Category Archives: Comino

Día 332: La aventura de Javi y Closing Party de Gianpula

Día 332: La aventura de Javi y Closing Party de Gianpula
Javi en Santa Maria

Javi en Santa Maria

Tras tomar un desayuno mediterráneo de zumo y cereales estamos preparados para empezar el día. Ya que hacia un día soleado, hemos decidido aprovechar para visitar una de las islas más espectaculares del mar Mediterráneo, Comino. Esta isla es archiconocida por su gran playa “Blue Lagoon”, impresionante playa de rocas con el inconveniente de estar llena de turistas por su fama. No es la única playa que podemos encontrar ahí, ya que en esta isla podemos encontrar algunas otras playas paradisiacas, como por ejemplo Santa María Bay. Ya que preferíamos disfrutar de un poco de calma, al coger el barco (por 8 euros) les pedimos bajarnos en esta playa. Agua cristalina y tranquilidad. Tranqulidad y agua cristalina. Eso es lo que esta pequeña playa ofrecía.

 

Blue Lagoon

Blue Lagoon

Tras descansar y comernos un bocata que habíamos comprado antes de coger el barco por 3 euros, hemos decidido caminar hasta la Blue Lagoon. Veinte minutos caminando y el agua azul intenso con tonos turquesas nos rodeaba. El paisaje era impresionante. Una vez hemos llegado, tras darnos un chapuzón, hemos alquilado unas gafas y un tubo por 5 euros (+5 euros de fianza) y hemos estado practicando snorkel. Hemos nadado hasta una isla cercana, Cominotto, y en el trayecto hemos disfrutado de las grandes bancos de peces de colores rayados que nos acompañaban. A las 17:30 de la tarde el último barco partía de la Blue Lagoon hacia Malta, así que no hemos tenido más remedio que abandonar la isla. El viaje de vuelta ha sido increíble. El barco nos ha dado una vuelta por las grandes rocas que se encuentran en medio del mar.

Café del Mar

Café del Mar

Tras llegar a la isla, de vuelta a casa, hemos pasado por el pueblo de Popeye y nos hemos hecho la típica foto con ese pueblo tan particular. También hemos pasado por Café del Mar y nos hemos tomado una Corona por unos 3 euros. Es un sitio con música chill out lleno de hamacas donde se puede disfrutar de un gran atardecer dentro de una piscina cuyas aguas se juntan con el mar.

Gianpula

Gianpula

Al llegar a casa hemos cenado pizza casera by Deibit y después de prepararnos hemos ido a hacer botellón a la entrada de la discoteca Gianpula que hoy celebraba su cierre. Al llegar con el coche nos hemos encontrado un atasco enorme. ¡Toda la isla estaba intentado tener su sitio en esta gran fiesta! A pesar de todo, no ha sido muy difícil encontrar aparcamiento, ya que la discoteca se encuentra en medio de un descampado. Mucha gente y mucha cola para entrar pero hemos tenido suerte ya que una de las amigas de los anfitriones tenía lista y por 6 euros (sin consumición) hemos conseguido entrar a la fiesta sin necesidad de hacer cola. Muy buen ambiente, la música bastante house/comercial (yo soy más de indie así que no voy a entrar a hacer valoración). La verdad es que esto era una gran fiesta con todo el mundo dándolo todo. Las copas una vez más a 2.50 euros, eso sí, en vaso de cumpleaños donde escatimaban hasta en el refresco, pero bueno, por ese precio no puedes pedir mucho más. A las 4:30 de la mañana las buses que llevaban a la gente a la discoteca partían y hemos decidido que también era nuestra hora. Gran noche de cierre para Gianpula.

Día 310: Comino, Cominotto, Cominito…

Día 310: Comino, Cominotto, Cominito…

Soy Javi, (Dei´s brother in law). En nuestro segundo día en la isla, hemos realizado la visita a Comino como principal atracción. Por la mañana a primera hora (la primera hora de Dei es cuando están comiendo los malteses), hemos ido a recoger el coche de alquiler a la zona de Paceville. Una vez hecho todo el papeleo, nos hemos puesto en marcha. Ni que decir tiene que nunca había conducido por la izquierda, aparentemente todo el mundo te dice que es igual pero al revés, pero ya me gustaría a mí verles tomar las rotondas en sentido contrario. Tienes la sensación que un coche te va a salir de frente. Me han dado ganas de coger el volante y ponerlo en el lado izquierdo. Después de unos minutos adaptándote al coche, poco a poco te vas soltando y vuelve todo a la normalidad.

