Author Archives: Fran

Día 289: ¡Nos quedamos dos días más!

Día 289: ¡Nos quedamos dos días más!

El Jueves ha amanecido un poco convulso. Después de desayunar, y sin saber muy bien cómo, nos ha dado por pensar:

      – Nuestro vuelo de vuelta, HOY jueves por la noche, salía a las 00:25 no?
      – Sí, esta noche, claro…
      – ….
      – Te imaginas qué gracioso sería que con HOY jueves a las 00:25, se refiera realmente a ANOCHE, ya que las    00:25 de HOY fueron ANOCHE?
      – Sí, sería muy gracioso…
      – OH, WAIT!!

 

Efectivamente, nuestro vuelo fue uno de aquellos aviones tan luminosos que se veían ayer desde Paradise Bay…

Vueling NO MORE

Vueling NO MORE

Por resumir, y no centrarnos en la odisea con Vueling, decir que, aun sabiendo por una conocida de Dei que, en estos casos, y como otras compañías, Vueling tiene una opción llamada «rescate» con la que poder comprar un segundo billete a un precio más barato de lo normal, no hemos podido hacer nada porque no hemos podido contactar con absolutamente nadie de la compañía. No disponen de ventanilla en el aeropuerto de Malta, y ninguno de los teléfonos que hemos ido consiguiendo han dado respuesta alguna, ni desde aquí ni desde España. Sólo parece que la presión en redes sociales – por Twiter-, al final del día, puede conseguir que nos hagan algo de caso, pero la respuesta es muy lenta y no podemos arriesgarnos a quedarnos sin billete para el sábado, siguiente vuelo de Vueling. En fin, que no nos ha quedado otra que comprar dos billetes de nuevo y pagar el precio normal por ellos…

Después de dedicar la mañana a ir al aeropuerto por si podíamos arreglar algo, y esperar respuesta de Vueling, que no llega, hemos vuelto a casa para comer con David y Dei, dormido una siesta, y por la tarde María y yo hemos ido a devolver el coche de alquiler al hotel Hilton de St Julians. Habíamos quedado después con David y Dei en la playa del Fresco’s, cerca de casa, y nos hemos bañado muy poco porque el agua estaba muy sucia. Creo que al nivel de suciedad no ayudó que una niña pequeña que estaba con su madre en la orilla, se haya dado cuenta, por el peso que le provocaba en el bañador, de que había, digamos, hecho de vientre, y aunque lo intentaba controlar no podía con el peso en su pequeño bañador. La madre, rauda, al verlo, ha ido corriendo al encuentro con su pequeña criaturilla para coger a su vez su pequeñito regalo y arrojarlo al mar con un ágil movimiento de mano. No hemos vuelto a bañarnos en la playa, por aquello de evitar sorpresas….

Exiles

Exiles

Laura le comentó a David que iban a una fiesta reggae (fiesta? reggae? otra vez??) y como teníamos una mezcla de cansancio y cabreo por nuestro despiste con el avión, preferimos tomar algo por la zona (la fiesta era en Qwara). Estuvimos tomando unas cervezas en el Exiles, un chiringuito junto al mar bastante chulo, con una Gramola en la que, por lo visto, cuando eliges una canción te la pone en la lista de reproducción detrás de las que ya hubiera, y se ve que había unas cuantas… Una vez ha sonado el «Dreams» de Cranberries que Dei había elegido un buen rato y un par de cervezas antes, nos hemos ido dando un paseo para casa.

Acompañada por unas tostas muy ricas de Dei y unas palomitas, hemos empezado a ver la pelicula «Cuento Chino», argentina y protagonizada por Ricardo Darín, que a pesar de la buena pinta que tenía, no nos ha podido mantener despiertos a ninguno salvo a David, que permaneció atento al desenlace de la historia del pobre chino perdido en Argentina.

