Category Archives: Blue Window

¿Qué hacer en Malta en cinco días?

¿Qué hacer en Malta en cinco días?
¿Qué hacer en Malta en cinco días?

¿Qué hacer en Malta en cinco días? Nos parece interesante volver a compartir este post ahora para que tengáis una idea de que ver. Este ha sido el diario de viaje que nos han dejado Joaquín y Ana Belén tras su visita a Malta:

Día 1: Llegada a Malta 

Hoy hemos emprendido una aventura con destino a Malta con mucha ilusión por ver el país y también por compartir unos días con nuestro amigo David (excompañero de trabajo) y su compi Dei.

Hemos cogido el avión a las 14:00 en la T-4 del aeropuerto Madrid-Barajas. Ana va un poco con miedo en el avión y se agarra fuerte a mi brazo.

A las 17:30 tomamos tierra en Malta, el tiempo parecía que no acompañaba y ya se había hecho de noche. Nos hemos desplazado hacia St Julian’s con la compañía Maltatransfer. Fue bastante cómodo, ya que te llevan a cualquier hotel de la isla y en caso de que te alojes en alguna casa te pueden dejar en algún hotel. Eso sí, aquí conducen de pena y encima por la izquierda. A nosotros nos han dejado en el hotel “Le Meridien”, que es el más cercano a la casa de David y Dei. Una vez hemos llegado, allí estaban hemos para recogernos y nos han llevado a su casa para dejar las maletas y relajarnos un poco.

Hemos salido a dar una vuelta y de paso recoger la que será nuestra cama hinchable durante cinco días. Hemos quedado con unos amigos suyos españoles en un pub-taberna llamado Simon’s. Tenían decoración de Halloween y otros objetos peculiares que le daban bastante encanto. Nos hemos pedido unas cervezas Cisk, tipo la Mahou en España, que la verdad estaba muy rica.

Pasadas dos rondas y de escuchar bastantes conversaciones en inglés mezcladas con español, hemos vuelto a casa para cenar unas pizzas hemos pedido al Mum’s Pizza para que nos las trajeran a casa. Ya había hambre, pero estaban muy ricas y además eran baratas. Después de cenar hemos planeado la ruta que vamos a seguir mañana y por fin nos hemos ido a descansar, que del viaje estábamos un poco cansados. A eso de las 2 o las 3 ha caído una tormenta que parecía que la casa iba a volar, pero en hora y media todo se ha calmado.

Día 2: Visita a Mdina 

Hoy nos hemos levantado, y tras un desayuno copioso nos hemos ido en busca de nuestro coche de alquiler. Lo reservamos por internet con la compañía Budget a buen precio, aunque cuando hemos llegado a por él, nos ha tocado soltar bastante pasta por el seguro, ya que si no quieres que te retengan 1500€ de la cuenta, que te devuelven en caso de que no le pase nada al coche, tienes que pagar bastante. Teniendo en cuenta que aquí se conduce por la izquierda, hemos preferido la opción del seguro a todo riesgo. Dei nos ha ayudado con las gestiones.

Después de dejar a Dei en su casa hemos tomado rumbo a Mdina, una de las ciudades de interior más bonitas de Malta. De camino, hemos comprobado cómo es la conducción Maltesa, un poco agresiva, en la que los intermitentes no sirven para nada. Nuestra primera parada en el camino ha sido Naxxar, que aunque no estaba prevista, al pasar por ahí hemos parado para ver la Iglesia Parroquial de Naxxar. De vuelta al coche nos hemos percatado de que los bares en Malta son muy curiosos y bonitos.

Hemos continuado nuestro camino hacia Mdina haciendo una nueva parada en Mosta, esta vez sí que estaba prevista. Allí nos hemos acercado a ver la iglesia con la tercera cúpula más grande de Europa. La verdad es que impresiona bastante.

Por fin hemos llegado a Mdina, y enseguida nos hemos dado cuenta de que es un lugar muy turístico, y al haber tantos autobuses y coches, hemos tenido que aparcar en la Parla de Malta. Aquí las cabinas de teléfono son rojas al estilo inglés, aunque después nos dimos cuenta que era así en todo Malta, debe ser porque fue colonia inglesa, jeje. La ciudad se encuentra en la cima de una colina, es amurallada y preciosa, ya sólo la entrada por el puente bajo el arco de piedra te da una idea de lo que vas a encontrar por dentro.

Hemos visitado la catedral, que por 5 € está bastante bien (incluye visita al museo). La catedral tiene dos relojes con diferentes horas, en uno está la hora correcta y en el otro la hora falsa para engañar al diablo. Al salir hemos entrado en un hotel con restaurante, que tiene unas grandes vistas de Malta y hemos pensado en si comer ahí. Cuando por fin nos hemos decidido, ha empezado a caer el diluvio universal sobre Mdina y hemos entrado al salón de dentro, en el cual hemos comido mientras pasaba la tormenta.

Una vez ya comidos, hemos ido al restaurante Fontanella por recomendación de David. Allí nos hemos metido para el cuerpo una tarta de chocolate y otra de queso, ambas estaban de muerte. Cuando hemos salido del Fontanella ha empezado a caer la noche, así que hemos decidido ir hacia el coche, ya que el tiempo no acompañaba. De camino al coche, ha sido genial pasear por las calles de Mdina en silencio y con las luces de color amarillo tenue.