En la lancha de camino a Comino

En la lancha de camino a Comino

El puerto desde donde salen los ferries y barcos hacia Gozo y Comino se llama Cirkewwa, situado en la zona norte de la isla. Hemos tardado aproximadamente una media hora en llegar hasta allí. Una vez allí, vienen a ofrecerte los servicios de traslado a Comino diferentes comerciales de varias empresas. El precio suele ser 10 euros, aunque si insistes puedes llegar a un acuerdo y te lo pueden llegar a bajar a 8 €. Nosotros hemos cogido 5 entradas con la empresa Awesome Comino. La vuelta la hemos cogido sobre las 18 de la tarde ya que nos han dicho que más tarde era imposible. Recordar el nombre de la compañía que aparece en el  barco, puesto que luego para la vuelta, en el embarcadero, aparecen numerosos barcos de distintas compañías. Después de una espera corta, hemos montado en una lancha, al estilo «Miami Vice» y la duración del trayecto ha sido de unos15 o 20 minutos. A nuestra llegada, nos ha sorprendió la acumulación de gente que había por metro cuadrado (sombrilla y hamaca incluida), pero nuestra parada no era en Blue Lagoon, sino al otro lado de la isla, donde existe una playa más tranquila, llamada St Marija Bay, donde nos ha dejado el barco.

Hemos estado dándonos un chapuzón y comiendo unos bocadillos en esta playa, con mucha más arena y menos jaleo, pero a eso de las 16:00, hemos decido irnos a ver la Blue Lagoon. El trayecto ha sido de una media hora andando, eso sí, cayendo fuego, por lo que particularmente se me ha hecho eterno.

Llegando a la Blue Lagoon

Llegando a la Blue Lagoon

Cuando hemos llegado a la Blue Lagoon, hemos alquilado dos hamacas y una sombrilla. Como buen español, coges dos y te sientas en cinco. Cada hamaca valía 4 € y la sombrilla otros 4 €, como era ya última hora de la tarde la sombrilla nos la ha regalado. Allí nos hemos dado un chapuzón hasta las 18:00 que llegaba nuestra lancha. Según nos íbamos en el barco, teníamos la sensación de que la isla es más bonita sin gente que con ella, la cantidad de gente que había hoy la afeaba muchísimo.

En el camino de vuelta, el barco nos ha llevado por las grutas de la isla para ver otra cara de la misma. Nos ha parecido muy bonita y como os he comentado antes, si no fuera por la cantidad de gente que había, sería de los sitios más bonitos que he visto. De nuevo en Cirkewwa, hemos cogido el coche de vuelta a casa, otra media horita de camino.

Por la noche hemos estado en un restaurante de Ballutta Bay llamado «Piccolo Padre». Como los  platos suelen ser abundantes, hemos compartido 4 platos y nos ha salido a menos de 10 € por cabeza. El lugar y la comida nos ha gustado mucho, aunque esperábamos que nos pusieran en la terraza con vistas al mar, pero no se puede tener todo en esta vida…

 

Día 307: Nuestra Boat Party particular

Día 307: Nuestra Boat Party particular

Después de no haber conseguido que la Boat Party de The Parranda saliera adelante, nos quedamos con la espinita de irnos de fiesta en un barco, así que nos pusimos manos a la obra para intentar alquilar uno en petit comité. Conseguimos un contacto que alquilaba el barco con patrón por 275 euros cinco horas, aunque también se puede alquilar durante más tiempo pagando 25 euros más por cada hora extra. En el barco cogen 25 personas, así que si consigues llenarlo al final sales a 11 euros por cabeza, que está genial. Nosotros como hemos sido 23 hemos tocado a 12 euros, que también está muy bien.

