Monthly Archives: agosto 2013

Día 312: Un cumpleaños diferente

Día 312: Un cumpleaños diferente
En la puerta de Mdina

En la puerta de Mdina

Hoy es un día especial, es mi 28º cumpleaños! Dei nos ha dejado solos porque con estos días de guía turístico se le ha ido acumulando trabajo. Así que hoy hemos aprovechado y nos hemos levantado un poquito antes para aprovechar el día.  Por la mañana hemos ido a Mdina,  una ciudad amurallada situada en el centro de Malta. Hemos visitado la oficina de turismo para conseguir un mapa y alguna que otra guía de Malta y Gozo, aunque sea un poco tarde, la guardaremos de recuerdo. Justo al lado hay una tienda de Mdina Glass, así que hemos estado echando un vistazo a las pequeñas y algunas no tan pequeñas obras de arte realizadas con cristal. Hemos visto posibles regalos que a la vuelta hemos comprado.

Después hemos estado paseando por la ciudad y hemos entrado en la Catedral de San Pablo, nos ha costado 5 € por persona, también incluye la entrada al museo de la catedral. Allí se pueden ver todo tipo de artilugios de la iglesia (pinturas, monedas,túnicas, etc). Si te gustan todo este tipo de cosas, te parecerá interesante, a nosotros no nos gustó mucho la verdad, bueno a mi madre sí.

Luego decidimos ir a visitar las catacumbas de Rabat, aunque al final no hemos entrado porque costaba otros 5€ por persona y estábamos un poco cansados. Así que hemos vuelto a coger el coche y nos hemos dirigido hacia el noroeste de la isla para ir a Ghajn Tuffieha Bay. De camino nos ha empezado a llover, pero una vez allí, saliendo del coche, ha empezado a llover con más fuerza, así que no hemos tenido que meter en el coche a esperar a ver si dejaba de llover. Después de llegar hasta allí no podíamos irnos sin ver la playa al menos, así que cuando ya no llovía tan fuerte hemos bajado a verla. La verdad es que era una playa bastante bonita, pero la lluvia no nos ha permitido quedarnos más tiempo. Así que después de haber bajado las interminables escaleras, nos ha tocado subirlas y hemos llegado arriba sin aliento.

Hemos vuelto a St Julians para comer, hemos pasado primero por casa de mi hermano, pero seguía liado y ha preferido quedarse en casa. Nosotros hemos comido en el Peppi’s, estaba todo muy bueno. Mi padre ha decidido probar hoy el conejo, parecía estar hecho de forma distinta al que probamos ayer en Xlendi, pero mi padre ha dicho que estaba muy bueno. Así que ahora tenemos la duda de como es el plato típico Maltese Rabbit…

Después de comer, Javi ha ido de nuevo a casa de Dei para ir a recoger a David al aeropuerto, que llegaba hoy después de haber estado más de dos semanas de vacaciones en España. Mientras tanto mis padres y yo nos hemos quedado en la piscina de su hotel, aunque más que una piscina parecía una bañera, pero para refrescarte era suficiente.

The Parranda

The Parranda

Por la noche, nos esperaba la famosa Parranda. Así que una vez estábamos arreglados, sobre las 21:00 , hemos ido a buscar a mi padres y nos hemos dirigido al Surfside. Cuando hemos llegado no había mucha gente ya que por lo visto se empieza a animar sobre las 23:00. Mientras tanto hemos estado cenando en plan picoteo, que hoy no teníamos mucha hambre, el clima húmedo nos la quita. Eso sí, no ha podido faltar una porción de tarta de chocolate para celebrar mi cumpleaños, así que Dei ha improvisado cogiendo una vela de las gordas que tienen en las mesas para que soplara y pidiera el deseo correspondiente.

Allí hemos conocido a muchos de los amigos de mi hermano y David, de algunos ya habíamos oído hablar en alguna ocasión. El ambiente que se crea cada sábado en el Surfside creo que es inmejorable para pasar un buen rato entre amigos. A eso de las 00:00 hemos decidido irnos a casa a descansar ya que estábamos agotados y así hemos dejado a mi hermano y David disfrutar de la Parranda a su aire.