A las 18:00 ya estábamos de vuelta en casa de David, ya que luego habíamos quedado para ir a Valletta a ver un concierto de su amiga Carmen. Emprendemos camino con David, Dei y Miriam, que también se ha unido para ver el concierto. Antes de las ocho ya estábamos en Valletta y nos hemos adentrado en la ciudad, también amurallada, camino al sitio del concierto. Hemos pasado por el Buckingham Palace de Malta, en el cual hay una plaza con una fuente de colores que se mueve al son de la música clásica cada hora. Es bastante curioso y bonito.

Después hemos continuado bajando la calle fijándonos en las típicas casas maltesas con balcones de madera pintados de colores, que son muy bonitos. Antes del concierto nos perdimos con David un poco por Valletta para conocerlo mejor mientras Dei y Miriam se han quedado tomando algo en un bar llamado Ġugar, que por lo visto ha abierto hace poco. Llegó la hora del concierto de Carmen, la verdad es que ha empezado un poco fuerte, ya que se ha quitado la ropa de repente y se ha marcado una danza bastante erótica con su guitarra, pero luego todo ha vuelto a la normalidad. Su voz es muy buena y prácticamente no hacía falta el equipo de sonido para escucharla. Esperamos que triunfe la chiquilla.

Para finalizar hemos vuelto a St Julian’s para cenar algo rápido e ir a tomar algo al bar donde trabaja Miriam. El tamaño de las copas es de coña, pero eso sí, son muy baratas. A eso de las tres hemos vuelto a casa a dormir un poco, que ya iba siendo hora.

Día 3: Playmobil Fun Par

PlayMobil Fun Park

PlayMobil Fun Park

Hoy nos hemos levantado más pronto de lo esperado. Pero para variar, esta mañana ha caído otra tormenta de la que parece que no nos vamos a librar en todas las vacaciones.

Después de otro desayuno de reyes, hemos ido a ver el Playmobil Fun Park con los dos Davides, que es como la ciudad de playmobil pero en tamaño grande. Es muy curioso, ya que los playmobil son gigantes, e incluso puedes montarte en las vacas y caballos. Hay un montón de niños jugando, ya que hay un espacio para ellos en el que pueden jugar con todos los playmobil que quieran. Nosotros como niños grandes, también hemos hecho algunas compras de llaveros playmobil.

Del parque de Playmobil nos hemos ido a ver Vittoriosa (Birgu), unas de las 3 ciudades por las que Malta logró que no la conquistaran (Vittoriosa, Senglea y Cospicua). Una ciudad muy bonita con un gran puerto. Hemos comido en la plaza principal a buen precio, algo menos de 10€ por persona.

La siguiente parada ha sido Kalkara, en la que hemos visto una preciosa puesta de sol con Valletta de fondo.

De vuelta a St Julian’s hemos hecho una parada en Valletta para tomamos una copilla en el Monaliza, un sitio muy chulo enfrente del mar. Eso sí, muy solitario, éramos los únicos que estábamos allí.

Ya en St Julian’s hemos bajado a dar una vuelta por el paseo marítimo que es bastante bonito. De vuelta, hemos ido a casa de una amiga Italiana de David, que organizaba una fiesta por la inauguración de su piso. Hemos llevado un par de botellas de vino y una empanada de dátiles y bacon que ha hecho Dei y que estaba muy rica. Fueron muchos de sus amigos españoles y hemos pasado muy buen rato. Sobre las dos nos hemos ido a dormir, que estábamos cansados después de un día tan largo.

Día 4 – Mercado de Marsaxlokk 

Marsaxlokk

Marsaxlokk

Hoy nos vamos de visita al Mercado de Marsaxlokk. Es el típico mercadillo de puestos que puede haber en España. El encanto es que esta al lado de un puerto pesquero con las típicas barcas maltesas de pescadores (Luzzu). También tiene un mercado muchos puestos para comprar pescado y recuerdos de Malta. El sitio es precioso. Después de recorrernos el mercadillo y hacer las compras necesarias nos hemos ido a comer. Hemos estado en  bar que conoce David y al que suelen llevar a todas sus visitas, el Rising Sun Bar. Hemos comido pescado y pulpo con patatas y pisto cocinados al estilo maltés.

La siguiente parada ha sido Marsaskala, donde las vistas desde el acantilado de St Thomas Bay son una pasada. También hemos paseado por el puerto, que también es muy bonito.

De vuelta en St Julian’s, ya de noche, hemos ido a dar un paseo por Sliema. Hemos llegado hasta un mirador desde el que se puede observar Valletta desde la noche maltesa. Sin duda la zona más lujosas de Malta, ya que se veían hoteles, edificios y tiendas de alto standing.

Día 5 – Gozo 

Azure Window

Azure Window

Hoy emprendemos la aventura hacia Gozo, la hermana mediana de Malta. Hemos bajado a desayunar a un bar de St Julian’s, en el cual nos han tratado muy bien. Y en el que me he dejado olvidados 40€ que me han dado de vueltas. Menos mal que el camarero se ha acordado de mí cuando cuando he vuelto.

Después del desayuno hemos partido con el coche hacia Cirkewwa, donde se coge el ferry a Gozo. La duración del trayecto es de unos 40 minutos. De camino hemos parado en el pueblo de Popeye. Un sitio con mucho encanto en el que las casitas son de colores. Lo hemos visto desde fuera, ya que es un parque temático. Es sobre todo para niños y no era nuestro objetivo para visitar.

