Monthly Archives: julio 2013

Día 281: Atardecer en Għajn Tuffieħa

Día 281: Atardecer en Għajn Tuffieħa

Me presento, soy Fran, y llegué ayer junto a Lola a esta pequeña isla del mediterráneo para visitar a los “Davices”. Vamos a estar 8 días en Malta, así que estos días narraremos nosotros nuestras aventuras en Malta. Nuestro primer miércoles en Malta lo hemos dedicado, como es de recibo, a disfrutar de una de las playas de arena que se encuentran por la isla, “Għajn Tuffieħa”, junto con unas amigas de nuestros aventureros anfitriones. Para llegar hasta allí, he tenido el placer de conducir a ese bólido apodado como Rojito, que nos ha brindado algunos inestimables momentos de tensión cuando se ponía cabezón y no me dejaba meter las marchas. Todo era cuestión de mimo, así que con algo de paciencia y una vez aislado de los pitidos de los malteses que me querían comer, las marchas engranaban y hemos conseguido llegar sanos y salvos a nuestro destino (cosa ya de por sí admirable teniendo en cuenta el estado del asfalto por estos lares). El mar estaba bastante agitado (la bandera roja que había en la playa creo que tenía algo que ver…), pero eso no ha hecho sino hacer el baño algo más divertido. Primer baño de sol en Malta, cervezas, música y risas a orillas del Mediterráneo.

Atardecer en Għajn Tuffieħa

Atardecer en Għajn Tuffieħa

Una vez el sol ha empezado a ponerse, y en vista de que en el chiringuito de la playa habían puesto una zona con cojines y velas, nos hemos plantado allí no sin antes pasar por la barra a por un gin tonic por 2,30 euros (precio bastante barato y acorde al tamaño del vasito; entre unas cosas y otras cayeron 3 o 4). El alma yogui de María se ha despertado y ha despedido al sol del miércoles con algunas asanas (me acaba de chivar el palabro). Un poquito de música entre Ganyahmun, Muchachito y los Martires del Compás amenizaron la impresionante vista de la puesta de Sol y a la luz de las velas hemos seguido allí hasta pasadas las diez, hora en la que hemos levantado el campamento, más que nada porque había gente que se tenía que volver en bus.

Nosotros, de nuevo a bordo del bólido rojo y su divertido sistema de embrague “ahoraSí-ahoraNo”, hemos llegado a casa y hemos puesto fin a un primer día en la isla que hace presentir lo a gusto que vamos a estar por aquí estos días….

Día 280: Lola y Fran llegan a Malta

Día 280: Lola y Fran llegan a Malta

Hoy era un día especial, ya que iba a tener lugar la segunda visita de nuestra amiga Lola a la isla, que ya estuvo allá por Noviembre visitándonos, siendo la primera de todas las visitas que hemos tenido. Esta vez venía acompañada de Fran, su novio, así que estos últimos días estábamos contando las horas para que llegaran. Como siempre que viene una visita, durante las horas antes de la llegada, hemos estado limpiando la casa y dejándola decente para cuando llegaran, no es que la tengamos hecha un desastre, pero nunca viene mal darla un repaso. Durante el día hemos tenido que dar la desgraciada noticia de que la Boat Party que estábamos organizando al final no ha salido adelante. Analizaremos el porqué y nos quedaremos con la gran experiencia que ha supuesto para nosotros el intentar organizar una Boat Party. Seguro que el próximo intento saldrá mucho mejor.

Aeropuerto de Luqa

Aeropuerto de Luqa

Lola y Fran han venido desde Madrid con Vueling, ya que ahora en verano sí opera esta compañía, cosa que no ocurre en invierno, cuando sólo hay vuelos desde Madrid con Ryanair. Hay más compañías, pero hablamos de las opciones más baratas. En verano se puede llegar con Vueling desde Madrid y Barcelona y con Ryanair desde Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Lástima que no se mantengan todos los servicios en temporada baja. Así que allí estábamos, en el aeropuerto de Luqa para recogerlos con el Rojito, al que por fin esta mañana he pegado un buen lavado.

