Día 217: Buenas vistas a buen precio

Día 217: Buenas vistas a buen precio

Después de la fiesta de anoche, tenía poco cuerpo para levantarme pronto, pero había quedado con Marcos, un nuevo chico que ha llegado a la isla, para ir a ESE y enseñarle la escuela. Ha rugido el Rojito y me he puesto rumbo al Surfside, ya que habíamos quedado por allí.

Por sorpresa no sólo estaba Marcos, también estaba Berta, que ha vuelto a Malta después de vivir aquí un tiempo para vivir con él. Los tres hemos sorteado todas las grúas que hay por el paseo de Sliema y St Julians, que no sé qué ajetreo se traen últimamente, pero lo único que hacen es crear unos atascos enormes y resulta casi insufrible conducir por esta zona. Por fin hemos llegado a ESE, que está situada en Paceville, y hemos tenido la suerte de aparcar rápido, teniendo en cuenta que esta zona siempre está llena de coches. Marcos se ha quedado encantado con la escuela y será un futuro estudiante a partir de la semana que viene.

Vistas desde Mc. Donals

Vistas desde Mc Donalds

La tarde nos la hemos tomado con un poco de relax y sólo hemos salido última hora a cenar fuera. Teníamos un poco de mono de comida basura, así que hemos ido a comer una hamburguesa al Mc Donalds que está en St Julians. Lo bueno de éste es que tiene una terraza con vistas a Spinola Bay. Es incomprensible que siempre esté vacía, ya que comer en un sitio tan barato con unas vistas tan espectaculares es todo un lujo. Así se disfruta mucho más de cualquier comida, incluida la hamburguesa. Justo antes de irnos, han aparecido Cristina y Piotr, que venían de rematar los últimos preparativos del festival que tienen mañana en Valletta. Es el Festival Fair Trade and Social Exclusion, contra la exclusión infantil. Les hemos visto pasar por la bahía y después de pegarles un grito hemos bajado a tomarnos una cerveza con ellos en el bar al que llamamos “La Taberna”, que está justo al lado del Mc Donalds.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.