Hemos llegado al ferry y nos hemos montado con coche incluido. El trayecto ha sido bastante agradable. Se paga a la vuelta y nos ha costado unos 20€ los dos con el coche incluido. A las 11:45 por fin hemos llegado a Gozo. Hemos salido del ferry con el coche y hemos empezado el camino.

La primera parada ha sido Xewkija. Allí hay que visitar una iglesia en la que destacan sus dos grandes torres. Es curioso como iluminan las iglesias en Malta por la noche, están todas llenas de bombillas de colores.

La segunda ciudad fue Xlendi, un pequeño pueblo de la costa metido en un valle. El sitio es alucinante. Es la ciudad costera más bonita de malta para mi gusto.

Desde ahí hemos cruzado la isla hacia el norte y hemos visitado Marsalforn. No es que sea gran cosa después de todo lo que hemos visto en Malta, pero su puerto y sus vistas son muy buenas.

Luego nos hemos desplazado al centro de Victoria, la capital de Gozo, en la que destaca su Ciudadela. Me la esperaba un poco más grande. Pero aún siendo pequeña es bonita y puedes divisar toda la isla desde lo alto de su muralla. Hemos comido en un bar bastante cutre algo rápido, aunque la comida estaba muy buena.

Después de comer hemos cogido el coche dirección Noroeste camino de la Azure Window. Pero antes hemos para ver el Ta-Pinú, una catedral enorme en la cual puedes encontrar numerosas historias sobre milagros que se realizaron allí.

Por fin a las 16:20 hemos llegado a la Azure Window. Es un acantilado en el que el mar con el paso de los años ha hecho un arco en la roca. Por lo que ha quedado hueca y haciendo como si fuera una ventana. Todo esto explicado parece sencillo, pero es enormemente grande. Allí nos hemos quedado para ver la puesta de sol. Aunque antes hemos subido a lo alto de la roca para ver las vistas desde arriba. Había bastante gente a esa hora esperando para ver la puesta de sol.

A las 19:30 hemos cogido el ferry de vuelta a Malta, después de pasar un gran día en Gozo. Hemos vuelto con tristeza por lo que dejamos atrás.

Ya en St Julian’s, David y Dei nos han llevado a cenar a el restaurate Piccolo Padre. Es un restaurante Italiano que está situado justo en Balluta Bay. Además de ser un sitio muy bonito, la comida está muy buena y las raciones son enormes.

Por fin nos hemos acostado, después de un día inolvidable.

Día 6: Vuelta a casa 

Concatedral de St. John

Concatedral de St. John

Hoy es el día de volver a Madrid, y desde ahí Ana se tiene que ir hasta Córdoba la pobre. Hay que ver lo rápido que han pasado estos días. Lo primero que hemos hecho después de desayunar en casa, es ir con David, que nos ha acompañado con su mini, a Budget para devolver el coche de alquiler. Malta estaba inundado de todo lo que ha llovido por la noche y por la mañana.

Después nos hemos dirigido de nuevo a Valletta a ver la concatedral de San Juan. La entrada son 6 € con audio guía incluida. Es impresionante. La visita dura 1 hora y pico debido a las numerosas cámaras que hay que ver. Impresionan las tumbas en el suelo con numerosas calaveras.

A eso de las dos hemos vuelto a casa y hemos comido una pasta que se ha currado Dei. Un poco después  nos hemos despedido de Dei y nos hemos dirigido al aeropuerto en el coche de David y a las cinco ya estábamos cogiendo el avión.

Con esto decimos adiós a una aventura maravillosa en la que hemos disfrutado de Malta. Gracias a nuestros amigos David y Dei, ha sido mucho mejor de lo esperado. Muchas gracias chicos de todo corazón.

¿Qué hacer en Malta en cinco días?

¿Qué hacer en Malta en cinco días?

Este ha sido el diario de viaje que nos han dejado Joaquín y Ana Belén tras su visita a Malta:

Día 1: Llegada a Malta (31/10/13)

Hoy hemos emprendido una aventura con destino a Malta con mucha ilusión por ver el país y también por compartir unos días con nuestro amigo David (excompañero de trabajo) y su compi Dei.

Hemos cogido el avión a las 14:00 en la T-4 del aeropuerto Madrid-Barajas. Ana va un poco con miedo en el avión y se agarra fuerte a mi brazo.

A las 17:30 tomamos tierra en Malta, el tiempo parecía que no acompañaba y ya se había hecho de noche. Nos hemos desplazado hacia St Julian’s con la compañía Maltatransfer, bastante cómodo, ya que te llevan a cualquier hotel de la isla y en caso de que te alojes en alguna casa te pueden dejar en algún hotel, eso sí, aquí conducen de pena y encima por la izquierda. A nosotros nos han dejado en el hotel “Le Meridien”, que es el más cercano a la casa de David y Dei. Una vez hemos llegado, allí estaban hemos para recogernos y nos han llevado a su casa para dejar las maletas y relajarnos un poco. Después hemos salido a dar una vuelta y de paso recoger la que será nuestra cama hinchable durante cinco días. Hemos quedado con unos amigos suyos españoles en un pub-taberna llamado Simon’s. Tenían decoración de Halloween y otros objetos peculiares que le daban bastante encanto. Nos hemos pedido unas cervezas Cisk, tipo la Mahou en España, que la verdad estaba muy rica. Después de dos rondas y de escuchar bastantes conversaciones en inglés mezcladas con español, hemos vuelto a casa para cenar unas pizzas hemos pedido al Mum’s Pizza para que nos las trajeran a casa. Ya había hambre, pero estaban muy ricas y además eran baratas. Después de cenar hemos planeado la ruta que vamos a seguir mañana y por fin nos hemos ido a descansar, que del viaje estábamos un poco cansados. A eso de las 2 o las 3 ha caído una tormenta que parecía que la casa iba a volar, pero en hora y media todo se ha calmado.

