienen siendo espaguetis con salsa de conejo. Como veis el menú está en maltés, que es junto con el inglés el idioma oficial de Malta. Al igual que la comida, también es una mezcla de árabe, italiano, inglés y algún que otro idioma más. El sitio está bastante bien de precio (hemos tocado a unos 12€ por cabeza) y la comida estaba muy buena.

David, el nuevo inquilino

David, el nuevo inquilino

Allí nos hemos encontrado con algunos de los españoles que hemos conocido estos días, que justo estaban en el restaurante de al lado celebrando un cumpleaños. Así que nos hemos ido con ellos a un bar español que han abierto hace poco, también en Spinola. Tienen previsto poner una terraza con muy buena pinta, pero aún siguen esperando los permisos. Aquí en Malta, las cosas de palacio van despacio, sobre todo si no eres maltés.

Al final, para variar, hemos acabado en Paceville. Hemos estado en el Native, que es el sitio al que suelen ir los españoles. Yo le estoy empezando a coger mucha manía y eso que sólo he estado dos veces. Habrá que descubrir nuevos lugares.

El que veis en la foto es nuestro nuevo inquilino. Llegó el jueves y aún no tiene nombre, aunque mi amiga Beota sugiere, que ya puestos, le llamemos David también, por lo de David y el gnomo y tal. Sería el tercer David de la casa. No hay dos sin tres…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.