Día 14: Día caótico

Día 14: Día caótico

Esta mañana han vuelto a venir a terminar de arreglarnos algunas cosillas de la casa. Esto se está empezando a parecer a la obra del Escorial, nunca acaba. Así comenzó nuestro día caótico . Después de eso nos hemos dispuesto a ir a comprar unas zapatillas al Eurosport, un centro comercial de deportes que nos habían recomendado por el precio. El sitio está situado en Birkirkara y hemos tardado como dos horas en llegar porque nos hemos perdido con los autobuses. Al final hemos acabado yendo a la Valletta para coger un autobús que iba directo desde allí. Además a eso hay que sumarle que llovía a ratos, así que el tráfico era increíble. Dicen que Malta es el país con mayor número de coches por metro cuadrado. Así que entre unas cosas y otras, lo que os digo, dos horas.

Después de todo, ha merecido la pena ir hasta allí, porque tenían mucha variedad en ropa y accesorios de deporte y los precios estaban bastante bien comparados con los de la isla. Hemos comprado unas zapatillas para correr por 30 euros, algo difícil en Malta. También tenían el pack de aletas, gafas y tubo para hacer snorkel por 40€, aunque al final no lo hemos comprado, pero seguro que lo haremos en un futuro.

Al salir de allí, otra vez por error, pensábamos que no había autobuses que fueran directos hacia nuestra zona (St Julian’s-Sliema) y nos hemos vuelto a coger otro autobús hacia la Valletta (el 54). Luego ya nos hemos dado cuenta que desde St Julian’s y Sliema se puede ir en los buses 202, 203, pero ya era demasiado tarde. Así que hemos aprovechado y ya hemos comido en la Valletta, que al final nos han dado las cuatro de la tarde.

Para la vuelta no había perdida, nos hemos montado en el 13 que ya lo conocíamos de otros días. El viaje ha sido un poco agobiante, los autobuses tardaban en pasar (no se cumplían los intervalos que vienen en los carteles) y además iban hasta arriba de gente, con el bochorno hacía mucho calor dentro y teniendo en cuenta que los conductores de aquí no son los más prudentes del mundo, os podéis imaginar el viajecito de vuelta.

Why not

Why not

A eso de las 18:00 hemos llegado a casa. Desde las 12 que salimos para comprar unas zapatillas no está mal. Es una de las cosas malas de Malta, que cada vez que quieres ir a comprar algo tienes que mentalizarte y dedicarle su tiempo.

Después teníamos pensado ir a probar un gimnasio que hay por Paceville, el Cynergy, pero cuando hemos llegado allí, no hemos podido pasar porque no habíamos impreso los cupones. Como veis, nuestro día de suerte. Por lo menos hemos aprovechado el viaje y hemos conocido una tienda hippie muy chula, se llama Why not. Tienen cosas como semillas para hacerte un huerto ecológico, inciensos, velas, ropa o instrumentos como el ukelele o la flauta melódica, justo dos instrumentos que tengo y que me encantan. También organizan actividades como debates o jam sesions. Al final no me he podido resisitir y he comprado un inciensario y algunas barritas de incienso natural. Ya va siendo hora de personalizar un poco la casa…

Y ese ha sido nuestro día de hoy. Mucho caos, pero a la vez un día muy bien aprovechado en el que hemos conocido muchas cosas de la isla que no conocíamos.

2 Responses »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.