Día 138: El día del jamón

Día 138: El día del jamón

Hoy nos hemos ido a comer con Carmen a Bugibba. Esta vez hemos tenido que ir en autobús ya que nuestro coche pierde agua y no queremos moverlo mucho hasta que no pase por el mecánico. Aprovechando el buen día que ha hecho, hemos tendido una alfombra en su balcón y nos hemos colocado allí como hemos podido para comer. Carmen ha preparado quinoa con verduras y una ensalada y nosotros hemos hecho una empanada de bacon con dátiles. Para beber hemos llevado una botella de vino rosado espumoso recién comprada en el Towers. Después de esta gran comida, hemos estado bastante tiempo de sobremesa en el balcón, aunque en cuanto se ha ido el sol nos hemos tenido que meter dentro.

Después ha venido Bea, la Kinky Blonde, y hemos estado hablando de nuevas ideas para la Parranda. La idea era ir todos juntos al Día del Jamón, pero Bea y Carmen estaban caseras hoy, así que hemos ido David y yo solos. El Día del Jamón era un evento organizado por la gente de Made in Spain, que son españoles que se encargan de importar  productos ibéricos a Malta.

Españoles en Malta apoyando el 23F

Españoles en Malta apoyando el 23F

Pasadas las ocho y media, llegábamos al Lady Di’s Bar, el pequeño bar de Sliema donde tenía lugar el evento. Se supone que era una degustación de jamón, pero yo ni siquiera he probado un trozo ya que había demasiada gente y no había previsiones de comida para todos. Lo que sí he probado ha sido la tortilla, exactamente dos trozos, ha sido todo un logro ya que las bandejas no duraban llenas ni un minuto, todos nos abalanzábamos como si no hubiera un mañana. También hemos aprovechado la ocasión para hacernos todos la foto que veis, con la pancarta que se ha currado la Lulu, en apoyo a las manifestaciones del 23F que tenían lugar hoy en España. Aunque estamos lejos, tenemos siempre en mente la penosa situación de nuestro país.

En el Lady Di’s Bar hemos coincidimos con muchos amigos y también hemos conocido a otra gente, como Clara y Joselu, una pareja recién llegada que también había contactado con nosotros antes de venir a Malta. Clara es enfermera y en apenas cuatro días que lleva en la isla, ya ha encontrado trabajo en una clínica. Eso se llama empezar con buen pie. Con ellos, con Vanesa y con el estómago vacío hemos decidido ir a cenar y a salir un poco por Paceville a eso de las doce. Como éramos cinco, hemos cogido una van, que nos ha llevado por dos euros.

Una vez hemos llegado a Paceville, hemos cogido una porción de pizza por 1,30€ y la verdad es que estaba riquísima. Después hemos ido a tomar algo al Soho, uno de los club más bonitos de Paceville y al final, muy a mi pesar, hemos acabado en el Native. Hoy estaba especialmente abarrotado de gente y era imposible estar a gusto, así que después de aguantar unas dos horas, hemos decidido cambiarnos al Footloose, aunque ya prácticamente estaban cerrando. Una vez ha cerrado, hemos estado cantando nuestro propio repertorio en la puerta, mientras esperábamos a Lucía. Como no salía, hemos decidido irnos a casa, no sin antes comer una hamburguesa de un euro, en la hamburguesería que está justo enfrente. La verdad es que están muy buenas y por ese precio merece la pena irse a dormir con el estómago lleno.

2 Responses »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.