Author Archives: Lola

Día 290: ¡Hasta pronto Malta! Volveremos…

Día 290: ¡Hasta pronto Malta! Volveremos…
Mini biblioteca en la playa de Sliema

Mini biblioteca en la playa de Sliema

Como ya contamos con dos días más y el encanto de Malta hizo desaparecer el enfado que arrastrábamos por Vueling, los no vuelos, los aviones con luces de coches que sobrevuelan las fiestas reggae, las atenciones al cliente y la broma de pagar otro billete, hoy hemos decidido volver a las playas del Surfside. Pasado el mediodía hemos llegado Fran, Dei y una servidora (David ha preferido bajar más tarde) a la bahía para bañarnos, tomar el sol y picotear con galletis, Bigilla (una salsa maltesa a base de no sé muy bien qué) y unas cervezas. Recomendamos esta playa de piedras porque además de estar al lado del Surfside, local donde se celebra The Parranda, está céntrico, ofrece libros gratis para leer (en un armario bajo la torre del socorrista) y regalan unos ceniceros de playa con forma de monedero estupendos.

Después del picoteo hemos intentado buscar un pastichi mientras esperábamos el autobús que nos llevaría hasta Bugiba para ir al Café del Mar, pero no lo hemos encontrado (nos quedamos con las ganas de probarlo, que dicen que por 30 céntimos matas el hambre y encima están bastante buenos) y nos hemos pedido un bocadillo para llevar. Hemos esperado el bus número 12 pero al ver que no llegaba hemos cogido 222 con la esperanza de poder hacer transbordo en Bugibba. Finalmente ha habido una incidencia en la línea del 12 y hemos ido andando hasta el Café del Mar.  El paseo ha merecido la pena porque tomarte una botella de vino blanco y ver atardecer en la piscina “infinity” de este local no tiene precio. Hacía demasiado viento, pero no ha conseguido borrarnos la sonrisa.

Momento locura en el Café del Mar

Momento locura en el Café del Mar

A eso de las 19.00h han llegado Laura y Joana y tras terminar de ver la caída del sol, hemos decido ir a ver a Elena y Lola a bailar flamenco al Angelo’s. Allí las hemos encontrado junto a las hermanas y la madre de Lola.  Entre sevillana y sevillana, a las que me he atrevido a bailar una -descalza y sin recordarlas demasiado bien- hemos cenado una hamburguesa. Unas cuantas cervezas y la indecisión por ser la última noche, nos han llevado a “re-liarnos” en la van de Manuel, a quien hemos llamado para que supuestamente, en principio, nos llevara a casa. Como no podía ser de otra manera hemos acabado en Paceville. Lola, su hermana María, Elena, su vecino Jose, Dei, Fran y yo lo hemos dado todo “tarimeando” en el Footloose. Hemos acabado en Native. Una última noche de risas y baile que hemos coronado con unas pizzas de atún a las que ha invitado Lola.

Vídeo de una de las sevillanas que se han marcado Elena, Lola y sus hermanas, Isa y María, en el Angelo’s:

Nos quedamos con unos recuerdos increíbles, con gente a la que hemos conocido estupenda, que ya saben donde tienen casa; con una Parranda en el cuerpo (que aunque podrían haber sido dos, menos es nada); con habernos entusiasmado como niños bajo el agua, con tan sólo unas gafas y un tubo; con atardeceres espectaculares; con un moreno que esperamos tarde en irse; con picaduras de mosquitos que parecen heridas de guerra; con unos kilos de más; con un sabor a Captain Morgan y James Cook que será difícil de olvidar;  con una toalla de playa de menos que le regalamos, con mucho gusto, a María -la hermana de Lola; con un vuelo de menos y un billete de más; con menos dinero en la cuenta pero con muchas sonrisas, experiencias y ganas de volver. Pero nos quedamos sobre todo con unos anfitriones increíbles (que lo parten, que son canelita en rama- de la güena) que nos han hecho sentir como en casa: David y Dei. ¡¡¡Gracias!!!  Inhobbukhom hafna!