 

Día 311: I love Gozo

Día 311: I love Gozo

Hoy ha tocado la visita a Gozo. Por la mañana, hemos cogido de nuevo el coche rumbo a Cirkewwa para coger el ferry. Hemos tenido suerte, ya que hemos llegado justo a tiempo para no hacer cola y el ferry ha zarpado en poco más de cinco minutos. Hemos colocado el coche en el lugar indicado por la tripulación y nos hemos subido a la cubierta a observar el paisaje.

Rumbo a Gozo

Rumbo a Gozo

Cuando estábamos llegando a Gozo, hemos bajado al coche para seguir con nuestro camino. Hemos puesto el Tomtom dirección Victoria, capital de Gozo. Una vez hemos llegado, hemos estado paseando por la ciudadela. Mientras paseábamos, hemos tenido que hacer una paradita, ya que se ha puesto a llover, así que hemos aprovechado para tomar algo en una terracita de la que no recuerdo el nombre. Hemos probado la cerveza local Cisk y unas Bruschetta típicas también de Malta. Con este delicioso aperitivo hemos recargado las pilas y hemos continuado la visita.

Después de visitar Victoria, hemos decidido ir a comer a Xlendi Bay situado al suroeste de la isla de Gozo. Nos hemos aventurado a elegir un sitio donde comer después de observar las cartas de varios restaurantes de la bahía, y cuando ya nos habíamos decantado por uno, nos han dicho que la cocina ya estaba cerrada. En España nos hubiese resultado raro, pero teniendo en cuenta las costumbres de los Malteses y que eran más de las 15:00… Así que no nos ha quedado más remedio que irnos al restaurante The Stone Crab, que estaba justo al lado. Allí hemos podido disfrutar de comer, literalmente, al lado del mar, tan cerca estábamos que a la camarera se le ha caído un cuchillo al agua, así que nos hemos visto obligados a pedirles a unos niños que estaban bañándose cerca que cogieran el cuchillo con cuidado para evitar posibles daños y que el cuchillo se quedará ahí para los restos de la vida… Hemos decidido compartir varios platos como ensaladas, mixed grill y conejo. Después de casi 11 meses viviendo allí, mi hermano aún no había probado el famoso Maltese Rabbit. Hemos compartido el plato entre los dos, no tenía muchas esperanzas depositadas en él pero había que probarlo. Me ha sorprendido ya que estaba realmente bueno.

En la Azure Window

En la Azure Window

Con la barriga llena nos hemos dirigido al lugar que teníamos más ganas de ver Javi y yo, “The Azure Window”. Y tenemos que decir que no nos ha defraudado, es unos de los lugares más impresionantes que he visto surgidos de la naturaleza. Después de hacer la sesión de fotos correspondiente, hemos decidido volver a casa. Así que hemos vuelto al ferry que esta vez no hemos tenido suerte y nos ha tocado esperar más de 30 minutos. Por cierto, el ferry se paga a la vuelta y nos ha tocado pagar 14,70€ (conductor + coche) y 4,65€ por cada persona extra.

Hoy hemos decidido cenar en casa y hemos hecho una cena a lo typical Spanish, unas riquísimas tortillas de patatas hechas por Mamá y picoteo con las típicas gallettis con tuna dip. Después de charlar un rato y ver las fotos que hemos hecho estos días, mis padres se han ido al hotel y nosotros también nos hemos ido a descansar.

Día 310: Comino, Cominotto, Cominito…

Día 310: Comino, Cominotto, Cominito…

Soy Javi, (Dei´s brother in law). En nuestro segundo día en la isla, hemos realizado la visita a Comino como principal atracción. Por la mañana a primera hora (la primera hora de Dei es cuando están comiendo los malteses), hemos ido a recoger el coche de alquiler a la zona de Paceville. Una vez hecho todo el papeleo, nos hemos puesto en marcha. Ni que decir tiene que nunca había conducido por la izquierda, aparentemente todo el mundo te dice que es igual pero al revés, pero ya me gustaría a mí verles tomar las rotondas en sentido contrario. Tienes la sensación que un coche te va a salir de frente. Me han dado ganas de coger el volante y ponerlo en el lado izquierdo. Después de unos minutos adaptándote al coche, poco a poco te vas soltando y vuelve todo a la normalidad.

