Día 139: Testigos de un robo

Día 139: Testigos de un robo
Maisonette

Nuestra maisonette favorita

Como hoy parecía que hacía muy buen día, hemos decidido irnos a comer a alguno de los kioskos que hay en el paseo marítimo de Sliema. Nos hemos emocionado al ver el sol entrar tan radiante por la ventana pero la realidad era bien distinta. Hacía muchísimo viento y la sensación térmica de frío era mucho mayor, así que hemos tenido que abandonar nuestro plan inicial y, ya que hemos pasado cerca del Surfside, nos hemos parado a comer allí. Este restaurante está al lado del mar y tiene temática futbolera, así que te puedes comer un Vicente del Bosque, un Casillas o un Messi. Nosotros nos hemos decidido por un Marco Van Basten, que viene a ser una hamburguesa con bacon y queso acompañada de patatas. Lo bueno del lugar es  que en verano abren una terraza con cachimbas y chill out a pie de playa, que según nos cuentan merece mucho la pena. De camino a casa, hemos pasado al lado de esta preciosa maisonette,que es nuestra favorita de la isla.

Casi ya llegando, nos ha pasado una de las cosas más surrealistas desde que llegamos a la isla. Subiendo la cuesta a nuestra casa,  hemos visto a un individuo metido en un coche. Hasta ese momento nada fuera de lo normal, pero nos hemos dado cuenta de que estaba en los asientos de atrás con un destornillador de gran tamaño intentando robar el radiocasete. Además nos hemos fijado y la ventanilla de atrás estaba rota. Al mismo tiempo, una pareja con dos niños vio lo mismo y nos hemos quedado mirándonos sorprendidos. Después hemos sacado el móvil para llamar a la policía, pero el individuo estaba saliendo del coche y se ha quedado mirándonos, así que hemos decidido caminar rápido hacía nuestra casa, donde hemos refugiado a la pareja y a los niños y por fin hemos podido llamar a la policía. La respuesta de la policía  ha sido: “Lo siento no podemos hacer nada”. Para que veáis como funciona la policía en Malta, sólo deciros que tenemos una comisaría de policía a cinco minutos andando y a menos de un minuto en coche. Cosas de la isla.

Después del susto, hemos estado tranquilos en casa hasta que nos han llamado Lio y Maria, que por fin ha vuelto a la isla.  Nos querían presentar a dos valencianos que nos habían contactado hacía tiempo por el blog y con los que casualmente tenían una amiga en común. Así es como hemos conocido a Pilar y a Ricardo. Éste último es el que se queda a vivir, ya que su hermana Pilar ha venido a ayudarle en esos primeros días. Hemos ido al City of London todos juntos y allí hemos estado charlando y tomando algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.