Día 287: Lola y Fran bajo el agua de la Azure Window

Día 287: Lola y Fran bajo el agua de la Azure Window

Hoy martes hemos decidido alquilar un coche mientras el Rojito está en el taller para dejar a David y Dei descansar un poco de nosotros, que deben estar un poco harticos… Nos han ofrecido un Chevrolett Spark, que hemos conseguido a través de Budget (Avis) a razón de unos 29 € al día. Como nos salía más barato alquilarlo tres días (martes, miércoles y jueves) en lugar de dos, hemos optado por aprovecharlo. Este primer día con coche hemos cogido el Ferry en Cirkewwa para ir hasta Gozo. Nos ha costado 20€ el traslado de dos personas y un coche- ida y vuelta- hasta la isla vecina. Un trayecto que por cierto se paga a la vuelta, en el puerto de Mgarr.

Għajnsielem

Għajnsielem

Allí es, precisamente, dónde hemos desembarcado a las 13.00h. Desde este punto de la isla de Gozo hemos decidido recorrer todos los pueblos de Este a Oeste. Pasando por Ghajnsielem (ciudad que- creo- acoge la enorme cúpula que se ve desde Malta y Comino), Qala y Nadur, hemos llegado hasta la Ramla Bay, una playa al norte, pero en la que no nos hemos bañado porque yo ya la conocía de la última vez que estuve en Malta con Dei y David y porque Fran prefería descubrir otros lugares. Hemos estado en Marsalforn, un pueblo cercano a Ramla Bay, también al norte de la isla con una pequeña bahía donde hemos comido un sandwich que habíamos preparado.

Para aprovechar el tiempo, pensamos en tomar café en Victoria, donde había mercadillo, pero tras dar un paseo por la ciudad, el calor nos ha empujado directamente a buscar la Azure Window. Era el destino más esperado, sobre todo para Fran, que no lo conocía, había visto las fotos y además le habían comentado que era una de las localizaciones de Juego de Tronos. Nos ha costado llegar hasta ella porque hemos pasado por diferentes pueblos como Zebbug, Ghasri, Gharb y San Lawrenz, y porque hemos intentado encontrar la referencia que hacía en un cartel a Ulises. Llamados por la curiosidad al intuir que la leyenda tendría protagonismo en algún punto de la isla, hemos dado unas cuantas vueltas sin encontrar finalmente nada. Ahora desde casa y con ayuda de Internet, sí hemos conocido que cuenta la tradición que Gozo es la Ogigia de la Odisea, y cerca de Xaghra está la cueva de Calypso, que al parecer fue la hermosa ninfa que cautivó a Ulises durante siete años, mientras Penélope le esperaba. ¿Qué romántico, verdad? Bueno…Aquí os dejo un artículo de Público donde explica algo más de este mito y del protagonismo de la isla de Gozo en la leyenda de Ulises.

Zona para bañarse en la Azure Window

Zona para bañarse en la Azure Window

Preparados con gafas y tubo, hemos buceado debajo de la Azure Window, que hasta ahora yo siempre había visto desde arriba y que Fran aún no conocía. Como era de esperar, nos ha sorprendido la inmensidad del azul mediterráneo en todas sus tonalidades (desde el turquesa al azul oscuro), los peces, los corales y la vegetación marina. Además las vistas desde abajo también son impresionantes, te sientes muy pequeño bajo esa enorme roca. Por cierto, no olvidéis llevar “cangrejeras” o chanclas atadas porque resbalan mucho las piedras que llevan al acceso del agua bajo la “Ventana”. Las probabilidades de caer al agua con la mochila puesta (cámara de fotos, tabaco y cartera incluidas), son muy altas. Un último cigarro en el lugar donde Khaleesi y Drogo, uno de los protagonistas de Juego de Tronos, se casaron y tras habernos hecho las correspondientes fotos hemos vuelto hacia Mgarr para coger el Ferry de vuelta a casa de David y Dei.