En la lancha de camino a Comino

En la lancha de camino a Comino

El puerto desde donde salen los ferries y barcos hacia Gozo y Comino se llama Cirkewwa, situado en la zona norte de la isla. Hemos tardado aproximadamente una media hora en llegar hasta allí. Una vez allí, vienen a ofrecerte los servicios de traslado a Comino diferentes comerciales de varias empresas. El precio suele ser 10 euros, aunque si insistes puedes llegar a un acuerdo y te lo pueden llegar a bajar a 8 €. Nosotros hemos cogido 5 entradas con la empresa Awesome Comino. La vuelta la hemos cogido sobre las 18 de la tarde ya que nos han dicho que más tarde era imposible. Recordar el nombre de la compañía que aparece en el  barco, puesto que luego para la vuelta, en el embarcadero, aparecen numerosos barcos de distintas compañías. Después de una espera corta, hemos montado en una lancha, al estilo “Miami Vice” y la duración del trayecto ha sido de unos15 o 20 minutos. A nuestra llegada, nos ha sorprendió la acumulación de gente que había por metro cuadrado (sombrilla y hamaca incluida), pero nuestra parada no era en Blue Lagoon, sino al otro lado de la isla, donde existe una playa más tranquila, llamada St Marija Bay, donde nos ha dejado el barco.

Hemos estado dándonos un chapuzón y comiendo unos bocadillos en esta playa, con mucha más arena y menos jaleo, pero a eso de las 16:00, hemos decido irnos a ver la Blue Lagoon. El trayecto ha sido de una media hora andando, eso sí, cayendo fuego, por lo que particularmente se me ha hecho eterno.

Llegando a la Blue Lagoon

Llegando a la Blue Lagoon

Cuando hemos llegado a la Blue Lagoon, hemos alquilado dos hamacas y una sombrilla. Como buen español, coges dos y te sientas en cinco. Cada hamaca valía 4 € y la sombrilla otros 4 €, como era ya última hora de la tarde la sombrilla nos la ha regalado. Allí nos hemos dado un chapuzón hasta las 18:00 que llegaba nuestra lancha. Según nos íbamos en el barco, teníamos la sensación de que la isla es más bonita sin gente que con ella, la cantidad de gente que había hoy la afeaba muchísimo.

En el camino de vuelta, el barco nos ha llevado por las grutas de la isla para ver otra cara de la misma. Nos ha parecido muy bonita y como os he comentado antes, si no fuera por la cantidad de gente que había, sería de los sitios más bonitos que he visto. De nuevo en Cirkewwa, hemos cogido el coche de vuelta a casa, otra media horita de camino.

Por la noche hemos estado en un restaurante de Ballutta Bay llamado “Piccolo Padre”. Como los  platos suelen ser abundantes, hemos compartido 4 platos y nos ha salido a menos de 10 € por cabeza. El lugar y la comida nos ha gustado mucho, aunque esperábamos que nos pusieran en la terraza con vistas al mar, pero no se puede tener todo en esta vida…

 

Día 309: Un baile en el Tico-Tico

Día 309: Un baile en el Tico-Tico

Hola, soy Mª Cruz (hermana de Dei), ayer llegamos parte de la familia a Malta para conocer la isla durante una semana. Hoy ha sido nuestro primer día completo en la isla. Por la mañana hemos estado Dei, Javi y yo mirando precios de alquiler de coche en varias agencias, al final lo hemos alquilado en Autorentals en Qaliet Street (St Julian’s) por 30 €/día + 5 €/día con el Tomtom. Lo hemos alquilado para cinco días, como ya era un poco tarde hemos preferido cogerlo a partir de mañana. El coche que hemos alquilado es un Daihatsu Sirion, un coche pequeño muy común en la isla.