Día 2: Visita a Mdina (01/11/13)

Hoy nos hemos levantado, y tras un desayuno copioso nos hemos ido en busca de nuestro coche de alquiler. Lo reservamos por internet con la compañía Budget a buen precio, aunque cuando hemos llegado a por él, nos ha tocado soltar bastante pasta por el seguro, ya que si no quieres que te retengan 1500€ de la cuenta, que te devuelven en caso de que no le pase nada al coche, tienes que pagar bastante. Teniendo en cuenta que aquí se conduce por la izquierda, hemos preferido la opción del seguro a todo riesgo. Dei nos ha ayudado con las gestiones.

Después de dejar a Dei en su casa hemos tomado rumbo a Mdina, una de las ciudades de interior más bonitas de Malta. De camino, hemos comprobado cómo es la conducción Maltesa, un poco agresiva, en la que los intermitentes no sirven para nada. Nuestra primera parada en el camino ha sido Naxxar, que aunque no estaba prevista, al pasar por ahí hemos parado para ver la Iglesia Parroquial de Naxxar. De vuelta al coche nos hemos percatado de que los bares en Malta son muy curiosos y bonitos.

Hemos continuado nuestro camino hacia Mdina haciendo una nueva parada en Mosta, esta vez sí que estaba prevista. Allí nos hemos acercado a ver la iglesia con la tercera cúpula más grande de Europa. La verdad es que impresiona bastante.

Por fin hemos llegado a Mdina, y enseguida nos hemos dado cuenta de que es un lugar muy turístico, y al haber tantos autobuses y coches, hemos tenido que aparcar en la Parla de Malta. Aquí las cabinas de teléfono son rojas al estilo inglés, aunque después nos dimos cuenta que era así en todo Malta, debe ser porque fue colonia inglesa, jeje. La ciudad se encuentra en la cima de una colina, es amurallada y preciosa, ya sólo la entrada por el puente bajo el arco de piedra te da una idea de lo que vas a encontrar por dentro. Hemos visitado la catedral, que por 5 € está bastante bien (incluye visita al museo). La catedral tiene dos relojes con diferentes horas, en uno está la hora correcta y en el otro la hora falsa para engañar al diablo. Al salir hemos entrado en un hotel con restaurante, que tiene unas grandes vistas de Malta y hemos pensado en si comer ahí. Cuando por fin nos hemos decidido, ha empezado a caer el diluvio universal sobre Mdina y hemos entrado al salón de dentro, en el cual hemos comido mientras pasaba la tormenta. Después de comer, hemos ido al restaurante Fontanella por recomendación de David. Allí nos hemos metido para el cuerpo una tarta de chocolate y otra de queso, ambas estaban de muerte. Cuando hemos salido del Fontanella ha empezado a caer la noche, así que hemos decidido ir hacia el coche, ya que el tiempo no acompañaba. De camino al coche, ha sido genial pasear por las calles de Mdina en silencio y con las luces de color amarillo tenue.

A las 18:00 ya estábamos de vuelta en casa de David, ya que luego habíamos quedado para ir a Valletta a ver un concierto de su amiga Carmen. Emprendemos camino con David, Dei y Miriam, que también se ha unido para ver el concierto. Antes de las ocho ya estábamos en Valletta y nos hemos adentrado en la ciudad, también amurallada, camino al sitio del concierto. Hemos pasado por el Buckingham Palace de Malta, en el cual hay una plaza con una fuente de colores que se mueve al son de la música clásica cada hora. Es bastante curioso y bonito. Después hemos continuado bajando la calle fijándonos en las típicas casas maltesas con balcones de madera pintados de colores, que son muy bonitos. Antes del concierto nos perdimos con David un poco por Valletta para conocerlo mejor mientras Dei y Miriam se han quedado tomando algo en un bar llamado Ġugar, que por lo visto ha abierto hace poco. Llegó la hora del concierto de Carmen, la verdad es que ha empezado un poco fuerte, ya que se ha quitado la ropa de repente y se ha marcado una danza bastante erótica con su guitarra, pero luego todo ha vuelto a la normalidad. Su voz es muy buena y prácticamente no hacía falta el equipo de sonido para escucharla. Esperamos que triunfe la chiquilla. Después hemos vuelto a St Julian’s para cenar algo rápido e ir a tomar algo al bar donde trabaja Miriam. El tamaño de las copas es de coña, pero eso sí, son muy baratas. A eso de las tres hemos vuelto a casa a dormir un poco, que ya iba siendo hora.

Día 3: Playmobil Fun Park (02/11/13)

PlayMobil Fun Park

PlayMobil Fun Park

Hoy nos hemos levantado más pronto de lo esperado, pero para variar, esta mañana ha caído otra tormenta de la que parece que no nos vamos a librar en todas las vacaciones.

Después de otro desayuno de reyes, hemos ido a ver el Playmobil Fun Park con los dos Davides, que es como la ciudad de playmobil pero en tamaño grande. Es muy curioso, ya que los playmobil son gigantes, e incluso puedes montarte en las vacas y caballos. Hay un montón de niños jugando, ya que hay un espacio para ellos en el que pueden jugar con todos los playmobil que quieran. Nosotros como niños grandes, también hemos hecho algunas compras de llaveros playmobil.