Iglesia de Mosta

Iglesia de Mosta

Lo destacable de Gozo es que tiene más vegetación y la vista es más bonita que en Malta mientras recorres la isla en coche. Un día más hemos disfrutado del mar, del sol y los atardeceras desde este punto del Mediterráneo, de cada pueblo, cada uno de ellos, con su iglesia enorme, sus calles y casas de color arena. Casi todos, por cierto, preparados para las fiestas o reponiéndose de ellas.

Esta noche de martes hemos cenado en Mosta en casa de Lola y Elena con Cristina, David, Dei y María (hermana de Lola que también está de visita en la isla). Con cervezas, vino, tortilla de patatas, ensalada, pisto, humus y lomo hemos terminado un día estupendo.  A la luz de las velas en la terraza de la casa de Lola y Elena, con la cúpula de la catedral de Mosta al fondo y con lluvia de estrellas incluida.

Día 285: ¡Peor que en Benidorm!

Día 285: ¡Peor que en Benidorm!

Este domingo, como era de esperar, no hemos madrugado. Tocaba día de playa y quizá nos hemos equivocado al elegir Melieha porque estaba abarrotado de gente. Como ya sabréis esta playa es de arena y una de las más largas de la isla; a pesar de ello, la cantidad de gente ha hecho que no podamos disfrutarla del todo, aunque el agua estaba buenísima. Hemos llevado arroz y pasta para comer en la playa. Al llegar nos hemos encontrado con Ana y Dani, también conocidos como “los Paredes” y hemos pasado un buen rato con ellos. Ha sido una tarde tranquila tomando el sol, escuchando música y leyendo.

Popeye Village

Parada en Popeye Village

Volviendo de esta parte de la isla, como está de camino a casa de David y Dei nos han acercado con el Rojito hasta Popeye Village. Después de unas cuantas fotos en este pueblo con encanto, que Fran no conocía, hemos podido disfrutar del atardecer volviendo hacia Balluta. En el camino nos ha sorprendido ver en la bahía Qallet Markua a unos caballos bañándose en el mar.

Cuando hemos llegado a casa, Fran se ha ido a dar un masaje con Alejandro Frechoso, ya que tenía molestias en la espalda, y como lo conoció el otro día en la Parranda, decidió aprovechar para dárselo aquí a buen precio. Después de una ducha y de que Dei nos deleitara con otra cena buenísima, hemos hecho el intento de ver la peli “Extraterrestre”, nada recomendable. Tan sólo ha sido un intento, porque el sueño nos ha vencido.

Día 284: Fiestas de guardar

Día 284: Fiestas de guardar
Hoy era sábado The Parranda y como cualquier fiesta de guardar, hemos intentado descansar para estar al 100% por la noche. Nos hemos levantado tarde y tras un desayuno de campeones- con su tostada de tomate, huevo revuelto, café y zumo-  nos hemos ido al Tower a comprar. David y Dei tenían trabajo que hacer, por lo que Fran y yo hemos decidido ir a nadar al muelle de Balluta. Con las gafas y el tubo, hemos pasado un buen rato bajo el agua disfrutando de la vegetación y los pececillos; parece increíble que tan cerca del muelle y la gente haya todo un mundo… Al volver, Dei había preparado un arroz con verduras buenísimo, y lo hemos reposado bien… Este sábado tarde ha sido de relax, cafelito y un par de pelis: “Primos” y “Promoción Fantasma”, la primera más recomendable que la segunda.
The Parranda

The Parranda

David y Dei se han ido a preparar la Parranda y nosotros hemos cenado en casa. Cuando hemos decidido salir de casa para irnos The Parranda, nos ha sorprendido aparecer en Sliema Ferries mientras intentábamos llegar al Surfside atajando. Nos habían dicho que por el interior podíamos atajar, pero el resultado ha sido una hora caminando, eso sí, hemos podido ver todo el paseo marítimo de Sliema. Aún así, hemos llegado a tiempo para “Parrandear”. La fiesta, como no podía ser de otra manera, ¡nos ha encantado! Hemos conocido gente estupenda, hemos bailado al son que marcaba la Kinky Blonde y nos han dejado un cuerpo estupendo todos los Long Island que nos hemos tomado. Después de cerrar la Parranda, nos hemos vuelto a casa, esta vez por la costa, para no perdernos.