Lola y Fran llegaban reventados de sus ajetreados días de vacaciones en los diferentes festivales que recorren ahora por la península. Así que una vez que hemos llegamos a casa, pasadas las ocho de la tarde, nos hemos puesto a hacer la cena y hemos cenado a la hora más temprana desde que llegamos a la isla.. Luego para bajar la cena, decidieron ir a dar una vuelta desde Balluta Bay hasta el Spinola, para que Fran conociera un poco la isla y tuviera su primera impresión. Yo me he quedado en casa, ya que mis ojos dijeron que ya no podían aguantar las lentillas por hoy y sin ellas es imposible salir a la calle. Estos próximos días serán ellos los que relaten sus aventuras en Malta.

Día 279: Conociendo un poco más Msida

Día 279: Conociendo un poco más Msida

Hoy por la mañana, he estado haciendo los últimos esfuerzos para ver si conseguíamos llegar al mínimo número de entradas vendidas para poder hacer la Boat Party. Me he ido a Sliema Ferries, donde había quedado con Belén, una chica encantadora que se dedica al mundo de las Boat Parties y que sabe mucho del tema. Hemos quedado en el puesto de venta de tickets para barcos de Teresa, su compañera de piso y amiga, que también sabe bastante de barcos, aunque ella se dedica más al tema de viajes turísticos. De Teresa, también tengo que decir que es encantadora, que si no como lea esto me volverá a llamar borde, como cuando llegó a la isla, que decía que no le respondía sus dudas por el Facebook. Allí he estado con ellas hablando del tema y Belén se ha ofrecido a ayudarnos con la venta de tickets, también Sophie, una chica belga que me han presentado y que es compañera de trabajo de Teresa.

Msida marina

Msida marina

Después, he quedado con Laura y con su amiga Bea, que está visitándola estos días. A Laura también tenía que darle unas entradas para la Boat, ya que por la tarde tenía que dárselas a algunos de los voluntarios que querían venir. Era mediodía y hacía un calor insoportable, así que como nos hemos encontrado casi en Msida, hemos ido a una mini playa que hay allí y nos hemos dado un baño.  Laura y Bea me han invitado a comer a su casa, ya que ya tenían la comida preparada, aunque antes hemos ido a tomarnos una cerveza en un bar que está justo al lado del mar y del que ahora mismo no recuerdo el nombre.

En casa de Laura hemos comido gazpacho, un revuelto de berenjenas y cous cous, todo muy bueno. Da gusto llegar a una casa y que esté la comida hecha. Tengo que decir que a pesar del calor, se agradece trabajar así en Malta, empiezas repartiendo tickets y acabas dándote un baño y comiendo en casa de una amiga. Se me ha pasado el tiempo volando y cuando me he querido dar cuenta ya eran las seis de la tarde, así que me he ido a casa, que teníamos muchas cosas que preparar.

Una vez en casa hemos recibido la visita sorpresa de Carmen, que no nos esperábamos para nada. Siempre está genial recibir una visita inesperada. Después hemos ido a dar un paseo por Gzira y de paso recoger el colchón hinchable, que estaba en casa de Maite y que lo necesitamos para mañana, que vienen a vernos Lola y Fran. El colchón lo compramos en la primera visita que nos hizo Lola allá por Noviembre y nos costó sólo 20 euros en una ferretería que hay subiendo la cuesta de Balluta Bay.

Día 278: Las fiestas de Balluta Bay

Día 278: Las fiestas de Balluta Bay

El viernes ya me empecé a encontrar mal por la noche y ayer ya no pude casi ni levantarme de la cama por la fiebre, así que el día de hoy no se presentaba muy bien. Aunque me he levantado ya mejor, todavía no me encontraba del todo bien, las fuerzas me flaqueaban. Además Dei tampoco es que se encontrara muy bien, ya que ayer ya estaba un poco pachucho y aún así fue a la Parranda, así que hoy como os podéis imaginar, le ha pasado factura.