Del parque de Playmobil nos hemos ido a ver Vittoriosa (Birgu), unas de las 3 ciudades por las que Malta logró que no la conquistaran (Vittoriosa, Senglea y Cospicua). Una ciudad muy bonita con un gran puerto. Hemos comido en la plaza principal a buen precio, algo menos de 10€ por persona.

La siguiente parada ha sido Kalkara, en la que hemos visto una preciosa puesta de sol con Valletta de fondo.

De vuelta a St Julian’s hemos hecho una parada en Valletta para tomamos una copilla en el Monaliza, un sitio muy chulo enfrente del mar. Eso sí, muy solitario, éramos los únicos que estábamos allí.

Ya en St Julian’s hemos bajado a dar una vuelta por el paseo marítimo que es bastante bonito. De vuelta, hemos ido a casa de una amiga Italiana de David, que organizaba una fiesta por la inauguración de su piso. Hemos llevado un par de botellas de vino y una empanada de dátiles y bacon que ha hecho Dei y que estaba muy rica. Fueron muchos de sus amigos españoles y hemos pasado muy buen rato. Sobre las dos nos hemos ido a dormir, que estábamos cansados después de un día tan largo.

Día 4 – Mercado de Marsaxlokk (03/11/13)

Marsaxlokk

Marsaxlokk

Hoy nos vamos de visita al Mercado de Marsaxlokk. Es el típico mercadillo de puestos que puede haber en España, pero al lado de un puerto pesquero con las típicas barcas maltesas de pescadores (Luzzu) y muchos puestos para comprar pescado y recuerdos de Malta. El sitio es precioso. Después de recorrernos el mercadillo y hacer las compras necesarias nos hemos ido a comer a un bar que conoce David y al que suelen llevar a todas sus visitas, el Rising Sun Bar. Hemos comido pescado y pulpo con patatas y pisto cocinados al estilo maltés.

La siguiente parada ha sido Marsaskala, donde las vistas desde el acantilado de St Thomas Bay son una pasada. También hemos paseado por el puerto, que también es muy bonito.

De vuelta en St Julian’s, ya de noche, hemos ido a dar un paseo por Sliema y hemos llegado hasta un mirador desde el que se puede observar Valletta desde la noche maltesa. Esta puede ser de las zonas más lujosas de Malta, ya que se veían hoteles, edificios y tiendas de alto standing.

Día 5 – Gozo (04/11/13)

Azure Window

Azure Window

Hoy emprendemos la aventura hacia Gozo, la hermana mediana de Malta. Hemos bajado a desayunar a un bar de St Julian’s, en el cual nos han tratado muy bien, y en el que me he dejado olvidados 40€ que me han dado de vueltas. Menos mal que el camarero se ha acordado de mí cuando cuando he vuelto.

Después del desayuno hemos partido con el coche hacia Cirkewwa, donde se coge el ferry a Gozo. La duración del trayecto es de unos 40 minutos. De camino hemos parado en el pueblo de Popeye. Un sitio con mucho encanto en el que las casitas son de colores. Lo hemos visto desde fuera, ya que es un parque temático, sobre todo enfocado para niños y no era nuestro objetivo para visitar.

Hemos llegado al ferry y nos hemos montado con coche incluido. El trayecto ha sido bastante agradable. Se paga a la vuelta y nos ha costado unos 20€ los dos con el coche incluido. A las 11:45 por fin hemos llegado a Gozo. Hemos salido del ferry con el coche y hemos empezado a visitar todos los lugares que habíamos planificado junto a David.

La primera parada ha sido Xewkija, en la cual hay que visitar una iglesia en la que destacan sus dos grandes torres. Es curioso como iluminan las iglesias en Malta por la noche, están todas llenas de bombillas de colores.

La segunda ciudad fue Xlendi, un pequeño pueblo de la costa metido en un valle. El sitio es alucinante. Es la ciudad costera más bonita de malta para mi gusto.

Desde ahí hemos cruzado la isla hacia el norte y hemos visitado Marsalforn, no es que sea gran cosa después de todo lo que hemos visto en Malta, pero su puerto y sus vistas son muy buenas.

Luego nos hemos desplazado al centro de Victoria, la capital de Gozo, en la que destaca su Ciudadela. Me la esperaba un poco más grande, pero aún siendo pequeña es bonita y puedes divisar toda la isla desde lo alto de su muralla. Hemos comido en un bar bastante cutre algo rápido, aunque la comida estaba muy buena.

Después de comer hemos cogido el coche dirección Noroeste camino de la Azure Window, pero antes hemos para ver el Ta-Pinú, una catedral enorme en la cual puedes encontrar numerosas historias sobre milagros que se realizaron allí.

Por fin a las 16:20 hemos llegado a la Azure Window, que es un acantilado en el que el mar con el paso de los años ha hecho un arco en la roca, quedando ésta hueca y viendo a través del arco como si fuera una ventana. Todo esto explicado parece sencillo, pero es enormemente grande. Allí nos hemos quedado para ver la puesta de sol, aunque antes hemos subido a lo alto de la roca para ver las vistas desde arriba. Había bastante gente a esa hora esperando para ver la puesta de sol.

A las 19:30 hemos cogido el ferry de vuelta a Malta, después de pasar un gran día en Gozo. Hemos vuelto con tristeza por lo que dejamos atrás.