Día 283: Conexión en directo desde Marsaskala

Día 283: Conexión en directo desde Marsaskala

Hoy hemos estado de “turisteo” por la zona sur de la isla. La primera parada ha sido San Peter’s Pool, donde Dei y Fran han saltado desde una de las rocas más altas – yo me he unido a un pequeño salto de no más de 2,5metros- y hemos visto a Pele, un señor famoso por sus espectaculares saltos desde los puntos más altos de estas piscinas naturales. Al parecer lleva visitando cada día este lugar y tallando en la piedra cada salto que hace.

Antes de ir a comer hemos decidido ir a darnos otro baño en Pretty Bay, una playa que también está situada al sur de Malta, en Birzebbuga, y en la que Dei y David todavía no habían estado. Nos ha gustado bastante, ya que es una playa de arena bastante amplia. La pena es que justo enfrente hay un puerto de carga que afea bastante el paisaje y el agua no está demasiado limpia.

En el Zion

En el Zion

Hemos decidido comer pescado en Marsaslokk. Hemos comido en el Rising Sun Bar, el restaurante de un “ya amigo” de David y Dei. Es el bar más auténtico y barato de todo Marsaxlokk, aunque hoy nos ha salido un poco más caro que de costumbre (17€ por cabeza), pero tenemos que reconocer que nos hemos puesto las botas de pescado, pulpo, patatas y ensalada.

Para bajar la comida nos hemos ido a tomar una copa (1,70€ y buen tamaño) en el Zion en Marsaskala…. Para no perder la costumbre os dejamos una vídeo-crónica, ya que ellos no se animan, os lo cuento yo desde esta barca. Sí, lo sé, yo tampoco entiendo muy bien por qué me subí al barquito ;P

Día 282: Las piscinas naturales de Sliema

Día 282: Las piscinas naturales de Sliema

Soy Lola, ya estuve de visita por Malta en Noviembre y esta vez he vuelto acompañada de Fran para disfrutar del verano en Malta. Hoy hemos ido los dos a visitar Valletta. Hemos cogido el bus número 22 y después de que nos diera una gran vuelta, hemos llegado a la capital. La ciudad se desvestía de las fiestas que han sido hace no mucho y todavía quedaban luces, guirnaldas y gran cantidad de esculturas de Santos y Vírgenes. Pese a esa decoración, la Valetta sigue teniendo ese aire decadente; una ciudad extraña, vieja, de color de piedra que sin embargo cuenta con una gente muy amable y unas vistas espectaculares. Tras andar casi todas las calles, el calor nos ha obligado a irnos de vuelta hacia Sliema.

Piscinas naturales junto al Surfside

Piscinas naturales en Sliema

Hemos decidido bajarnos un poco antes de Balluta y tras andar un buen rato, comernos los bocadillos por el camino y preguntar en varios locales para alquilar un coche, nos hemos encontrado con el Surfside. Me ha hecho tanta ilusión reconocerlo que nos hemos tomado el café en la terraza que está a la altura del paseo marítimo. Por cierto, un café con Baileys gigante y buenísimo, algo caro, pero muy rico. A Fran le ha encantado el lugar por las vistas a las piscinas naturales, así que hemos terminado también pidiéndonos un GinTonic. Gracias a la conexión wifi “free” nos hemos puesto al día con la historia del Malta, hemos dado envidia a nuestro amigo Víctor enviándole algunas fotos y hemos esperado a que Dei viniera y se tomara algo con nosotros.

