Día 176: De vuelta otra vez

Día 176: De vuelta otra vez

Después de una semana en España, hoy tocaba volver a Malta. Ha sido una semana en la que he disfrutado mucho, sobre todo de mi familia. Ahora somos uno más y tenía que aprovechar el tiempo, que cuando vuelva, seguro que el pequeño Samuel ya no será tan pequeño. Menos mal que sólo he estado una semana, porque mi hermano y María no sé si habrían aguantado más, ya que me han tenido de ocupa en su casa todos los días. También he podido ver a mi gato Yoru y disfrutar de cañas y buenos momentos con mis amigos, aunque no he podido ver a todos. Lo peor de todo ha sido la despedida, esta vez me ha dado más pena que nunca, aunque sé que no tardaré en volver.

Llegando a Malta

Llegando a Malta

A las dos del mediodía salía el avión que nos traería de vuelta a la isla y allí estábamos un poco antes esperando en la cola de embarque, donde nos hemos encontrado con Jorge y Nadia, con los que también coincidimos en el viaje de ida. Durante el vuelo también hemos conocido a un grupo de cinco chicos españoles que venían de vacaciones. El viaje hoy ha durado menos de lo habitual y a las cinco menos cuarto ya estábamos tocando suelo maltés. Cuando hemos bajado del avión, nos hemos encontrado con un sol espléndido, que se ha echado de menos estos días en España.

Para volver a casa, hemos optado por la opción más económica, el autobús, aunque en lugar de coger el X2, que es la opción directa a St Julian’s, hemos cogido el X7 a Valletta para evitar dar tanta vuelta. Una vez en Valletta hemos cogido el 21, que nos ha dejado justo al lado de casa. Cuando hemos llegado hemos estado poniéndonos un poco al día con todos los correos que teníamos sin contestar y enseguida nos hemos preparado para la Parranda de por la noche.

Hoy pensábamos que no vendría mucha gente, dado que el sábado tenemos la gran fiesta del Surfside, pero al final  nos hemos sorprendido y sí que ha venido gentecilla. Entre ellos, el grupo de cinco chicos que hemos conocido el avión, que han llegado porque casualmente se alojaban en el hotel en el que trabaja Valentín, que como es muy fiel de la Parranda les ha mandado para allá. El mundo es un pañuelo y Malta más. Cuando hemos cerrado, para seguir con las viejas costumbres, hemos ido a tomar la última copita al Native. Allí la verdad es que he pasado un rato muy bueno echándome unas risas con Inma, a la que hacía mucho tiempo que no veía.

Os dejo con el vídeo de promoción de la fiesta que hacemos el sábado en Surfside. ¡No faltéis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.