Ya en St Julian’s, David y Dei nos han llevado a cenar a el restaurate Piccolo Padre, un restaurante Italiano que está situado justo en Balluta Bay. Además de ser un sitio muy bonito, la comida está muy buena y las raciones son enormes.

Por fin nos hemos acostado, después de un día inolvidable.

Día 6: Vuelta a casa (05/11/13)

Concatedral de St. John

Concatedral de St. John

Hoy es el día de volver a Madrid, y desde ahí Ana se tiene que ir hasta Córdoba la pobre. Hay que ver lo rápido que han pasado estos días. Lo primero que hemos hecho después de desayunar en casa, es ir con David, que nos ha acompañado con su mini, a Budget para devolver el coche de alquiler. Malta estaba inundado de todo lo que ha llovido por la noche y por la mañana.

Después nos hemos dirigido de nuevo a Valletta a ver la concatedral de San Juan. La entrada son 6 € con audio guía incluida. Es impresionante. La visita dura 1 hora y pico debido a las numerosas cámaras que hay que ver. Impresionan las tumbas en el suelo con numerosas calaveras.

A eso de las dos hemos vuelto a casa y hemos comido una pasta que se ha currado Dei. A las tres nos hemos despedido de Dei y nos hemos dirigido al aeropuerto en el coche de David. A las cinco ya estábamos cogiendo el avión.

Con esto decimos adiós a una aventura maravillosa en la que hemos disfrutado de Malta y que gracias a nuestros amigos David y Dei, ha sido mucho mejor de lo esperado. Muchas gracias chicos de todo corazón.

Día 151: Gozando en Gozo

Día 151: Gozando en Gozo

Como ya es costumbre en este viaje, he sido la primera en levantarme, y vaya despertar… Un cielo gris es lo que se podía ver a través de la ventana y las primeras gotas empezaban a caer. Con la esperanza de que el día mejorara y tras no poder levantar de la cama al resto del personal, me he ido preparando para el plan del día, la isla de Gozo.
Después de un rato largo, ya que el cansancio empieza a hacer mella en todos y nos ha costado más arrancar, se ha unido a nosotros Ana y hemos tomado rumbo en dos coches hacia el ferry que nos llevaría a la isla.

Vistos los caminos por los que íbamos, no tenía todas conmigo de que fuéramos en la dirección correcta, ya que cuando llevábamos ya un rato de viaje nos encontrábamos en una carretera estrechísima en medio del campo que parecía no llevar a ninguna parte. Con lo que no contaba es con que los Davices tenían planeada una pequeña parada para enseñarnos Popeye’s village. Es un curioso pueblecito pesquero con casitas de colores donde se grabó la película de Popeye y que se ha convertido en un parque temático. Tras un par de fotos en el bonito pueblo, hemos retomado el camino hacia el ferry y, posiblemente condicionado por el tiempo y la resaca electoral, nada más llegar hemos subido y el barco ha zarpado.

Ciudadela en Victoria

Ciudadela en Victoria

Al poco de bajar, cuando íbamos dirección a visitar la capital Victoria, me he acordado de lo que los Davices y Ana me habían comentado que el tiempo en Malta cambia de un momento a otro. Para alegría de todos, comenzaba a abrir el cielo y ¡¡había parado de llover!!

En Victoria hemos dado un paseo por sus calles empedradas y visitado una pequeña iglesia que estaba abierta. En este país son muy católicos y tienen una iglesia en cada esquina, además es muy típico ver figuras de santos y vírgenes empotrados en las fachadas de algunas casas. Antes de ir a comer hemos descubierto un precioso rincón en lo alto de una terraza desde donde hemos podido hacer unas estupendas panorámicas.

Para no variar, hemos vuelto tarde a los coches para ir a la bahía donde hemos comido en Xlendi. Dado el buen día que se ha quedado y con el solecito que brillaba, hemos decidido sentarnos en la terraza del Ta’ Nona bar, a la orilla del mar, escuchando como rompían las olas. Lo primero que hemos hecho ha sido pedir unas cervecitas bien fresquitas y luego nos hemos decantado por comer algo típico de aquí, una especie de bocadillos con pan maltés llamados Ftiras. Han tardado bastante en servirnos, pero la espera se ha hecho bastante llevadera ya que tomando el solecito y charlando se pasa el tiempo volando.

Azure Window

Azure Window

Una vez llenas nuestras barriguitas, hemos decidido ir a visitar la Azure Window. Nos ha costado bastante llegar, ya que nos hemos perdido varias veces debido a que había varias calles cortadas por obras, dicen que lo bueno se hace esperar y ¡qué gran verdad! Nada más llegar hemos salido pitando del pequeño Mini, ya que el anochecer estaba cayendo en Azure Window. Una vez allí hemos podido deleitarnos con unas impresionantes vistas de los acantilados que quedarán grabadas en mi retina por mucho tiempo. Tras ver la puesta de sol, comenzaba a hacer fresquete por lo que optamos por volver a Sliema, ya que nos quedaba un largo recorrido para volver a casa y aún teníamos que coger el ferry. Los ferrys suelen salir cada media hora, pero tanto para ir a Gozo como para volver tuvimos suerte y nada más llegar embarcamos. Lo sorprendente fue que al llegar a recoger el coche no olía precisamente a mar, sino mucho peor, hasta que nos dimos cuenta de que con nosotros viajaba ¡un camión lleno de pollos! Símbolo de que los ferrys no hacen distinción entre llevar coches o camiones sino que todo lo que quepa en él es bienvenido.