Finalmente no hemos podido resistirnos a bañarnos en las piscinas naturales que están junto al Surfside y después de haber salvado unos cuantos gritos por la extraña sensación de tocar el musgo adherido a las piedras, hemos disfrutado, como siempre en Malta, de un agua súper limpia y con buena temperatura. De vuelta a casa de David y Dei, nos hemos encontrado con el kiosko Dixies, allí hemos pedido una pizza rúcula y jamón y una mini-botella de vino blanco, que era peor que cualquier vino peleón. Lo bueno es que el atardecer, estas vistas y lo buena que estaba la pizza han hecho que terminemos el día de lujo.

Para rematar, una peli en casa :” Una pistola en cada mano”, de Cesc Gay. Muy recomendable con protagonistas como Ricardo Darín, Luís Tosar, Javier Cámara, Leonor Watling, Eduardo Noriega y Candela Peña, entre otros. Profunda, divertida y directa, aborda temas muy humanos. Diferentes historias con diferentes parejas de actores en las situaciones más surrealistas.

Día 56: ¡Lo hemos gozado! Azure Window (Blue Window)

Día 56: ¡Lo hemos gozado! Azure Window (Blue Window)

Hoy nos ha costado menos levantarnos y Dei nos ha sorprendido preparando el desayuno: tostadas con aceite y tomate. Un desayuno completo para tener fuerzas y recorrer toda la isla de Gozo. A las 11.15h hemos llegado a Cirkewwa, el puerto situado al Noroeste de Malta donde se coge el ferry a las islas de Gozo y Comino.  Hemos perdido ese barco, pero hemos cogido el siguiente que ha salido a las 12.00h. A pesar de que íbamos con el mini, no ha sido especialmente caro: el coche 15,65€ con conductor, mientras que el billete por persona cuesta  4,65 € y en menos de 25 minutos estás en Gozo. Antes de llegar allí, hemos pasado por Popeye Village, donde puedes ver los bonitos decorados que dejó el rodaje de esta película en la isla y que merece la pena observar desde la carretera de acceso. Ha sido dese allí desde donde lo hemos visto, no hemos llegado a entrar dentro del poblado.

Un sol maravilloso (sí, me encanta esa palabra) nos ha vuelto a acompañar en este día y junto al paseo en barco con la brisa marina le van a venir estupendamente a mi cutis, que está algo cansado de Madrid. Me habría gustado coger algo de color en estos tres días, pero hoy ha sido el último y a pesar de que ha hecho bastante sol desde que vine el pasado sábado, me parece que no ha sido suficiente… Una razón de peso para volver lo antes posible ;). Os dejamos con el videoblog de esta mañana.

El puerto donde atraca el ferry en Gozo está situado en Mgarr  al sur de la isla. Desde ahí hemos ido hasta Victoria, que es  la ciudad más representativa, para dirigirnos luego a la que nos han dicho que es una de las playas más bonitas de Gozo: Ir Ramla Bay 

El trayecto no ha sido largo, porque la isla es muy pequeña, y ha sido muy entretenido porque nos ha sorprendido que el paisaje fuera tan verde. A diferencia de los recuerdos que tenía (de sol, roca y mar) Gozo es mucho más verde de lo que pensábamos;  es bonito porque al ir en coche tienes una vista panorámica de toda la isla, donde los paisajes están salpicados por abundantes huertecitos y plantaciones.

Como sabéis David y Dei me han llevado en el súper bólido a la playa Ramla Bay, pero el bus 302 también te lleva hasta ella, pasa por Nadur, que es un pueblo pequeño pero con encanto. La playa tiene un chiringuito con buena pinta, pero ahora está cerrado, así que si vais en estos meses de invierno llevad una Bavaria, Cisk o similar, sobre todo si el calor aprieta. Aunque no tiene arena fina ni paradisíaca, al menos no es una playa de rocas. El mar, como siempre, está cristalino y tiene un toque turquesa que te vuelve “ñoña”.  David y Dei se han bañado pero yo no he sido capaz, porque aunque hacía calor, el agua estaba fría (recordad que son los mismos que no tienen mantita en su salón, seguro que os da una idea de su sensación térmica). Algunas partes de la orilla están plagadas de rocas, pero otras tienen el acceso de arena, por lo que lo ideal es darse un paseo y elegir el acceso que más os guste.