El barco salía a las cinco de Cirkewwa, así que he quedado con Raquel a eso de las cuatro para ir a casa de Laura y Cristina, desde donde teníamos previsto salir con el coche que Lozano Cano había alquilado. Al final entre unas cosas y otras, hemos salido de casa a las cuatro y media y como hemos cogido el camino equivocado, hemos llegado a Cirkewwa a las cinco y media. Allí ya nos esperaba el resto impacientes para salir a navegar y enseguida el barco ha partido rumbo a Comino.

En el barco

En el barco

La primera parada ha sido por las grutas que hay detrás de Comino, la verdad es que es todo un lujo poderse bañar ahí. Lo malo es que como ya era tarde, el sol, ocultado por las rocas, ya no pegaba en esa parte, con lo que tampoco daban muchas ganas de bañarse, así que hemos decidido ir a la Blue Lagoon. Allí hemos permanecido la mayor parte de la tarde, donde hemos seguido bañándonos y disfrutando del barco con unas cervecitas y unos rones.

Cuando nos hemos querido dar cuenta, ya era la hora de volver, y a las 22:00 exactamente estábamos de nuevo en Cirkewwa. La próxima vez que lo hagamos intentaremos alquilarlo más pronto, para disfrutar más de las horas de sol y bañarnos con un poco más de calor, aunque lo de ir de noche en el barco también tiene su punto. Desde ahí algunos, nos hemos ido al Juuls, donde hemos terminado la noche. Un plan perfecto para el día de hoy.

Día 286: Gran viaje a Comino y Cominotto

Día 286: Gran viaje a Comino y Cominotto

Hoy Lunes tocaba uno de los destinos más esperados: Comino. Hemos quedado en el puerto de Cirkewwa con Laura y Bea, y hasta allí hemos ido a lomos del Rojito. Nos ha dejado un poco preocupados por unos ruidos en un amortiguador trasero, así que un paso por boxes le vendrá de perlas. En el puerto nos esperaba nuestra lancha, cuyos ocupantes han empezado a hacernos la ola cuando nos han visto llegar con la caja de latas de cerveza…luego no estaban tan contentos al ver que tal y como subieron bajaron, y se quedaron sin olerlas…

Dei y Lola en la playa de Santa María

Dei y Lola en la playa de Santa María

La lancha nos ha llevado hasta la playa de Santa María en Comino, una playa de arena al parecer no tan conocida como Blue Lagoon, con lo que hemos preferido pasar la mayor parte del día allí, disfrutando de sus aguas cristalinas y con una temperatura ideal. María, como ha descubierto su vocación de submarinista, se ha pasado la mayor parte del tiempo con las gafas y el tubo viendo los peces de la zona. Para comer nos hemos llevado una tortilla de patatas y una ensaladilla rusa hechos por Dei, cous cous de Laura y algo de picoteo. Gracias a David hemos conseguido enfriar las cervezas, que ha conseguido que nos dieran hielo en el hotel de la isla.

Después de descansar un poco la comida, hemos cogido los bártulos y nos hemos ido andando a la Blue Lagoon. El paseo con el calor y la pesada nevera (ya que aun nos quedaban unas cuantas cervezas) ha valido la pena, ya que la playa es impresionante. Allí nos hemos bañado en cuanto hemos llegado, y hemos ido nadando hasta la pequeña isla de Cominotto. De nuevo, sus aguas cristalinas y arena blanca en el fondo nos han dejado unas imágenes del fondo del mar imposibles de borrar.
Atardecer en Comino

Atardecer en Comino

Pronto ha llegado nuestra lancha a recogernos, ya que habíamos quedado a las 19.00h. El piloto, Giovanni, ha resultado ser un cachondo y ha hecho que lo que parecería una simple vuelta a casa se convierta en uno de los momentos más divertidos hasta ahora del viaje. La música que tenía puesta en el barco invitaba a la fiesta, y hemos abierto unas cervezas para disfrutar del camino, y las hemos compartido con la gente que nos acompañaba en la lancha, algunos de Málaga, y con el propio Giovanni, que parecía encantado también. Como ha visto que había buen ambiente, nos ha acercado a algunas grutas de roca, acercándose hasta tocarlas con la mano, y nos ha dejado bañarnos en un par de paradas estratégicas entre las rocas. Nunca nos habíamos bañado en un sitio tan impresionante, con lo que nos ha faltado tiempo para saltar de la lancha siempre que nos dejaba. La puesta de sol en ese momento lo ha hecho un poquito más mágico si cabe. Claramente, Giovanni se había ganado una segunda cerveza. Para terminar, unos momentos de velocidad y giros inesperados han conseguido hacerme sentir como un niño pequeño, ¡hacía mucho que no nos divertíamos de esa forma! La empresa con la que hemos ido se llama Awesome Comino Ferries y sólo nos han cobrado 8 euros por todo. Totalmente recomendable.
Conexión en directo desde la lancha:

Una vez llegados a puerto, y de un rato de charla con los compañeros de Málaga, hemos cogido de nuevo el Rojito para volver a casa, exhaustos.
Como teníamos ganas de ver un poco de ambiente por St Julians, hemos ido por la noche al Juuls, donde estaban Elena, Lola y sus hermanas. Allí hemos tomado unas copas en la escalera de la calle y hemos terminado dentro, donde han caído otras cuantas. La vuelta a casa dando un paseo ha puesto punto y final a un día redondo.

Día 258: Despedida a la maltesa

Día 258: Despedida a la maltesa

Hoy ha sido el penúltimo día de Sara y Javi en la isla. Mientras ellos han ido a pasar el día a Comino, nosotros nos quedábamos haciendo nuestras tareas habituales. Luego, para descansar un poco, nos hemos enganchado a Black Mirror. Estos días hemos estado viendo la primera temporada, que te deja impactado desde el primer capitulo, y hoy hemos empezado la segunda. Como son capítulos que no tienen que ver el uno con el otro, puedes verlos sueltos. Eso sí, tienen una temática común, los medios de comunicación.

Ya bien entrada la tarde, han llegado más morenos de lo que vinieron ya que han estado desde las diez de la mañana hasta las seis de la tarde en el pequeño islote que se encuentra en la parte norte de la isla. La lancha para ir a ella les ha costado diez euros y han negociado volver un poco más tarde de lo habitual, ya que la lanchas suelen volver sobre las 5 o 5 y media. Nos han contado que han alquilado una tumbona, para intentar estar más o menos cómodos ante la masificación de la Blue Lagoon, les ha costado cuatro euros todo el día.

Monumento Love en Spinola Bay

Reflejo del monumento Love en Spinola Bay

Para despedirnos, hemos decidido ir a dar una vuelta por St Julian’s y Portomaso, ya que no habían visto esta zona, así que hemos ido andando por el paseo marítimo de St. Julians hasta llegar a Spinola Bay. Allí, después de diez meses viviendo aquí, por fin hemos podido ver el reflejo de la escultura LOVE en el agua. Es algo que habíamos leído pero nunca habíamos conseguido verlo porque pensábamos que teníamos que verlo desde el monumento, y hoy por fin nos hemos dado cuenta de que hay que verlo desde uno de los lados, como podéis ver en la foto. Después del gran descubrimiento, hemos bajado hasta Portomaso y hemos llegado hasta la playa de Paceville. Después de hacer hambre con el paseo, hemos ido a cenar al Gululu, que es un restaurante de comida maltesa que se encuentra en Spinola Bay. Allí hemos pedido un picoteo compuesto de  varios dip malteses, en el que no podía faltar la Bigilla y las famosas Gallettis. También hemos pedido unas Ftira L-form para compartir, que son una versión maltesa de las pizzas italianas. Hemos pedido una que llevaba hummus y otra con la típica salchicha maltesa, todo bastante rico. Para terminar la noche y que se despidieran bien de la isla, nos hemos ido a dar una vuelta por Paceville y hemos hecho una pequeña ronda de chupitos por alguno de sus locales. Hemos estado en el Footloose, en el Coyote y hemos terminado en el Native, como no podía ser de otra manera. El Coyote nos ha sorprendido gratamente, ya que aún no habíamos estado, así que habrá que repetir para salir un poco de la rutina.