Balluta Bay

Balluta Bay

Como los cuerpos no estaban para moverse mucho, hoy nos hemos quedado en casa toda la mañana y toda la tarde, con la esperanza de encontrarnos mejor y poder ir a algún plan de los que había en el aire, ya que Carmen cantaba en Valleta o Ruth organizaba de nuevo la Pool Party. Al fínal, ni una cosa ni la otra, pero por diferentes motivos. El concierto se suspendió, ya que Carmen tenía la voz cascadilla y tenía que cuidársela un poco. Tampoco teníamos fuerzas para ir a la Pool Party, así que nos quedamos en casa hasta la noche. Hacia las ocho, comenzaron los petardos de la fiesta que se celebraba en Balluta Bay entorno a la iglesia de Carmelite, la cual ha durado toda el fin de semana. Después de una hora sin dejar de escuchar los petardos, nos ha entrado curiosidad y hemos decidido a dar un a vuelta. Mientras nos duchábamos hemos escuchado los fuegos artificiales, a los que ya no hemos llegado, y cuando hemos bajado por nuestra calle la mayoría de gente se volvía para sus casas.

Pero aún así nos hemos dado una vuelta por los alrededores de Balluta en los que aún había mucha gente por la bahía, que estaba cortada al tráfico, con puestos de comida, sobre todo de negocios tradicionales que vendían una especie de turrón, y la iglesia iluminada y llena de gente en una especie de ceremonia nocturna. Después de darnos esa vuelta y despejarnos un poco, puedo decir que he resucitado un poco y espero que mañana ya estemos a pleno rendimiento.

Día 277: Música española en directo

Día 277: Música española en directo

Desde que empezamos a hacer The Parranda en Surfside, tuvimos claro que queríamos apostar por la música española en directo. Hasta día de hoy han pasado cuatro formaciones distintas por nuestro escenario y esperamos que pasen muchas más. Hoy era el turno de David Vázquez y Carmen Toledo, que habían preparado varias versiones de canciones aflamencadas. Carmen ya  estuvo tocando en The Parranda hace un mes canciones de su repertorio y David se estrenaba hoy.

David Vázquez y Carmen Toledo

David Vázquez y Carmen Toledo

A eso de las siete y media ha empezado el concierto con bastante gente que se ha animado a ir a verles y pasar una tarde diferente. “Corazón partío” ha sido la primera en sonar y le han seguido otras como “Tu recuerdo”, “Tu calorro” o “La bien pagá”, con la que Carmen nos ha puesto los pelos de punta. También se ha subido al escenario Bea, más conocida como la Kinky Blonde, y ha interpretado con Carmen dos canciones de Bebe, “Siempre me quedará” y “Buscome”. Al final la gente se ha animado a salir a bailar y la cosa ha terminado como una auténtica fiesta.

Inmediatamente después ha empezado The Parranda Beach Party, con la genial música a la que la Kinky nos tiene acostumbrados. Hoy la cosa se ha animado más pronto que de costumbre y antes de las diez, mientras nosotros cenábamos, ya había gente bailando. Aunque no me encontraba demasiado bien, porque parece que David y yo hemos vuelto a pillar un virus, allí he aguantado como un campeón hasta el final. A las tres, después de la Parranda, hoy había prevista una afterparty de la fiesta de Calvin Harris en el Surfside, así que nos hemos quedado un poco a verla por curiosidad, pero parece que  no ha tenido mucho éxito la cosa, así que no he tardado mucho en irme a casa.

Día 276: Playeo

Día 276: Playeo

Como hemos venido haciendo estos últimos días en los que estamos más tranquilos, por la mañana que se está fresquito hemos estado en casa haciendo nuestras labores y ya por la tarde cuando pegaba el sol de lleno en casa, nos hemos ido a la playa a refrescarnos un poco.

Hemos quedado con Laura, para ir por la zona del Surfside, pero esta vez hemos decidido ir al otro lado del que habitualmente solemos ir, por la parte izquierda del Surfside según miras al mar. Esta zona tiene menos espacio para ponerse, pero también hay menos gente. Casualmente, hoy había bastante suciedad en el mar, imaginamos que por el viento, aunque en la zona donde estábamos nosotros el agua no estaba muy sucia. Aprovechamos esto para lanzar un mensaje, ya que parece que aquí volvemos al pasado. No cuesta nada recoger la playa una vez que nos vamos, porque se esta haciendo usual ver colillas, botellas de plástico, bolsas de patatas vacías,… tanto en el agua como en la playa. Es incomprensible que siga pasando esto a día de hoy.