A eso de las 14.00h el hambre ha podido con nosotros y hemos regresado a Victoria, donde hemos paseado por las calles principales para comprar algunos regalos. En una de las tiendas nos han explicado que el típico ojo de Osiris, que aparece en todos los barquitos, es un talismán para proteger a los navegantes. (Aquí os dejo un artículo que lo cuenta estupendamente).  David y Dei se han comprado uno y yo lo llevo como regalo para Fran.

Hemos comido en el Bellusa, situado en una de las callejuelas que da a la plazuela principal de Victoria, donde también hay un mercadillo. El bocadillo de jamón y queso, con tomate y lechuga está a 3,5€ y el de atún con aceitunas y cebolla también. Estaban muy ricos. Dei se ha decantando por una pizza que ha costado 6€ y la verdad era un poco triste pues sólo llevaba tomate, aceitunas, alcaparras y orégano.  Él se ha quedado contento y dice que estaba buena, eso es lo importante!

Después hemos llegado a la Blue Window (Azure Window) pasando por San Lawrenz. Era nuestro objetivo y allí hemos estado alrededor de dos horas disfrutando de un paisaje que te invita a reflexionar y a sonreír frente a la inmensidad del mar y la luz del cielo. Hemos tenido la suerte de llegar un rato antes del atardecer y hemos contemplado la caída del sol, con la explosión de colores que eso conlleva. Como viene siendo habitual en estos tres días que llevo aquí nos hemos hecho un auténtico reportaje fotográfico y hemos conseguido fotos realmente bonitas. Desde aquí hemos grabado el segundo videoblog.

Una vez se ha puesta el sol, hemos vuelto a Victoria para ver la ciudad iluminada pero no hemos aguantado mucho rato porque estábamos muy cansados. A las 18.15h hemos conseguido coger el ferry que salía de vuelta a Malta.

De nuevo en Cirkewwa y tras observar que el mini perdía mucha agua y que la temperatura del motor subía en exceso, hemos decidido comprar agua y echarle.  Parece que mañana, después de dejarme en el aeropuerto, David y Dei tendrán que llevarlo al taller. Esperemos que no sea nada grave!

La noche ha terminado con una tortilla de patatas y una ensalada buenísimas, que Dei nos ha preparado. ¿Qué más se puede pedir?

Los tres aventureros en Blue Window

Los tres aventureros en Blue Window

Y aquí termina mi tercer día de visita en Malta, un regalo de cumpleaños maravilloso, de unos amigos maravillosos, con los que he pasado unos días increíbles. Gracias, porque ha sido un honor ser la primera que os visita en vuestro nuevo hogar en Malta. Yo me he sentido como en casa, y en familia. Gracias  ¡2012!

Día 55: Marsaxlokk. Tv, pescado y sol

Día 55: Marsaxlokk. Tv, pescado y sol

Este domingo hemos visitado un pueblo pesquero  situado en la parte este de la Isla de Malta. Se llama Marsaxlokk y es realmente lindo. Un pueblecito levantado frente a una bahía, de tradición pesquera,  con unas vistas preciosas y el encanto de lo “pequeño, tradicional y lo auténtico”.

Marsaxlokk Tv

Marsaxlokk Tv

Nos ha costado levantarnos tras la fiesta de ayer en Paceville pero lo hemos conseguido, a las 13.00h hemos llegado a Marsaxlokk porque era día de mercadillo y queríamos llegar a tiempo. El día de mercado es sólo los domingos, es recomendable estar un poco antes, que si no, ya sabes cuando llegues puede estar  “tó el pescao vendío”… Josito, tenía el día libre y se ha venido con nosotros,  su 1,80 y pico no le ha impedido meterse en el mini, hemos cabido los cuatro muy bien, todavía queda espacio para otro. Para llegar nos hemos perdido un poco y hemos aparecido en mitad del campo donde había un televisor viejo sobre una roca. Un objeto que nos ha servido para provocar una caravana de coches, conocer gente y hacernos esta fantástica foto!

