Category Archives: Mater Dei

Día 100: Cien días son pocos para tanta aventura

Día 100: Cien días son pocos para tanta aventura

Hemos llegado a una cifra mágica en nuestra aventura de Malta. Después de 100 días en la isla la valoración no puede ser nada más que positiva. Todavía recordamos nuestra llegada a Malta, donde nuestro primer destino fue Buggiba, ya que Dei se equivocó pensando que St. Paul’s Bay estaba en St.Julians. Ese primer día y los siguientes buscamos casa con nuestra ángel de la guarda Vanesa, que nos encontró nuestro hogar y fue quién nos ofreció la primera oportunidad de trabajo haciendo la web de su inmobiliaria. Vanesa ha sido y será un gran apoyo y una gran amiga en la isla. Sin olvidarnos de Josito, Andrea y Ana, que también nos hicieron sentir como en casa los primeros días.

Al cuarto día, nos enteramos de que Rajoy venía a la isla, así que no nos quedó más remedio que ir a manifestarnos. Eso nos dió la oportunidad de conocer a gente como nuestra teta Carmen, una de esas personas que alegran la vida a cualquiera. Gracias a ella, vivimos una gran noche en Birgu, donde conocimos a nuestra family maltesa: Cesar, Christian, Nuria, Maria, Ainhoa Toni, a los que luego se unieron María la portuguesa y Lio. También conocimos a mucha otra gente durante todos esos días.

Seguimos disfrutando de la isla, conociendo gente como el día que se nos fue de las manos con Rafa, Paloma, Alba, Ana y Vanesa, apuntándonos a clases de inglés y aprendiendo a nadar. También estuvimos en un concierto en el Juuls y salimos en el periódico. Siempre nos ocurría algo.

Como ya sabéis nos compramos nuestro coche, un Austin Mini de 1971, con el que hemos podido disfrutar de grandes días como cuando vino nuestra amiga Lola a visitanos, y fuimos a Gozo o Marsaxlokk. Después de su visita tuvimos una entrevista de trabajo e hicimos nuestra primera fiesta en casa en la que conocimos a las grandes María Pita y Ana Paredes.

Gracias al blog, Martin se puso en contacto con nosotros y surgió nuestro primer gran proyecto en Malta. Al principio la gente se preguntaba lo que era, pero llegó la inauguración y todo el mundo conoció en qué consistía “The Parranda“. Estamos muy contentos y orgullosos, ya que la gente está haciendo que la fiesta tenga un buen rollo impresionante. Por esos días también conocimos a Laura y Cristina, nuestras voluntarias favoritas, con su puesto navideño de comercio justo en Valletta.

Antes de Navidad, tuvimos un gran susto y pisamos por primera vez el hospital, justo un día antes de mi cumpleaños, pero todo quedo en eso, en un susto. Así que pudimos irnos a casa por Navidad y volver con fuerzas renovadas, ya que íbamos a celebrar la Nochevieja por primera vez fuera de España. Fue tan espectacular que hasta la utilizamos para un vídeo The Parranda e incluso salió en el periódico. Descubrimos también que los Reyes Magos pasan por Malta y nos dejaron muchos regalos. Lo último que nos ha pasado es que Jose, nuestro DJ, se nos va y tenemos que buscar un nuevo DJ para la fiesta.

Sólo queremos daros las gracias a todos los que nos seguís y nos habéis enviado correos con vuestro cariño y afecto, a toda la gente que conocemos en Malta y no hemos podido nombrar pero que habéis hecho que nuestra estancia aquí esté siendo increíble y por su puesto a Dei, mi compañero de viaje y de ilusiones, ya que sin él esto no habría sido posible. Sólo una cosa más y la más importante, seguimos con la misma ilusión que al principio en esta genial “Aventura de Malta”.

La Aventura de Malta

La Aventura de Malta

Día 81: Un café en Mdina

Día 81: Un café en Mdina

Como era de esperar, después de la fiesta “The Parranda” de anoche, hoy nos ha costado lo nuestro levantarnos de la cama. Aunque no hace un frío como el que puede hacer ahora mismo en España, como hay tanta humedad, se te mete hasta en los huesos, así que se agradece un día tirado en la cama calentito. Eso sí, tapado hasta las pestañas.