Día 201: Excursión a la playa de Santa María (Comino)

Día 201: Excursión a la playa de Santa María (Comino)

Como durante estos días estaban las amigas de Laura y la hermana y amigas de Carmen visitándolas, hoy hemos decidido organizar una excursión a comino todos juntos. Nos hemos levantado pronto con la intención de salir lo antes posible de casa, pero hoy nos tenían que traer la compra que hicimos ayer por internet. Habíamos pedido que nos la entregaran de 10:30 a 12:00 y, como no, la han traído justo a las doce. En cuanto hemos terminado de colocar las cosas hemos salido a buscar a Cristina, Patricia y Ana a Bugibba, ya que Carmen hoy no podía venir porque tenía que trabajar.  Desde allí hemos partido hasta Cirkewwa, donde teníamos que coger el barco.

Plaga de medusas en la Blue Lagoon

Plaga de medusas en la Blue Lagoon

Laura ha conseguido que una de las compañías nos hiciera una oferta al ser nueve, bueno, nos ha dado la opción de elegir entre dejarnos el viaje (ida y vuelta) por 8 euros, cuando normalmente cuesta 10, o ir a recogernos más tarde. Nosotros nos hemos decantado por esta segunda opción, ya que los barcos de vuelta volvían a las cinco y nosotros preferíamos estar más tiempo allí. Cuando hemos llegado a la Blue Lagoon, nos hemos dado cuenta de que estaba plagada de medusas y, como podéis ver en la foto, era completamente imposible bañarse allí. Laura conocía otra playa en comino, ya que hace unas semanas se celebró allí el Comino Fest de Why Not?, así que hemos ido para allá.

Después de caminar una media hora por la isla de comino cargados con toda la comida, barbacoas, cervezas y demás, hemos llegado a la playa de Santa María o Santa Marija Bay, como es conocida por los malteses. La verdad es que no sabía que la isla de Comino diera para andar tanto, yo creo que nos la hemos recorrido de punta a punta. En esta playa de arena, no había ni una sola medusa y tampoco había apenas turistas. Además es una playa muy bonita, rodeada de mucha naturaleza. El agua es completamente cristalina, así que nada más llegar no hemos podido evitar darnos un baño.

Santa Marija Bay

Santa Marija Bay

Después de este primer chapuzón, David y Carmen (la amiga de Laura) han encendido las dos barbacoas de usar y tirar que llevábamos y en cuanto han estado listas, se han puesto a preparar la comida. Mientras tanto nos hemos tomado el aperitivo con unas cervezas. Para comer teníamos salchichas maltesas y verduras, hasta de barbacoa tenemos una dieta equilibrada. Después nos hemos vuelto a bañar y algunos hemos tenido sobremesa de conversación y otras se han quedado completamente dormidas. También hemos tenido tiempo hasta para hacer Yoga, siguiendo las instrucciones de Laura, toda una experta.

Un poco antes de las siete hemos partido hacia la Blue Lagoon, ya que a y media habíamos quedado con David, el señor que conducía la barca, para que viniera a recogernos. Cuando hemos llegado ya estaba el hombre esperándonos allí completamente solo, ya que no había absolutamente nadie más. Parecía otra playa distinta a la que habíamos visto cuando hemos llegado por la mañana y nos la hemos encontrado llena de gente. Hasta se habían llevado los kioskos, no sabemos muy bien qué harán con ellos. Una vez nos hemos montado en el barco, el hombre nos ha dado una vuelta por las grutas de comino y la verdad es que el paisaje era una auténtica pasada, por un momento nos hemos sentido privilegiados de estar ahí. Enseguida hemos llegado a Cirkewwa y nos hemos despedido de Laura, Amelia, Carmen y Maria José, que tenían que coger el autobús. David y yo hemos ido a llevar a Ana, Cristina y Patricia a Bugibba.

Por la noche, aunque estábamos reventados, nos hemos acercado a Spinola Bay para despedirnos de Paulo, que mañana se va a España definitivamente. Allí nos hemos encontrado con algunos voluntarios, con Carmen y Ana y también con Laura y sus amigas, que también se despedían esta noche, ya que se les han acabado las vacaciones.  Hemos estado en la parte más interior de la bahía tomando algo y charlando. Después hemos ido a tomar una al Juuls y enseguida nos hemos venido a casa, que después de todo el día por ahí, estábamos reventados.