Pescado fresco

Pescado fresco

Hemos llegado y el mercado todavía estaba abierto, muchos puesto de pescado fresco al lado del mar y muchos bares y restaurantes donde poder tomar algo. Después de pasear por todos los puestos y comprar algunas cosas para el hogar maltés de Dei y David y un trajecito para Bruce (el perro de Vane), hemos ido a comer.  El restaurante ofrecía un menú estupendo: por 10€ un plato con tres tipos de pescado: atún, emperador y lampuki   (el pescado típico de Malta, ha sido el que más nos ha gustado) acompañados por patatas fritas y ensalada. En total por 12 euros hemos comido realmente bien, porque la pinta (medio litro de Cisk) nos ha costado 2 euros. La pena es que no recordamos el nombre, pero os podemos decir que estaba frente al mercadillo, con unas sombrillas de Cisk y lo regentan 3 hermanas, de hecho el nombre hace referencia a algo así como: “Three sisters…”  Después nos han recomendado el Café de París, pero ya habíamos vuelto hacia la otra parte de la isla.

Antes de que anocheciera, hemos ido a la Valetta, una ciudad que me recuerda mucho a La Habanna. Desde que visité por primera vez Malta, me cautivó la capital por sus callejuelas empinadas, fachadas destartaladas, la ropa tendida… Es como si la ciudad se fuera a derrumbar en cualquier momento. Hoy hemos paseado por sus calles que ya están iluminadas con motivos navideños y hemos tomado un café con Lali, Seba (que luego se enfada si no lo nombro 🙂 ) Vane, Granada y el resto de españoles que estaban allí. Nos hemos llegado también a una tienda de Todo 100 para comprar cosas para la casa. Se llama Tal-Lira y es una cadena muy conocida en el país, seguro que os saca de algún apuro en cualquier momento. Eso sí, no esperéis encontrar chinos, a Malta todavía no han llegado…

A eso de las 20.00h hemos venido a casa para descansar, cuando Josito, Ana y Vane nos han invitado a cenar a su casa. He preparado pollo con nata, que esta vez hemos acompañado con pasta. Mientras, hemos intentado recuperar la conexión a Internet aunque hasta muy entrada la noche ha sido imposible. Al parecer Melita (una de las teleoperadoras de la Isla) ha fallado durante unas horas…  Por cierto que Bruce, el chihuahua de Vane, ha estrenado su nuevo modelito (adquirido por Josito en el mercadillo -choni- de Marsaxlokk), y aunque se le vía un poco incómodo, seguro que estará calentito. Y es que aquí empieza a hacer frío y aunque no lo creáis Dei y David todavía no tienen mantita en el sofá. Quien venga a visitarles que les traiga un par, yo porque no lo sabía si no…. Es que sin mantita, este salón no es un salón!!!

El día ha sido estupendo, hemos comido pescado frente al mar en Marsaxlokk, paseado por una Valetta ya navideña y cenado pollo con nata, vino y buena compañía. Mañana nos espera Gozo, no os lo podéis perder…

Vuelvo a dejar una galería con unas cuantas fotos.

Día 54: Lola ya está aquí y, ¡todo es maravilloso!

Día 54: Lola ya está aquí y, ¡todo es maravilloso!

Sí, soy yo, Lola, para otros muchos María Serrano, la “suertuda maravillada” que ha visitado por primera vez a los protagonistas de La aventura de Malta. Tras esta breve presentación, obligada por Dei, os cuento cómo he vivido mi llegada a la isla.

