Día 122: DJ Kinky Blonde arrasa

Día 122: DJ Kinky Blonde arrasa

Esta mañana nos hemos levantado con un poco de nervios, que por la noche teníamos la última The Parranda para elegir dj. El nivel estaba muy alto ya que dj Rico y dj de la Hera fueron espectaculares. Así que por la mañana hemos estado preparando algunas cosas para la noche de hoy. El tiempo hoy no acompañaba mucho, ha habido un bajón de temperaturas tremendo y las lluvias han vuelto a aparecer.

Con DJ Kinky Blonde

Con la Kinky Blonde

Después de comer, para matar un poco los nervios, hemos hecho una cachimba de relax y nos hemos tirado en el sofá. A las ocho y media hemos salido de casa dirección al Prestige, que hemos quedado antes con Bea para que se hiciera con los mandos. De camino hemos quedado con David para que nos prestara unos cascos, que no queríamos sorpresas como ya nos pasó en la noche de dj Rico. Creíamos que teníamos todo controlado, porque además contábamos con la ayuda de Ángel para echarle una mano a nuestra dj, pero al final siempre sucede algo. Esta vez la novatada ha sido que no funcionaba uno de los pendrive donde la Kinky Blonde tenía la música para hacernos bailotear. Al conectarlo a la mesa de mezclas no lo reconocía, así que se nos ha presentado un código rojo en toda regla a sólo treinta minutos de empezar. Gracias a que Ana tenía el coche y nos lo ha dejado, hemos podido venir corriendo a casa a por el ordenador. También hemos llamado a Ángel, que ya estaba de camino, para que nos prestara un pendrive. Al final nos ha dado tiempo a todo pero hemos llegado por los pelos.

Todo listo para empezar, Malta se ha vuelto a llenar de rumbas y música española haciéndonos bailar hasta las tantas. El buen rollo presente en todas las fiestas, ha aparecido una vez más y la Kinky Blonde ha arrasado en buenos comentarios. Su desparpajo y alegría han sido contagiosos y todo el mundo se ha unido a ella. Hoy ha venido mucha gente nueva que ha llegado recientemente a la isla, como Ibon, Eneko o Delfín y María José que se unieron a todos los parranderos habituales. Larga vida a The Parranda en Malta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.