Después de alquilar el coche nos hemos dirigido a la zona del Carlton Hotel donde se alojan nuestros padres, que estaban esperándonos impacientes. En el camino hemos hecho una parada obligada para hacernos la foto típica en el LOVE. Cuando hemos llegado a la zona del hotel, hemos mirado en la pequeña playa de arena que hay detrás del kiosko Fresco’s y allí estaban. Después de darnos el primer bañito, hemos decidido cambiar de playa porque estaba bastante sucia. Así que hemos recogido el “ato”, como dirían en nuestro pueblo, y nos hemos dirigido a las piscinas naturales  que hay al lado del Surfside, con las que hemos quedado encantados. A la hora de comer hemos vuelto a casa de Dei que nos ha deleitado con una de sus especialidades, cous cous con pollo y verduras, aunque ha habido alguna cara rara, al final hemos acabado repitiendo…

Mis padres bailando en Valletta

Mis padres bailando en Valletta

Por la tarde, hemos decidido ir a visitar Valleta. Hemos cogido el autobús número 12. Una vez en la capital hemos probado los famosos pastichi de un puesto cercano a la parada de autobús. La verdad es que no estaba muy bueno y mi hermano lo ha confirmado diciendo que era de los peores que había probado. Después de un buen paseo por la capital, hemos ido a cenar al Tico-Tico, un bar en el que puedes encontrar una variedad de tapas. Un señor situado en la esquina de la calle nos ha amenizado la cena tocando la guitarra y cantando canciones bastante festivas. Al final mis padres le han pedido a uno de los camareros, que hablaba español, que le pidiera alguna canción en español para ellos. Pensábamos que el camarero iba a pasar olímpicamente pero, para nuestra sorpresa, no ha sido así y al final nos ha cantado (creemos que en playback) La Bamba y Bamboleo. Con ésta última nuestros padres se han arrancado a bailar en medio de la calle con un gran público, arrancando aplausos al final. Después del baile hemos ido a coger el bus de vuelta a casa.

Día 308: ¡Llega mi familia!

Día 308: ¡Llega mi familia!

Hoy llegaba mi familia a Malta para visitarme por primera vez desde que me vine a vivir aquí hace ya casi once meses. Como comprenderéis, para causar buena impresión, me he tirado toda la mañana y parte de la tarde limpiando y poniendo todo en orden, que después de estos días, con tanto plan y estando yo sólo en el piso, tenía la casa un poco dejada.

A eso de las ocho de la tarde han aterrizado en Malta con Vueling. Yo no he ido a buscarles al aeropuerto porque justo eran cuatro y no cogía nadie más en el taxi. Así que he quedado con ellos en el hotel Carlton de Sliema, donde se iban a alojar mis padres. Cuando he llegado ya estaban ahí, ya que por lo visto el taxi les ha traído a toda leche, así que la primera toma de contacto que han tenido con la isla ya ha sido bastante cañera. Según me han dicho, el trayecto ha durado 15 minutos y les han cobrado 20 euros, que es el precio estándar que tienen aquí para los traslados al aeropuerto. Como mis padres no saben absolutamente nada de inglés, les he tenido que ayudar a hacer el check-in en el hotel y una vez han dejado las maletas hemos ido a mi casa para que mi hermana y su novio dejaran las suyas, ya que ellos se van a quedar a dormir aquí.

Con mis padres y mi hermana en Balluta Bay

Con mis padres y mi hermana en Balluta Bay

La casa les ha gustado bastante, aunque han llegado muy acalorados después de subir la cuesta que hay de camino. La verdad es que mis padres están bien situados porque de su hotel a mi casa hay unos cinco minutos. Una vez mi hermana Mari Cruz y Javi han dejado sus maletas, hemos salido a dar una vuelta por el paseo marítimo. Lo primero que hemos hecho ha sido bajar hasta Balluta Bay, donde nos hemos hecho algunas fotos, y de ahí hemos ido andando por todo el paseo de Sliema hasta llegar al Surfside, donde hemos aprovechado para cenar.