Los Davices me reciben en el aeropuerto

David y Dei me reciben en el aeropuerto

El avión ha sido tan puntual que me ha sorprendido, Ryanair se ha portado esta vez. A las 13.30h he aterrizado en Malta y me ha recibido un tiempo delicioso: sol y una temperatura estupenda, algo que se agradece tras el frío de Madrid y el madrugón para coger el vuelo.

Creía que Dei y David me esperarían en la puerta de salida con globos y un cartel de bienvenida, pero el nuevo bólido les ha jugado una mala pasada y no han llegado a tiempo; para no perder la costumbre han llegado tarde pero esta vez no por su culpa…, ahora os contaré. Y pasado el tiempo que dura un cigarro, ahí estaban con su nuevo coche, que se abría camino entre el resto de automóviles del aeropuerto con toda la gracia: “Hacían gentes”, que se dice en mi pueblo, es decir, todo el mundo los ha mirado…

Les he echado esta foto antes de bajarse del coche, para luego darles uno de esos abrazos que reconfortan y con los que no puedes dejar de sonreír. Me han explicado que han llegado tarde porque el coche, aparcado frente a su casa, no les ha arrancado antes de salir hacia al aeropuerto. Pero tras pedir ayuda a un maltés (muy amable) han empujado al coche por una cuesta y lo han conseguido arrancar.

Me han dado a elegir el lugar que visitar, pero después de 5 años de mi primera visita a Malta y con los nervios de la llegada, he preferido que elijan ellos. El destino ha sido Mdina, una ciudad preciosa donde me han invitado a comer en el Fontanella, un bocadillo de pollo y una pinta de cerveza, todo estaba buenísimo. Muy típico nuestro, hemos estado haciendo un reportaje de fotos para la posteridad.

Antes de que anocheciera hemos ido al Dixie, donde he conocido a una parte de los españoles que David y Dei conocen en Malta. Casualidades de la vida, he estado con Lali, una compañera de trabajo que también ha decidido venirse a vivir a este pequeño país. Tomando una cerveza nos han animado a ir a una fiesta que “iba”, y ahora os explico el porqué de ese verbo en pasado, a tener lugar en el Surf Side. La fiesta prometía porque con 6€ aseguraban bebida y comida, pero al final la noche ha sido totalmente diferente. En lugar de estar en el Surf Side, hemos estado en casa de Jarlé (o como se escriba, nadie lo sabe) y Gorka. Una fiesta en casa de estos dos chicos que se han visto con 50 españoles, por lo menos, ocupando su estupendo hogar. Menos mal que tenían patio. Ahí he conocido a Carmen, Cristian y César, y otros tantos, como Granada y las tres chicas de Albacete…

La fiesta en la casa se acabó pronto, así que hemos ido al Juuls, donde te puedes tomar unos mojitos de fresa exquisitos (7€), bailar reggae y sorprendentemente fumar en su interior. El sitio estaba lleno y como queríamos cambiar de música, hemos ido Paceville, la zona de discotecas. Hemos estado en el Native, bailando música latina, española y rumbas…Ha sido realmente divertido, porque el camarero nos ha invitado a dos bandejas de 12 chupitos (que vale 9,90€), dos copas (2,50€) y una jarra de Vodka con Redbull, que eran pedidos que sobraban de gente que les pedía y luego se piraban y/o no pagaban ni volvían, así que en vez de tirarlo nos lo dieron y como os imagináis, ese camarero se ha ganado nuestra simpatía en un momento. Animados por el alcohol hemos aguantado hasta que hemos decidido cambiar de bar para ir al Hugo’s, una discoteca donde hemos bailado un poquito de techno house.

Ha acabado la noche, después de tomar una hamburguesa y andar un buen rato hasta llegar a casa. Las agujetas de bailar ya se notan y el sueño y el cansancio me pueden así que me voy a dormir en el colchón hinchable muy cómodo (que estreno hoy) y feliz por estar disfrutando otra vez de la compañía y las risas de David y Dei.

Pd: No dejéis de ver las fotos que adjunto aquí abajo 🙂