The Farsons Great Beer Festival

The Farsons Beer Festival

Una hora más tarde de que llegáramos nosotros, ha venido Laura. Nos ha pillado en las pequeñas piscinas naturales que hay frente al bar. Para todo aquel que le de miedo meterse en lo profundo, estas piscinas son una buena opción, ya que, además de no cubrir, el agua está muy tranquila y se accede fácilmente por unas escalerillas. Después de refrescarnos un poco, hemos estado tumbados en las toallas hablando de los planes para hoy. Laura tenía intención de ir al The Farsons Beer Festival (festival de la cerveza), que empieza hoy y dura hasta el 4 de Agosto. Nosotros queríamos bajar a ver las fiestas de la iglesia Carmelite, que está situada en Balluta Bay y duran todo el fin de semana, pero cuando hemos llegado a casa, hemos preferido quedarnos tranquilos viendo una película.

Día 275: Café del Mar

Día 275: Café del Mar

Desde que nos enteramos de que habían abierto un Café del mar en Malta, teníamos ganas de ir a conocerlo, pero no ha sido hasta hoy cuando por fin nos hemos decidido. La idea era ir a partir de las tres, ya que a partir de esa hora la entrada es a mitad de precio, son 5 euros en lugar de 10. Como todavía no habíamos comido, hemos preparado unos bocadillos y en cuanto ha llegado Laura a casa hemos partido hacia allá. Como el Café del mar está en Qawra, justo al lado de Bugibba, hemos pasado por casa de Carmen para recogerla, y para dejarle su sillón de coche que utiliza tanto para actuar en concierto, como para desayunar en el balcón de su casa.

Ya los cuatro en el coche, desde Bugibba hemos partido hacia Qawra y en cuestión de cinco minutos ya estábamos allí. Cuando hemos llegado al Café del mar, que está justo al lado del Acuario que están construyendo, nos han dicho que estaba lleno, así que hemos decidido ir a bañarnos a unas rocas que hay muy cerca. La verdad es que gracias a Carmen hemos descubierto un rincón que era una pasada, con el agua absolutamente cristalina. Después de este baño, ha llegado Elena y hemos ido al Ta Fra Ben, donde hemos aprovechado para comer y tomarnos una cerveza. Después de terminar y de la sobremesa correspondiente, hemos hecho el segundo intento de entrar al Café del mar.

Esta vez, ya sí que había sitio, y hemos podido entrar. Además hemos tenido la suerte de que no había nadie en la puerta, con lo que hemos conseguido pasar gratis. Como había varias tumbonas libres, hemos podido coger cinco en primera linea de piscina e inmediatamente nos hemos metido en el agua. La piscina es una auténtica pasada, ya que además de ser muy grande, cuando estás metido, tienes la sensación de que la piscina se funde con el mar. Allí hemos pasado casi toda la tarde en remojo. Cuando se acercaba el atardecer, David se ha pedido un coctail (5,50€) y el resto nos hemos pedido una botella de vino blanco para compartir (11€). La verdad es que nos han sorprendido los precios, ya que parece un sitio bastante pijo, pero no es nada caro.

Atardecer en Café del Mar

Atardecer en Café del Mar

Para ver el atardecer, que cae prácticamente en el mar que se divisa de frente, algunos hemos optado por verlo dentro de la piscina y otros en las hamacas. La verdad es que ha sido muy bonito contemplarlo, y también ha dado mucho juego a la hora de hacer fotos, cogiéndolo, tocándolo, chupándolo… lo típico. Después del atardecer, nos hemos secado y ya nos hemos ido a buscar un sitio para cenar. Aunque en el Café del Mar se puede cenar y no es caro, preferíamos cambiar de lugar.