Día 288: Ghar Lapsi y más…

Día 288: Ghar Lapsi y más…
Ghar Lapsi

Ghar Lapsi

Hoy por la mañana Lola y yo hemos cogido el coche y hemos puesto rumbo al sur de la isla de Malta. Allí hemos pasado buena parte del día, entre las playas de Blue Grotto y Ghar Lapsi. Son playas pequeñas y sin arena, con lo que fundamentalmente hemos aprovechado para bañarnos y disfrutar de nuevo con las gafas de buceo, viendo los paisajes y los peces que siempre sorprenden. En la playa de Blue Grotto, más conocida, había mucha gente haciendo buceo con bombona, con lo que parece que el espectáculo bajo sus aguas y sus grutas debe ser impresionante. Lo dejamos para nuestra siguiente visita… Recomendamos ir a Ghar Lapsi porque, aunque es un lugar frecuentado por muchas familias y niños, tiene sombra en una entrante de la ladera de la montaña rocosa que te permite bañarte en una piscina natural. La vegetación bajo esa piscina, que a priori no parece sorprender, te deja nuevamente con la boca abierta. Para llegar en bus a Ghar Lapsi hay que coger el 71 desde Valletta (sólo en verano) y para Blue Grotto el 201 desde el aeropuerto o también el 71 desde Valletta (sólo en verano).

Una vez nos hemos cansado de la playa, hemos pasado por la fábrica de Playmobil. Teniendo en cuenta que siempre he sido más de Lego, la verdad es que es muy gracioso ver figuras de playmobil de tamaño casi real, reyes, princesas, policías e incluso azafatos de vuelo. Hemos entrado dentro, donde está la comisaría, un helicoptero de policía en el techo, el dragón…en fin, un momento curioso en el que sentirte de nuevo como un niño entre juguetes…

Atardecer en Paradise Bay

Atardecer en Paradise Bay

Una vez en casa, nos hemos preparado para salir en dirección a Paradise Bay, donde el Juuls celebraba una fiesta Reggae en un bar junto a la playa. En lugar de entrar en el bar, hemos llevado bebida y nos hemos quedado disfrutando de la música reggae mientras veíamos atardecer y nos dábamos un baño en la playa. Entre copa y copa, veíamos aviones pasar por encima nuestra, saliendo y entrando en la isla…quién nos iba a decir en ese momento que en uno de ellos deberíamos estar subidos rumbo de vuelta a España…..

La fiesta ha sido muy divertida, y allí hemos estado con mucha gente conocida: Raquel y Kyle, Lola, Cristina, Elena, Laura, Juana, Bea…ha sido una noche muy divertida, y ya bien avanzada la fiesta, cuando la entrada era gratis,nos hemos metido dentro del bar para disfrutarla en primerísima fila. En esta isla se respira el Reggae por todos sus costados y la fiesta ha sido una clara muestra de ello. Al final, como suele pasar, nos hemos ido desperdigando, aunque no ha faltado el baño nocturno en Paradise Bay.  David, Dei, Cristina, Lola y yo hemos puesto rumbo a casa en el Chevrolet de alquiler, cerrando así un día muy divertido.

 

Día 286: Gran viaje a Comino y Cominotto

Día 286: Gran viaje a Comino y Cominotto

Hoy Lunes tocaba uno de los destinos más esperados: Comino. Hemos quedado en el puerto de Cirkewwa con Laura y Bea, y hasta allí hemos ido a lomos del Rojito. Nos ha dejado un poco preocupados por unos ruidos en un amortiguador trasero, así que un paso por boxes le vendrá de perlas. En el puerto nos esperaba nuestra lancha, cuyos ocupantes han empezado a hacernos la ola cuando nos han visto llegar con la caja de latas de cerveza…luego no estaban tan contentos al ver que tal y como subieron bajaron, y se quedaron sin olerlas…

Dei y Lola en la playa de Santa María

Dei y Lola en la playa de Santa María

La lancha nos ha llevado hasta la playa de Santa María en Comino, una playa de arena al parecer no tan conocida como Blue Lagoon, con lo que hemos preferido pasar la mayor parte del día allí, disfrutando de sus aguas cristalinas y con una temperatura ideal. María, como ha descubierto su vocación de submarinista, se ha pasado la mayor parte del tiempo con las gafas y el tubo viendo los peces de la zona. Para comer nos hemos llevado una tortilla de patatas y una ensaladilla rusa hechos por Dei, cous cous de Laura y algo de picoteo. Gracias a David hemos conseguido enfriar las cervezas, que ha conseguido que nos dieran hielo en el hotel de la isla.

