Día 1: Comienza la aventura

Día 1: Comienza la aventura

¡Hoy comienza nuestra aventura de Malta! Hemos llegado a las 9 de la mañana a Malta y nos ha recogido un microbús para llevarnos al hotel. Nos lo ofrecieron en el aeropuerto de Barajas (Madrid) por 8 euros y como no sabíamos muy bien cómo desplazarnos desde el aeropuesto de Malta lo hemos cogido, más que nada por no ir cargando con las maletas por ahí. Además al final ha resultado ser buena idea porque pensábamos que el hotel Mediterranea de St Paul’s Bay estaba en Sliema y no en Bugibba, así que nos ha ahorrado lo de andar buscando el hotel por toda la isla.

Buggiba

Buggiba

El hotel Mediterranea nos ha sorprendido gratamente, reservamos la habitación doble más barata (10 euros/noche por persona) y al llegar nos hemos encontrado con un apartamento con salón, cocina, baño, terraza y una habitación. Además tiene dos piscinas en la azotea. Lo único malo es que está alejado de todo el centro, concretamente en la zona de Bugibba, al norte de la isla, pero por el precio merece la pena.

Como hasta las 14:00 no podíamos hacer el check-in en el hotel, hemos ido a dar una vuelta por toda la zona de Bugibba, llegando a la estación de autobuses. La zona no está mal, pero no nos ha terminado de convencer, es excesivamente turística.

Después de instalarnos en el hotel, comer y darnos una ducha hemos quedado con Vanessa, una española que tiene una agencia inmobiliaria con la que ya habíamos contactado antes de venir a Malta. Para nuestra sorpresa, sabía exactamente el día que llegábamos y ha sido ella la que se ha puesto en contacto con nosotros. Hemos quedado en vernos en el famoso monumento del LOVE sobre las 16:30, pero al final se le han complicado las cosas y en su lugar nos ha recibido Manu, con el que hemos estado tomando pintas mientras la esperábamos.

Manu nos ha enseñado un par de bares de Sliema mientras nos ponía al día de las cosas más importantes de Malta, sobre todo nos ha hablado de los pisos, de lo que podemos encontrar en cada zona por un precio determinado y se ha interesado por lo que andábamos buscando. También nos ha contado su experiencia desde que llegó hace un año.

Finalmente ha llegado Vanessa y después de charlar tranquilamente con ella, hemos ido a ver el primer piso. El piso estaba en Sliema, muy cerca del mar, tenía una habitación integrada en el salón, sólo separada por una tela, todo muy amplio. Tenía una terraza bastante maja y nos pedían 500 euros por él. No nos ha disgustado pero queremos seguir viendo más casas, ya que pensamos que por ese precio podemos conseguir algo mejor. Mañana hemos vuelto a quedar en vernos con Vanessa y Manu para seguir viendo casas.

Hoy ha sido un día duro, ya que hemos llegado sin apenas dormir y no hemos parado en todo el día. Pero finalmente ha sido muy gratificante, sobre todo por conocer a Vanessa y Manu, con los que hemos pasado un rato muy agradable.

5 Responses »

  1. Pingback: Día 100 : Cien días son pocos para tanta aventura - La aventura de Malta

  2. Hola! tenemos intención de venir a vivir a Malta el próximo año. Si me pudieras facilitar el contacto de la inmobiliaria de la chica española me harías un favor. Mil gracias y feliz verano!

  3. Pingback: Día 335: Cambiar o no cambiar de piso, ésa es la cuestión - La aventura de Malta

  4. Pingback: Día 344: Lo hemos cumplido… ¡Un año en Malta! - La aventura de Malta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.