Regalo navidad de Suzanne

Regalo de Navidad de Suzanne

Para levantarnos nos ha ayudado la llamada de Martin, el amigo que nos propuso organizar la fiesta, y así hemos podido desperezarnos. Hemos quedado con él por la tarde, así que hemos empezado a hacer la comida lo antes posible para no llegar tarde. Comiendo he recordado, que ayer me dejé el coche aparcado en Paceville, ya que lo cogí para ir a la cena que tuve con mis compañeros de inglés en Buggiba antes de que empezara la fiesta. Estuvimos en un local que se llama “La Stalla“, recomiendo que vayáis ya que la comida está increíble y es bastante barato (una pizza 6€ y una lasagna 7€). La cena estuvo muy divertida y nuestra profesora nos regaló un detalle. ¡Muchas gracias Suzanne! Así que después de terminar de comer, nos hemos ido para Paceville a buscar el coche, hemos recogido a Carmen en el Mater Dei y nos hemos ido a Mdina. Es una ciudad preciosa y merece la pena ir aunque sea a tomar café como hemos hecho hoy. Allí hemos estado charlando y deseándonos unas felices fiestas.

Ya de vuelta al coche, Dei y Carmen se han compinchado para que llevara a la albaceteña a su casa en Buggiba, así que complacido con la promesa de una buena cena acepté de buen grado. Lo mejor de tener coche en Malta es la libertad que te da para poder hacer planes y recorrer la isla en poco tiempo. Efectivamente la cena fue increíble, la mágica receta que preparó a base de espaguetis, lentejas y noodles estaba buenísima. Con el estomago lleno, enseguida nos hemos venido para casa, que tenemos que preparar la vuelta a España por Navidad.

Día 76: Mi experiencia en el hospital de Malta

Día 76: Mi experiencia en el hospital de Malta

No os asustéis con el título, que está todo bien. No sé si recordáis que ayer comenté que nos fuimos pronto a casa porque me dolía el estomago, pues bien, me siguió doliendo toda la noche y cuando me he levantado el dolor persistía. Ya un poco preocupado he buscado los síntomas en internet y todo apuntaba a que podía ser apendicitis. Así que con Dei asustado, hemos llamado a Vane y aquí ha empezado nuestro periplo por los centros de salud y hospitales en Malta con el handicap de que hoy era domingo.

Centro de Salud en Floriana con Vane

En el centro de salud de Floriana con Vane

A eso de las 5 de la tarde hemos ido al centro de salud de Gzira (Gzira health Centre), que es el que más cerca tenemos de casa, aunque al ser día festivo sólo tenían médico hasta las 5, así que tenedlo en cuenta todos los que viváis cerca de estos centros de salud. De ahí nos han derivado al centro que está en Floriana, que está abierto las 24 horas. Allí tienes que presentar el ID Maltés o el pasaporte/DNI español y por supuesto si tenéis la tarjeta sanitaria europea mucho mejor por lo que os voy a contar después. Así pues, me realizaron una pequeña inspección y el médico me confirmó que podría ser apendicitis, por lo que nos derivó al hospital Mater Dei de urgencias. Y os preguntaréis, ¿porqué no fuisteis directamente al hospital de urgencias? Pues porque por la experiencia de Vanesa, en urgencias tardan mucho tiempo, por lo que antes es mejor ir a estos centros si no es de mucha gravedad, y como el dolor no era muy intenso, preferimos ir antes a los centros de salud. Podéis ver en la foto que, a pesar del dolor, el ánimo era bueno, y ya de paso, no os perdáis la decoración de los centros de salud.

Así que nuevamente en taxi, que por cierto nos timó bastante cobrándonos 15 euros por cada trayecto, fuimos a urgencias del hospital de referencia de la isla de Malta, ya que obviamente en Gozo existe otro. Y es aquí donde la tarjeta sanitaria europea es de gran valor, ya que si no la tienes, a la entrada en urgencias tienes que pagar de 80 euros simplemente por que te atiendan, aparte de las pruebas que te realicen en el interior. Con la tarjeta no tienes que pagar nada, es más, en los papeles de ingreso me han puesto un sello que decía que estaba libre de pago.

Una vez dentro de urgencias, me hicieron  todo tipo de pruebas de sangre, orina y hasta una eco-grafía para descartar todas las posibilidades. Han tardado mucho tiempo, ya que desde que hemos entrado en urgencias hasta que hemos salido han pasado 5 horas, aunque nos han tratado de lujo y han actuado como buenos profesionales. Al final, después de comprobar los resultados de todas las pruebas, me han indicado que sólo son dolores musculares y que podía irme a casa. Lo único que tengo que hacer es tomar paracetamol cada seis horas. Así que después de una jornada agotadora, ¡hemos vuelto a casa siendo ya mi cumple!, aunque con la pena de que no hemos podido ir a la cena que teníamos en Buggiba para despedir a María. Pero como estamos seguros de que va a volver, ya tendremos más días.

Por su puesto, muchas gracias a Vanesa y a Dei que fueron mis ángeles y a todos aquellos que lo sabían y se preocuparon. 😉