Día 145: Aventura de camino al aeropuerto

Día 145: Aventura de camino al aeropuerto
Viva Forever en Londres

Viva Forever en Londres

Después de pasar tres días en Londres hoy hemos vuelto a Malta siendo conscientes del buen clima que tenemos aquí. Aunque hemos tenido la suerte de disfrutar de días soleados y que no nos llueva, como es habitual en la capital inglesa, el frío estaba presente en todo momento. Aunque eso no ha sido ningún impedimento para disfrutar del viaje, en el que nos hemos alojado en casa de nuestros amigos Alfonso y Borja y hemos podido reencontrarnos con otros como Adrián, Patri, Viru e Isma, que al igual que nosotros, han decidido probar suerte en otro país. También, gracias al regalo que me hicieron los Reyes Magos, pudimos disfrutar del musical Viva Forever en el Piccadilly Theatre, todo un espectáculo digno de ver.

La anécdota del viaje tuvo lugar el sábado de camino al aeropuerto, cuando por poco perdemos el vuelo. Salimos con bastante tiempo de casa y lo primero que hicimos fue ir a cambiar al banco un billete, para que el autobusero no nos pusiera problemas al pagar. Se notaba que era sábado, porque la gente no tenía ninguna prisa, así que al final tuve que pedir que me colaran que tenía que coger el autobús para ir al aeropuerto. Con el cambio en mano, fuimos a la parada y enseguida pasó el autobús X2, que es el que pasa por St Julian’s y Sliema. No sé si lo habéis cogido alguna vez, pero da una vuelta increíble, y para hacer una distancia de apenas 7 kilómetros, tarda casi una hora.

Pues bien, cuando apenas quedaban 10 minutos para llegar, nos topamos con una accidente que había cortado la calle por la que tenía que pasar nuestro autobús. Al ver que el conductor no tenía previsto dar la vuelta y tomar otro camino, decidimos bajarnos del autobús e ir en busca de un taxi, con la mala suerte de que por esa zona no pasaba ninguno. Así que, ya un poco desesperados, nos pusimos hacer autostop a ver si alguien nos hacía el favor. Y así fue, después de parar unos cinco coches, dos mujeres maltesas se ofrecieron a llevarnos. La conductora pisó el acelerador como si le fuera la vida en ello y llegamos a tiempo, cuando aún la gente no había empezado a embarcar. Lo bueno del aeropuerto de Malta es que, al ser bastante pequeño, las distancias son muy cortas. Como veis, el sábado, más que nunca, vivimos la aventura de Malta.

One Response »

  1. Pingback: Día 344: Lo hemos cumplido… ¡Un año en Malta! - La aventura de Malta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.