Día 112: Peluquería a domicilio

Día 112: Peluquería a domicilio
Peluquería a domicilio

Peluquería a domicilio

Esta mañana nada más levantarme me he ido a casa de Josito y Vane, que habíamos quedado con Holly para que nos cortara el pelo. Cuando he llegado, estaban todos en la cama y Holly aún no había llegado, pero poco a poco se ha ido levantando la casa. A las 15:00 o así ha llegado nuestra peluquera y el primero en pasar por sus tijeras ha sido Josito. Después ha llegado mi turno y le he explicado cómo lo quería en español, cosa que se agradece mucho. La verdad es que una de las cosas que más me preocupaba de vivir en el extranjero era el cómo explicarle a los peluqueros cómo quieres cortarte el pelo, pero al final hemos tenido la suerte de dar con Holly, que aunque es Noruega, habla español perfectamente y por sólo diez euros te corta el pelo en casa. Ya era la segunda vez que me lo cortaba y he vuelto a quedar satisfecho.

Después era el turno de Vane, pero yo ya me he ido a casa, que David me estaba esperando para comer  Por la tarde hemos estado trabajando un poco contestando e-mails y demás. Y ya por la noche hemos llamado a Vane para que se viniera a cenar a casa, pero como siempre, nos ha acabado liando y al final hemos ido nosotros a su casa, eso sí, con la condición de hacerle una tortilla de patatas. Cuando hemos llegado, ya tenía las patatas en la sartén y los huevos batidos, así que no hemos tenido que hacer mucho. También hemos hecho una ensalada y unas fajitas para acompañar y hemos cenado los tres con Ana, que también estaba por allí.

Nada más terminar, ha llegado Josito y nos ha acompañado en la sobremesa sirviéndonos un buen vino, como buen profesional que es. Tenéis que ver el estilazo que ha adquirido cogiendo la botella gracias al restaurante pijo en el que trabaja. Al poco rato nos hemos ido a casa y hemos empezado a ver Blancanieves, no la de dibujos, sino la versión de 2012 de Pablo Berger. Hemos conseguido ver hasta la mitad, ya que luego nos hemos quedado dormidos. A ver si mañana conseguimos terminarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.