Día 117: Carmen celebra su primer año en Malta

Día 117: Carmen celebra su primer año en Malta

Aunque nosotros acabamos de cumplir los cuatro meses en la isla, muchos amigos nuestros llevan mucho más tiempo, la mayoría llevan por lo menos un año y algunos incluso dos. Es el caso de Carmen, que hoy nos reunía a todos para celebrar el primer aniversario de su llegada a Malta. Como su casa de Buggiba no tiene una zona común muy amplia, nos ha citado en el castillo de Laura y Cristina, en Birkirkara.

Cada uno tenía que cocinar un plato para la cena, mandar una canción que nos recordara a Malta y cinco preguntas, en plan trivial, sobre Malta. Así que nada, una vez hechos nuestros deberes hemos partido con nuestro coche hacia Birkirkara. Apenas hemos tardado quince minutos, muy poco si lo comparamos con lo que tardé la semana pasada, cuando fui yo solo en autobús, que tardé más de una hora. A las nueve llegábamos al castillo, con cacerola de cous cous en mano, botella de vino y altavoces para amenizar la noche con música.

El castillo

El castillo

El encuentro pretendía ser algo íntimo y parecía que así iba a ser cuando hemos llegado, pero poco a poco el castillo se ha ido llenando de gente y la cosa se nos ha ido un poco de las manos. Aparte de los amigos de Carmen, entre los asistentes había algunos voluntarios amigos de Laura y Cristina y muchos amigos de Marco y Piotr, sus compañeros de casa.

Carmen ha preparado una especie de concurso por equipos con varias pruebas. En la primera teníamos que pensar dos anécdotas que nos han pasado en Malta, una verdadera y una falsa, y el resto de grupos tenían que adivinar cuál era la buena y cuál la mala. Ésta se nos ha dado bastante mal a los Bruschettas, mi equipo, no hemos conseguido ni un triste Pastizzi (punto). En la segunda, ha ido poniendo las canciones que le enviamos y el más rápido en responder se llevaba el Pastizzi. Aquí hemos conseguido remontar un poco. Y en la última, hemos hecho una especie de concurso de preguntas con rebote, en el que ha ido preguntando una pregunta a cada grupo de las que le habíamos enviado. Aquí la cosa se ha alargado hasta el infinito y lo hemos tenido que dejar un poco a medias. Después hemos estado charloteando, bebiendo,… y a eso de las dos, David y yo nos hemos retirado a casa, que estábamos un poco cansados y no teníamos el cuerpo para marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.