Finalmente hemos llegado a casa. Al ser nuestra última noche en la isla queríamos ir a cenar al Piccolo Padre, que es un restaurante de comida italiana situado al borde del mar, pero estaba cerrado por el tema de las elecciones, así que hemos optado por ir a Peppi’s Restaurant, otro restaurante también situado a la orilla del mar, bastante recomendable, aunque algo caro para lo que es. Lo bueno es que tenían wifi gratis, suele ocurrir en casi todos los restaurantes de Malta. Tras esta comilona, bajamos la cena con un paseo de vuelta a casa y cerramos la noche con una buena cachimba preparada por el experto Vecino.

Y para concluir con este post, decir que esta experiencia no se podrá olvidar jamás, no sólo por la cantidad de lugares que hemos visitado sino también por toda la maravillosa gente que hemos conocido allí y sobre todo por el buen rollo que nos une, ya pueden pasar meses sin veros que el buen rollito no se pierde. ¡Davices se os echa de menos!

Barby y Laura

Día 100: Cien días son pocos para tanta aventura

Día 100: Cien días son pocos para tanta aventura

Hemos llegado a una cifra mágica en nuestra aventura de Malta. Después de 100 días en la isla la valoración no puede ser nada más que positiva. Todavía recordamos nuestra llegada a Malta, donde nuestro primer destino fue Buggiba, ya que Dei se equivocó pensando que St. Paul’s Bay estaba en St.Julians. Ese primer día y los siguientes buscamos casa con nuestra ángel de la guarda Vanesa, que nos encontró nuestro hogar y fue quién nos ofreció la primera oportunidad de trabajo haciendo la web de su inmobiliaria. Vanesa ha sido y será un gran apoyo y una gran amiga en la isla. Sin olvidarnos de Josito, Andrea y Ana, que también nos hicieron sentir como en casa los primeros días.

Al cuarto día, nos enteramos de que Rajoy venía a la isla, así que no nos quedó más remedio que ir a manifestarnos. Eso nos dió la oportunidad de conocer a gente como nuestra teta Carmen, una de esas personas que alegran la vida a cualquiera. Gracias a ella, vivimos una gran noche en Birgu, donde conocimos a nuestra family maltesa: Cesar, Christian, Nuria, Maria, Ainhoa Toni, a los que luego se unieron María la portuguesa y Lio. También conocimos a mucha otra gente durante todos esos días.

Seguimos disfrutando de la isla, conociendo gente como el día que se nos fue de las manos con Rafa, Paloma, Alba, Ana y Vanesa, apuntándonos a clases de inglés y aprendiendo a nadar. También estuvimos en un concierto en el Juuls y salimos en el periódico. Siempre nos ocurría algo.

Como ya sabéis nos compramos nuestro coche, un Austin Mini de 1971, con el que hemos podido disfrutar de grandes días como cuando vino nuestra amiga Lola a visitanos, y fuimos a Gozo o Marsaxlokk. Después de su visita tuvimos una entrevista de trabajo e hicimos nuestra primera fiesta en casa en la que conocimos a las grandes María Pita y Ana Paredes.

Gracias al blog, Martin se puso en contacto con nosotros y surgió nuestro primer gran proyecto en Malta. Al principio la gente se preguntaba lo que era, pero llegó la inauguración y todo el mundo conoció en qué consistía “The Parranda“. Estamos muy contentos y orgullosos, ya que la gente está haciendo que la fiesta tenga un buen rollo impresionante. Por esos días también conocimos a Laura y Cristina, nuestras voluntarias favoritas, con su puesto navideño de comercio justo en Valletta.

Antes de Navidad, tuvimos un gran susto y pisamos por primera vez el hospital, justo un día antes de mi cumpleaños, pero todo quedo en eso, en un susto. Así que pudimos irnos a casa por Navidad y volver con fuerzas renovadas, ya que íbamos a celebrar la Nochevieja por primera vez fuera de España. Fue tan espectacular que hasta la utilizamos para un vídeo The Parranda e incluso salió en el periódico. Descubrimos también que los Reyes Magos pasan por Malta y nos dejaron muchos regalos. Lo último que nos ha pasado es que Jose, nuestro DJ, se nos va y tenemos que buscar un nuevo DJ para la fiesta.

Sólo queremos daros las gracias a todos los que nos seguís y nos habéis enviado correos con vuestro cariño y afecto, a toda la gente que conocemos en Malta y no hemos podido nombrar pero que habéis hecho que nuestra estancia aquí esté siendo increíble y por su puesto a Dei, mi compañero de viaje y de ilusiones, ya que sin él esto no habría sido posible. Sólo una cosa más y la más importante, seguimos con la misma ilusión que al principio en esta genial “Aventura de Malta”.