Después de descansar un poco la comida, hemos cogido los bártulos y nos hemos ido andando a la Blue Lagoon. El paseo con el calor y la pesada nevera (ya que aun nos quedaban unas cuantas cervezas) ha valido la pena, ya que la playa es impresionante. Allí nos hemos bañado en cuanto hemos llegado, y hemos ido nadando hasta la pequeña isla de Cominotto. De nuevo, sus aguas cristalinas y arena blanca en el fondo nos han dejado unas imágenes del fondo del mar imposibles de borrar.
Atardecer en Comino

Atardecer en Comino

Pronto ha llegado nuestra lancha a recogernos, ya que habíamos quedado a las 19.00h. El piloto, Giovanni, ha resultado ser un cachondo y ha hecho que lo que parecería una simple vuelta a casa se convierta en uno de los momentos más divertidos hasta ahora del viaje. La música que tenía puesta en el barco invitaba a la fiesta, y hemos abierto unas cervezas para disfrutar del camino, y las hemos compartido con la gente que nos acompañaba en la lancha, algunos de Málaga, y con el propio Giovanni, que parecía encantado también. Como ha visto que había buen ambiente, nos ha acercado a algunas grutas de roca, acercándose hasta tocarlas con la mano, y nos ha dejado bañarnos en un par de paradas estratégicas entre las rocas. Nunca nos habíamos bañado en un sitio tan impresionante, con lo que nos ha faltado tiempo para saltar de la lancha siempre que nos dejaba. La puesta de sol en ese momento lo ha hecho un poquito más mágico si cabe. Claramente, Giovanni se había ganado una segunda cerveza. Para terminar, unos momentos de velocidad y giros inesperados han conseguido hacerme sentir como un niño pequeño, ¡hacía mucho que no nos divertíamos de esa forma! La empresa con la que hemos ido se llama Awesome Comino Ferries y sólo nos han cobrado 8 euros por todo. Totalmente recomendable.
Conexión en directo desde la lancha:

Una vez llegados a puerto, y de un rato de charla con los compañeros de Málaga, hemos cogido de nuevo el Rojito para volver a casa, exhaustos.
Como teníamos ganas de ver un poco de ambiente por St Julians, hemos ido por la noche al Juuls, donde estaban Elena, Lola y sus hermanas. Allí hemos tomado unas copas en la escalera de la calle y hemos terminado dentro, donde han caído otras cuantas. La vuelta a casa dando un paseo ha puesto punto y final a un día redondo.

Día 281: Atardecer en Għajn Tuffieħa

Día 281: Atardecer en Għajn Tuffieħa

Me presento, soy Fran, y llegué ayer junto a Lola a esta pequeña isla del mediterráneo para visitar a los «Davices». Vamos a estar 8 días en Malta, así que estos días narraremos nosotros nuestras aventuras en Malta. Nuestro primer miércoles en Malta lo hemos dedicado, como es de recibo, a disfrutar de una de las playas de arena que se encuentran por la isla, «Għajn Tuffieħa», junto con unas amigas de nuestros aventureros anfitriones. Para llegar hasta allí, he tenido el placer de conducir a ese bólido apodado como Rojito, que nos ha brindado algunos inestimables momentos de tensión cuando se ponía cabezón y no me dejaba meter las marchas. Todo era cuestión de mimo, así que con algo de paciencia y una vez aislado de los pitidos de los malteses que me querían comer, las marchas engranaban y hemos conseguido llegar sanos y salvos a nuestro destino (cosa ya de por sí admirable teniendo en cuenta el estado del asfalto por estos lares). El mar estaba bastante agitado (la bandera roja que había en la playa creo que tenía algo que ver…), pero eso no ha hecho sino hacer el baño algo más divertido. Primer baño de sol en Malta, cervezas, música y risas a orillas del Mediterráneo.

Atardecer en Għajn Tuffieħa

Atardecer en Għajn Tuffieħa

Una vez el sol ha empezado a ponerse, y en vista de que en el chiringuito de la playa habían puesto una zona con cojines y velas, nos hemos plantado allí no sin antes pasar por la barra a por un gin tonic por 2,30 euros (precio bastante barato y acorde al tamaño del vasito; entre unas cosas y otras cayeron 3 o 4). El alma yogui de María se ha despertado y ha despedido al sol del miércoles con algunas asanas (me acaba de chivar el palabro). Un poquito de música entre Ganyahmun, Muchachito y los Martires del Compás amenizaron la impresionante vista de la puesta de Sol y a la luz de las velas hemos seguido allí hasta pasadas las diez, hora en la que hemos levantado el campamento, más que nada porque había gente que se tenía que volver en bus.

Nosotros, de nuevo a bordo del bólido rojo y su divertido sistema de embrague «ahoraSí-ahoraNo», hemos llegado a casa y hemos puesto fin a un primer día en la isla que hace presentir lo a gusto que vamos a estar por aquí estos días….