Dando una vuelta por Qawra, hemos visto un pequeño restaurante inglés que tenía buena pinta o por lo menos parecía que tenía variedad, ya que en la carta hemos visto que tenían tapas. Allí hemos pedido varios platos para compartir y hemos salido a 9 euros por cabeza. Para rematar el día, hemos ido al Ta Fra Ben, un bar de reggae que también está situado en Qawra, justo al lado del Café del Mar y el acuario. Los jueves hay jam sessions y se pone muy bien de gente, hoy estaba hasta arriba y hemos tenido que sentarnos en el suelo. Como no estábamos muy cómodos y además estábamos muy cansados después de todo el día por ahí, enseguida hemos decidido irnos a casa.

Después del tour por Bugibba, Mosta y Msida para dejar a Carmen, Elena y Laura, por fin hemos llegado a casa. Tengo que decir que me ha encantado el día de hoy, hemos disfrutado mucho como peces en el agua en el Café del Mar, así que seguro que volveremos.

Día 274: Charangas y calles engalanadas

Día 274: Charangas y calles engalanadas

Hemos tenido la suerte de que en nuestra casa, por la mañana no hace demasiado calor, pero cuando cae la tarde, pega el sol en la parte trasera de la casa y ahí si se hace más insoportable. El ventilador es ya algo indispensable, y evitamos poner el aire acondicionado para no llevarnos sorpresas con la factura de la luz. Por eso, últimamente estamos aprovechando las mañanas en casa y ya por la tarde salimos para no asarnos. La única salida que he hecho durante la mañana de hoy ha sido para cobrar un cheque en el Bank of Valletta, que por cosas de los bancos de aquí, sólo se pueden cobrar hasta las doce de la mañana.

Por la tarde hemos ido al Surfside a recoger los banderines que nos dejamos puestos después de la Parranda del sábado, que a ver quien se pone a recogerlos a las tres de la mañana. También teníamos que recoger el sillón del coche en el que actuó Carmen hace ya un mes. Una vez que hemos recogido todo, ya que estábamos por allí, hemos aprovechado para ir un rato a la playa. Allí nos hemos encontrado con Marcos, y hemos estado aprovechando los últimos rayos de sol hasta que se ha ocultado entre los edificios. Después nos hemos venido a casa a ducharnos, ya que   por la noche teníamos una barbacoa en la misma playa.

Nuestra calle

Nuestra calle

Una vez duchados, hemos salido a la calle y una banda de música, al más estilo charanga de pueblo, estaba recorriendo las calles de nuestro barrio. Imaginamos que son las fiestas, ya que tienen todas las calles engalanadas, aunque tampoco tenían mucha animación. Después de dar mogollón de vueltas para poder aparcar cerca de la playa del Surfside, hemos conseguido un hueco y cuando hemos llegado ya nos estaban esperando Maite y sus amigos, que han venido unos días desde Murcia, y también Ruth y Jose. Jose se ha hecho cargo de cocinar, mientras nosotros nos comíamos las delicias que nos preparaba. Ha sido una barbacoa express, ya que el equipo murciano tenía que pasar por casa a ducharse para darlo todo por Paceville en su última noche en Malta. Sobre las once y media ya estábamos en casa, muy buena hora para poder descansar, que mañana a las siete nos esperan con los picos y los gritos nuestros amigos los obreros.

Día 273: Nuevos proyectos para este invierno

Día 273: Nuevos proyectos para este invierno

Hoy habíamos quedado con la Peces para hacer algún plan juntos. Cuando hemos hablado con ella nos ha dicho que estaba de camino a Ghan Tuffieha, una playa de arena situada al noroeste de la isla, así que hemos decidido ir para allá. Le hemos dicho a Carmen que si le apetecía el plan y se ha animado, así que de camino, hemos pasado por Bugibba para recogerla. Una vez que hemos llegado allí nos hemos puesto a buscar a Laura, pero no había rastro de ella, y es que resulta que como no le habíamos confirmado que íbamos se había vuelto. Si es que somos un desastre…