Allí ha empezado la odisea con la carta, ya que mis padres eran incapaces de enterarse de nada de lo que ponía, así que les hemos traducido hasta que ya han decidido lo que querían. Hemos pedido dos risottos (para mi hermana y para mí), una ensalada (para mi madre), unas costillas (para mi padre) y una pizza (para Javi). La verdad es que nos hemos pasado pidiendo, ya que en el Surfside los platos son muy grandes y al final nos ha sobrado la mitad de la comida. Con el vino y el agua han sido unos 66 euros todo. Después hemos vuelto tranquilamente andando hasta el hotel, donde hemos dejado a mis padres y nosotros nos hemos venido a casa, que mañana nos espera un día muy largo de turismo.

Día 307: Nuestra Boat Party particular

Día 307: Nuestra Boat Party particular

Después de no haber conseguido que la Boat Party de The Parranda saliera adelante, nos quedamos con la espinita de irnos de fiesta en un barco, así que nos pusimos manos a la obra para intentar alquilar uno en petit comité. Conseguimos un contacto que alquilaba el barco con patrón por 275 euros cinco horas, aunque también se puede alquilar durante más tiempo pagando 25 euros más por cada hora extra. En el barco cogen 25 personas, así que si consigues llenarlo al final sales a 11 euros por cabeza, que está genial. Nosotros como hemos sido 23 hemos tocado a 12 euros, que también está muy bien.

El barco salía a las cinco de Cirkewwa, así que he quedado con Raquel a eso de las cuatro para ir a casa de Laura y Cristina, desde donde teníamos previsto salir con el coche que Lozano Cano había alquilado. Al final entre unas cosas y otras, hemos salido de casa a las cuatro y media y como hemos cogido el camino equivocado, hemos llegado a Cirkewwa a las cinco y media. Allí ya nos esperaba el resto impacientes para salir a navegar y enseguida el barco ha partido rumbo a Comino.

En el barco

En el barco

La primera parada ha sido por las grutas que hay detrás de Comino, la verdad es que es todo un lujo poderse bañar ahí. Lo malo es que como ya era tarde, el sol, ocultado por las rocas, ya no pegaba en esa parte, con lo que tampoco daban muchas ganas de bañarse, así que hemos decidido ir a la Blue Lagoon. Allí hemos permanecido la mayor parte de la tarde, donde hemos seguido bañándonos y disfrutando del barco con unas cervecitas y unos rones.

Cuando nos hemos querido dar cuenta, ya era la hora de volver, y a las 22:00 exactamente estábamos de nuevo en Cirkewwa. La próxima vez que lo hagamos intentaremos alquilarlo más pronto, para disfrutar más de las horas de sol y bañarnos con un poco más de calor, aunque lo de ir de noche en el barco también tiene su punto. Desde ahí algunos, nos hemos ido al Juuls, donde hemos terminado la noche. Un plan perfecto para el día de hoy.

Día 306: Fiestas de St Julian’s

Día 306: Fiestas de St Julian’s

Esto realmente es una continuación del día de ayer, ya que hoy he empezado este domingo con Pedro y Elena sin habernos acostado. Después de desayunar y tomarnos la primera cerveza en el mismo sitio, ya a las diez de la mañana, hemos decidido ir a las fiestas de St Julian’s, aunque tengo que confesar que les he convencido y han venido medio obligados, con la excusa de que a esas horas ya tenían que haber empezado y tenían que echarle un ojo por lo menos. Así ha sido, cuando hemos entrado en Spinola Bay, nos hemos topado con la banda de música de frente y en ese momento hemos decidido unirnos al jolgorio. Aunque durante estos días me he pasado por las fiestas de St Julian’s, hoy realmente era el día gordo y tenía que vivirlo desde primera hora de la mañana.

