Día 150: El día perfecto

Día 150: El día perfecto

¡Hola chicos! Hoy la encargada de comentar este día inolvidable voy a ser yo, Rocío, la hermana de David. Hoy ha sido un día que por mucho que pase el tiempo no olvidaré, y eso que el despertar no ha sido todo lo bonito que hubiese deseado. La resaca ha hecho acto de presencia y el servicio despertador llamado Barbi ha saltado muy pronto. A las 11 de la mañana ya estábamos todos despiertos haciendo turnos de ducha y, la verdad, que para ser tantas personas en la casa okupa, no hemos tardado mucho. En una hora estábamos todos bien lavaditos y perfumados, así que en cuanto han llegado Ana y Josito a casa, Batu (Dei) ha cogido las cervecitas para empezar bien el día en Marsaxlokk donde habíamos quedado con Carmen y Alberto de la Hera.

Nuestro plan inicial era hacer una barbacoa en la playa, pero dado que hoy daban los resultados de las elecciones nacionales, no han abierto ninguna tienda y no hemos podido comprar las parrillas desechables, por lo que hemos tenido que pasar al plan B. Nos hemos hecho unas fotitos en el embarcadero con las barquitas típicas maltesas y nos hemos ido a un chiringuito a tomar unas cuantas Cisk disfrutando del paisaje y de esos 20 graditos que brillan por su ausencia en España. A eso de las 3 hemos hecho el primer pensamiento de ir a comer, pero hasta las 4 no nos hemos decidido a levantarnos,se estaba tan bien al solecito… Cerca estaba el Rising Sun Bar, un bar con terracita que nos había recomendado Mariola, a la que desde aquí le doy las gracias. Totalmente recomendable, por diez euros nos hemos puesto las botas. Hemos comido pulpo, pescaito y patatas fritas, todo muy rico. Además los dueños eran super simpáticos y sabían un poco de español. Todos hemos salido encantados y desde luego que cuando vuelva pasaré nuevamente por allí. Estábamos tan a gusto que no nos hemos dado cuenta de la hora y se nos ha hecho tan tarde que nuestra intención de ver el atardecer tirados en una cala se ha visto truncada.

El atardecer no lo hemos visto pero nuestros planes han seguido adelante e igualmente hemos ido. Malta tiene unas vistas impresionantes, pero de lo que no me olvidare es de estar en ese lugar con mis grandes amigos escuchando a la simpatiquísima Carmen deleitándonos con sus canciones personales. Tengo que confesar que algunos nos hemos emocionado con varios de sus temas. Ese lugar tan espectacular se llama St Peter’s Pool y lo podéis ver en la imagen. Ha sido un momento muy mágico.

Ya por la noche hemos regresado a casa para que Javi, Barbi y Laura nos cocinaran nuestro plato estrella español, tortilla de patatas, de la cual tengo que decir que estaba de muerte. Para terminar la noche hemos salido a dar una vuelta porque nos comentaron que había celebración de elecciones. Aquí en Malta las elecciones revolucionan tanto el país como en España la Selección española de fútbol. Hemos estado en Spinola Bay con todos los malteses celebrándolo hasta que, a eso de las doce, ha terminado la celebración y hemos ido al Bar Celona a tomar la última de este día perfecto.

4 Responses »

  1. Claaaaro,de k otra forma sino se iba a llamar el bar xa cerrar el dia? Brindar tb x los barceloneses-guijosanos jeje.Pasarlo bien,un abrazo!!

  2. He de decir que parecemos una gran familia, o al menos es así como yo me siento.
    Es como si os conociera de toda la vida y cada exposición que subís al blog, la vivo como si yo también estuviese en ese mismo sitio con vosotros.
    Me encanta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.