Ghan Tuffieha

Ghan Tuffieha

Lo primero que hemos hecho ha sido darnos un baño, que hacía un calor que llegaba a ser insoportable. Había bastantes algas, pero en general el agua estaba bastante limpia. Lo que más me gusta de esta playa es que el agua está tranquila y puedes meterte muy hacia dentro, por lo que es ideal para nadar. Después de darnos el primer baño y secarnos en la arena, hemos ido al único chiringuito que hay en la playa a comer. Aunque es el único que hay en esta playa y está en un lugar privilegiado, está bastante bien de precio. David y yo hemos optado por una hamburguesa con patatas, que nos ha costado 6,50€. Las Cisk pequeñas las tienen a 2 euros.

Después de comer y de una sobremesa bastante larga, hemos vuelto a la playa a darnos el último baño y en cuanto nos hemos secado, hemos cogido el coche y nos hemos venido hacia Sliema, que teníamos que recoger los banderines que nos dejamos puestos el otro día en el Surfside y de paso hablar con el dueño. La verdad es que hemos salido muy contentos de la reunión, ya que la gente del Surfside está muy contenta con nosotros y nos han propuesto un nuevo proyecto de cara al invierno, que de momento no podemos adelantar, pero que pinta muy bien. Son muchos meses de trabajo y esfuerzo trabajando en The Parranda, pero parece que están teniendo su recompensa. Ahora de momento, nos entramos en la Boat Party que tendrá lugar el próximo 31 de Julio.

Día 272: Consejos

Día 272: Consejos

Hoy hemos estado recuperándonos del cumple de Lucía, que aunque este tipo de cosas sólo pasan de año en año, llevamos una media de un cumpleaños por semana y este ritmo no se puede. Como no hemos hecho nada interesante en todo el día, volvemos a lanzar algunos consejos prácticos para vuestra llegada a la isla.

Tarjeta sanitaria Europea

Tarjeta sanitaria Europea

Es muy interesante que vengáis con la tarjeta sanitaria europea, ya que así podréis tener cobertura sanitaria mientras comenzáis a buscar trabajo o si no os hacen un contrato de trabajo. Si conseguís un contrato no la necesitaréis, ya que tendréis cobertura con la seguridad social del país. Os recomendamos que la hagáis antes de dejar vuestro trabajo en España, ya que si no no te la hacen, debido a la nueva legislatura. En caso de que no tengáis derecho a ella, podéis optar por pedir un certificado temporal, que te da cobertura para tres meses desde el momento que la pedís. Con la tarjeta sanitaria, sin embargo, tenéis cobertura para dos años desde su emisión. En el caso de los desempleados con prestación, tendréis que valorar si pedirla o no, ya que si la solicitáis entenderán que tenéis pensado ir al extranjero, por lo que pueden pediros más información sobre por qué la solicitáis y como máximo sólo os darán el certificado de tres meses. Para conseguir este certificado tendréis que pasaros por alguna de las oficinas de la Seguridad Social.

En la maleta no te pueden faltar algunos medicamentos básicos como aspirinas, paracetamol, ibuprofeno… La razón es que al contrario que en España, en Malta los medicamentos no están subvencionados. Además aquí la caja de ibuprofenos es más cara y es raro encontrarlos de 600mg, lo normal aquí suelen ser 200mg. También la tecnología y la ropa son más caros, por lo que si necesitas alguna cosa es mejor que te lo traigas en la maleta antes que comprarlo aquí. Un poco de jamón serrano o pipas nunca están demás para esos pequeños huecos que nos puedan sobrar en la maleta.

Para los que voleis con Ryanair, dos cosas importantes. La primera es hacer el check-in online e imprimir la tarjeta de embarque siempre, ya que si no en aeropuerto te pueden cobrar 80 euros por hacértelo, seguramente más de lo que te cuesta el billete. La segunda es para los que facturáis maleta. Tienes la opción de 15 o 20 kilos. Evita sorpresas y elige los 20 kilos, no te lleves un disgusto al estar en el aeropuerto y que, por ahorrarte unos euros, al final tengas que pagar 20 euros por cada kilo de más que lleves.