Con Laura en las fiestas de St Julian's

Con Laura en las fiestas de St Julian’s

La primera parada ha sido la taberna, que parece ser que por su posición estratégica es el bar que más gente concentra de todas las fiestas. Allí hemos tomado un par de Cisk más, hasta que ha Pedro y Elena han decidido irse porque no podían más después de haber aguantado como campeones desde ayer, y ha llegado Laura a hacerles el relevo. Laura venía acompañada de James, y con él y sus amigos hemos ido al Tony’s Bar, otro bar mítico de Spinola Bay. Allí hemos tomado otro par de cervezas más, aunque ya empezaba a ser demasiado para mí.

Cuando me ha entrado el cansancio absoluto, Laura y yo hemos decidido ir a comprar una hamburguesa al Mc Donald’s para reponer fuerzas y después nos hemos dado un baño en la misma Spinola Bay. Lo bueno que tiene Malta es que te puedes bañar en cualquier sitio, aunque estés en mitad de la ciudad. Después del baño, ya a las tres de la tarde, hemos vuelto al Tony’s Bar y ahí ya me he despedido, que no podía más. El resto del día, como imagináis, lo he pasado durmiendo después de esta maratón de Parranda-Paceville-Fiestas de St Julian’s que me he metido. Qué grandes momentos he pasado tanto durante la noche como por el día.

Día 305: La noche más larga

Día 305: La noche más larga

Hoy sábado era día The Parranda. Durante toda la semana hemos estado promocionándola mediante un vídeo bastante gracioso que grabamos la semana pasada y que aún no había subido, así que aquí os lo dejo para que no os quedéis sin ver las apariciones de la Kinky, Elena, De la Hera, La Paredes, Nuria y demás. Gracias por vuestra colaboración chicos:

Como tanto David como Carmen siguen de vacaciones en España, hoy también me ha tocado estar solo desde el principio organizando toda la historia, aunque enseguida ha llegado la Kinky y ha empezado a poner música. Ya sabéis que al principio ponemos música más tranquila, más chill y vamos increcendo según van pasando las horas. A partir de las once es cuando siempre se llena el Surfside y últimamente la gente aguanta allí hasta la hora de cierre, que poco a poco hemos conseguido que sean las 4 de la mañana.

Y se nos hizo de día...

Y se nos hizo de día…

Como siempre, algunos nos quedamos con ganas de más, así que después de cerrar me he ido en taxi a Paceville con algunas de las amigas de Elena que han venido estos días a visitarla. Una vez hemos llegado allí, ellas han decidido irse, pero yo he decidido continuar la fiesta con Pedro y Elena, que han aparecido en el momento más oportuno. Cómo no, hemos ido al Native, donde juraría que hemos estado hasta que lo han cerrado, aunque no lo tengo muy claro. Después, ya de día, les he acompañado al autobús, pero teníamos una conversación tan interesante que hemos decidido irnos a desayunar juntos los tres. Cuando íbamos de camino, nos han invitado desde una terraza a subir a una casa, y para arriba que hemos ido los tres sin pensárnoslo mucho. Después de aceptar una última copa y charlas un rato con ellos, esta vez sí, nos hemos ido a desayunar.

Hemos desayunado en un bar que está justo enfrente del Barcelona, donde cualquier cosa que te pidas para desayunar vale un euro, desde un sandwich a un bollo. Después de desayunar, hemos empezado a pedir cervezas y al final hemos acabado en las fiestas de St Julian’s. Podría seguir contando cómo ha seguido la cosa, ya que al final se nos han juntado dos días, siendo esta la noche más larga que he pasado desde que estoy en Malta, pero eso ya lo dejo para mañana.

Día 304: Breve aparición en las fiestas de St Julian’s

Día 304: Breve aparición en las fiestas de St Julian’s

Después de la noche de muerte y destrucción de ayer, hoy no tenía el cuerpo para mucho, así que me he pasado prácticamente todo el día en casa sin hacer casi nada. Ya a eso de las ocho, he recibido la llamada de Laura preguntándome que si iba  hacer algo hoy. De primeras me ha dado pereza cualquier plan, pero a los diez minutos le he devuelto la llamada diciéndole que sí, que me sacara de casa, a que me diera un poco el aire.