La Aventura de Malta

La Aventura de Malta

Día 56: ¡Lo hemos gozado! Azure Window (Blue Window)

Día 56: ¡Lo hemos gozado! Azure Window (Blue Window)

Hoy nos ha costado menos levantarnos y Dei nos ha sorprendido preparando el desayuno: tostadas con aceite y tomate. Un desayuno completo para tener fuerzas y recorrer toda la isla de Gozo. A las 11.15h hemos llegado a Cirkewwa, el puerto situado al Noroeste de Malta donde se coge el ferry a las islas de Gozo y Comino.  Hemos perdido ese barco, pero hemos cogido el siguiente que ha salido a las 12.00h. A pesar de que íbamos con el mini, no ha sido especialmente caro: el coche 15,65€ con conductor, mientras que el billete por persona cuesta  4,65 € y en menos de 25 minutos estás en Gozo. Antes de llegar allí, hemos pasado por Popeye Village, donde puedes ver los bonitos decorados que dejó el rodaje de esta película en la isla y que merece la pena observar desde la carretera de acceso. Ha sido dese allí desde donde lo hemos visto, no hemos llegado a entrar dentro del poblado.

Un sol maravilloso (sí, me encanta esa palabra) nos ha vuelto a acompañar en este día y junto al paseo en barco con la brisa marina le van a venir estupendamente a mi cutis, que está algo cansado de Madrid. Me habría gustado coger algo de color en estos tres días, pero hoy ha sido el último y a pesar de que ha hecho bastante sol desde que vine el pasado sábado, me parece que no ha sido suficiente… Una razón de peso para volver lo antes posible ;). Os dejamos con el videoblog de esta mañana.

El puerto donde atraca el ferry en Gozo está situado en Mgarr  al sur de la isla. Desde ahí hemos ido hasta Victoria, que es  la ciudad más representativa, para dirigirnos luego a la que nos han dicho que es una de las playas más bonitas de Gozo: Ir Ramla Bay 

El trayecto no ha sido largo, porque la isla es muy pequeña, y ha sido muy entretenido porque nos ha sorprendido que el paisaje fuera tan verde. A diferencia de los recuerdos que tenía (de sol, roca y mar) Gozo es mucho más verde de lo que pensábamos;  es bonito porque al ir en coche tienes una vista panorámica de toda la isla, donde los paisajes están salpicados por abundantes huertecitos y plantaciones.

Como sabéis David y Dei me han llevado en el súper bólido a la playa Ramla Bay, pero el bus 302 también te lleva hasta ella, pasa por Nadur, que es un pueblo pequeño pero con encanto. La playa tiene un chiringuito con buena pinta, pero ahora está cerrado, así que si vais en estos meses de invierno llevad una Bavaria, Cisk o similar, sobre todo si el calor aprieta. Aunque no tiene arena fina ni paradisíaca, al menos no es una playa de rocas. El mar, como siempre, está cristalino y tiene un toque turquesa que te vuelve “ñoña”.  David y Dei se han bañado pero yo no he sido capaz, porque aunque hacía calor, el agua estaba fría (recordad que son los mismos que no tienen mantita en su salón, seguro que os da una idea de su sensación térmica). Algunas partes de la orilla están plagadas de rocas, pero otras tienen el acceso de arena, por lo que lo ideal es darse un paseo y elegir el acceso que más os guste.

A eso de las 14.00h el hambre ha podido con nosotros y hemos regresado a Victoria, donde hemos paseado por las calles principales para comprar algunos regalos. En una de las tiendas nos han explicado que el típico ojo de Osiris, que aparece en todos los barquitos, es un talismán para proteger a los navegantes. (Aquí os dejo un artículo que lo cuenta estupendamente).  David y Dei se han comprado uno y yo lo llevo como regalo para Fran.

Hemos comido en el Bellusa, situado en una de las callejuelas que da a la plazuela principal de Victoria, donde también hay un mercadillo. El bocadillo de jamón y queso, con tomate y lechuga está a 3,5€ y el de atún con aceitunas y cebolla también. Estaban muy ricos. Dei se ha decantando por una pizza que ha costado 6€ y la verdad era un poco triste pues sólo llevaba tomate, aceitunas, alcaparras y orégano.  Él se ha quedado contento y dice que estaba buena, eso es lo importante!

Después hemos llegado a la Blue Window (Azure Window) pasando por San Lawrenz. Era nuestro objetivo y allí hemos estado alrededor de dos horas disfrutando de un paisaje que te invita a reflexionar y a sonreír frente a la inmensidad del mar y la luz del cielo. Hemos tenido la suerte de llegar un rato antes del atardecer y hemos contemplado la caída del sol, con la explosión de colores que eso conlleva. Como viene siendo habitual en estos tres días que llevo aquí nos hemos hecho un auténtico reportaje fotográfico y hemos conseguido fotos realmente bonitas. Desde aquí hemos grabado el segundo videoblog.

Una vez se ha puesta el sol, hemos vuelto a Victoria para ver la ciudad iluminada pero no hemos aguantado mucho rato porque estábamos muy cansados. A las 18.15h hemos conseguido coger el ferry que salía de vuelta a Malta.

De nuevo en Cirkewwa y tras observar que el mini perdía mucha agua y que la temperatura del motor subía en exceso, hemos decidido comprar agua y echarle.  Parece que mañana, después de dejarme en el aeropuerto, David y Dei tendrán que llevarlo al taller. Esperemos que no sea nada grave!

La noche ha terminado con una tortilla de patatas y una ensalada buenísimas, que Dei nos ha preparado. ¿Qué más se puede pedir?

Los tres aventureros en Blue Window

Los tres aventureros en Blue Window

Y aquí termina mi tercer día de visita en Malta, un regalo de cumpleaños maravilloso, de unos amigos maravillosos, con los que he pasado unos días increíbles. Gracias, porque ha sido un honor ser la primera que os visita en vuestro nuevo hogar en Malta. Yo me he sentido como en casa, y en familia. Gracias  ¡2012!