Spinola Bay se viste de fiesta

Spinola Bay se viste de fiesta

Hemos decidido ir a las fiestas de St Julian’s, así que ha pasado por mi casa junto con Cristina, James y Piotr y juntos hemos bajado hasta Spinola Bay, donde se concentraba casi todo el jaleo. Como podéis ver en la foto, el barrio estaba muy bonito e iluminado, cómo no podía ser de otra forma. En Malta para arreglar carreteras no habrá, pero bien de bombillas y bien de fuegos artificiales en cualquier fiesta popular. Cristina y yo no hemos aguantado demasiado por ahí y a eso de las once hemos decidido retirarnos a casa, que después del tute que nos dimos ayer, hoy no teníamos el cuerpo para tonterías. Así que nada, después de bebernos una cerveza casi a la fuerza y de ver los fuegos artificiales, nos hemos ido caminando hasta casa, y lo suyo nos ha costado, ya que ni las piernas nos respondían.

Mañana más y mejor.

Día 303: Nuestra primera vez en un karaoke maltés

Día 303: Nuestra primera vez en un karaoke maltés

Después de la celebración de ayer, hoy he estado todo el día bastante tranquilo en casa, hasta he tenido tiempo de echarme un poco la siesta. Por la noche, habíamos quedado para ir a cenar al Gochi y despedirnos de Ana Paredes y de paso dar una vuelta por las fiestas de St Julian’s. El caso es que la Paredes, que mañana abandona la isla definitivamente, al final no ha podido venir, pero allí estábamos todos los demás a las nueve, como clavos en la taberna, con una nueva excusa para vernos.

Con motivo de las fiestas de St Julian’s han colocado más mesas de las que suele haber en este mítico bar que está situado justo enfrente del LOVE. Allí, en una de estas mesas, hemos estado tomando un par de Cisk mientras nos reuníamos todos. A la cita han acudido Cristina, Piotr, Laura, James, Lola, Alberto y Elena. Juntos, nos hemos ido a cenar al Gochi, y a algunas menos aficionadas al sushi, como Lola y Elena, les ha convencido. Después de cenar, ya nos habían abandonado Laura, James y Alberto, pero el resto hemos continuado juntos la noche.

Cristina y Elena dando el cante

Cristina y Elena dando el cante

El siguiente destino que hemos elegido ha sido el Corks, un bar karaoke que está situado a la entrada de Paceville. Ha sido la primera vez de todos en un karaoke maltés y tenemos que decir que ha sido igual de divertido que humillante. Eufóricos y emocionados hemos cantado varias canciones, si llega a ser por nosotros no soltamos el micro en toda la noche, aunque al que controlaba el tema creo que no le hemos caído demasiado bien. Después de pedirle varias veces que nos pusiera ‘Wannabe’ de las Spice Girls y que se negara en rotundo, hemos cantado ‘La vida es un carnaval’ (porque él ha querido), ‘Twist and shout’ y hemos destrozado totalmente ‘I love it’, nuestro hit de este verano. También Piotr se ha animado con una en solitario y Cristina y Elena se han marcado ‘The Passenger’ a duo. Una vez hecho el destrozo de ‘I love it’, hemos tardado segundos en abandonar el bar, que no queríamos ser nominados.

De ahí hemos ido al Juuls y hemos perdido a otro miembro del grupo más, Piotr, que a pesar de ser polaco, hoy se ha despedido a la francesa. Después, Cristina, Lola, Elena y yo hemos ido hasta el Native, donde nos ha abandonado Lola y los tres que quedábamos hemos acabado en el Habana, en el que nunca habíamos estado y que nos ha sorprendido para bien. Allí Elena nos ha abandonado porque, según ella, íbamos muy ralentizados para su gusto (palabras textuales). Después los campeones de la noche, Cristina y yo, hemos vuelto al Native, que por suerte, no ha tardado mucho en cerrar. A la salida nos hemos encontrado con Belén (Alegría) y un amigo y los cuatro juntos nos hemos cogido un taxi de vuelta a casa. Tengo que decir que ha sido una de las noches más divertidas que recuerdo en la isla. ¡Qué grandes sois, pandilla!