Monthly Archives: junio 2013

Día 250: El gran chasco

Día 250: El gran chasco

Hoy era el día de un partido esperado y no iba a ser mucho menos aquí en la isla. Es algo que traspasa fronteras y da igual donde nos encontremos. El plan de por la noche estaba claro, pero ¿y el resto del día?. Ayer ya visteis que fue un gran día. Lo que suele ocurrir es que al día siguiente no suele serlo tanto. Esta vez no podía ser diferente y aunque yo me levante pronto, Dei ha sufrido las consecuencias de la noche anterior.

Mientras Dei se despejaba, no me ha quedado más remedio que ver unas cuantos capítulo de alguna serie que estoy siguiendo, así que el día y la mayor parte de la tarde ha sido de relax total. Una vez que ha revivido, eso sí, ya a altas horas, nos hemos puesto en marcha y hemos ido a la fiesta sorpresa que Ana le ha organizado a Dani por su cumpleaños. El punto de encuentro era el Melounge, un bar en la bahía de Spinola que regentan unos españoles. Aprovecho esto para deciros que The Cañeo vuelve próximamente a este bar, así que estad atentos a la página de Facebook. Aunque nos hemos dado prisa, Ana y Dani ya habían llegado hace unos minutos, así que nos hemos perdido la sorpresa. Allí hemos estado tirados en las camas balinesas con las copas españolas a cinco euros. La verdad es que las copas merecen la pena, porque a parte de que la copa maltesa parece más bien un chupito, la calidad de la bebida es muy buena y tienen marcas como Barceló, que en la mayoría de sitios es imposible encontrar.

Curiosa imagen de Xabi en el fallo de Sergio Ramos

Curiosa imagen de Xabi en el fallo de Sergio Ramos

Antes de ver el partido, hemos hecho una intentona de cenar en el Gochi, que es un restaurante de sushi barato y muy bueno, pero como ya era tarde, estaba cerrado, así que al final nos fuimos al Piazza Cascata, que es un complejo de varios restaurantes al aire libre con cascadas y palmeras de pega. Además, por suerte, iban a retransmitir el partido, así que allí nos hemos plantado. El sitio no es barato, pero tampoco es muy caro, las hamburguesas cuestan unos 6 euros y las pintas 3,10€. Allí hemos vivido el gran chasco de la noche con la derrota de España. Pero bueno, lo importante es el mundial en el que seguro que llegamos mejor preparados. Lo mejor de la noche, la compañía ya que sin Ana, Dani, Lidia, Alba … La derrota aún habría sido más dura. Ya solo nos queda mirar para delante y volver a levantarnos para ir a por el Mundial del año que viene. Y tenemos un buen precedente ya que ya sabemos que paso en Sudáfrica…

Día 249: Concierto de Carmen en The Parranda

Día 249: Concierto de Carmen en The Parranda

Hoy hemos amanecido con mucho viento e incluso frío, así que la barbacoa que teníamos prevista para celebrar el cumpleaños de María la Portuguesa hoy, se ha convertido en vamos a la playa a comernos un bocadillo. Casi a las tres, después de hacer cosas que teníamos pendientes, David y yo hemos ido con el coche hasta la playa del Surfside, en Sliema. Allí ya estaban las abuelita de Gzira, César y Christian, con sus hamacas en plan dominguero total, y también Miguelito, que no se pierde una. Para comer hemos optado por un bocadillo del kiosco que hay en el paseo, justo enfrente de la playa. Hemos comprado un bocadillo de pollo por 3,50€ y estaba muy bueno, así que os lo recomendamos si algún queréis algo barato para comer en la playa.

Posando con uno de los cuadros del festival

Posando con uno de los cuadros del Sliema Street Art Festival

Al rato ha llegado Dani y he conseguido liarle para traer un palé que teníamos guardado en casa hasta el Surfside, ya que en nuestro coche no cogía y lo necesitábamos para utilizarlo a modo de escenario en el concierto de Carmen. Con su coche hemos ido hasta casa y hemos conseguido meterlo, así que Carmen tendría su escenario deseado. Qué majo es Dani que siempre conseguimos liarle de alguna manera para nuestras locuras. Cuando hemos llegado al Surfside justo han llegado Carmen y sus amigos, y como todavía quedaba tiempo para el concierto, hemos vuelto a la playa a tomar algo. Un poco antes de las seis hemos vuelto otra vez al Surfside para empezar a preparar las cosas. Yo me he ido con Laura y Cristina a hacer un poco de promo por la playa y por el paseo marítimo.

Hoy toda la zona estaba repleta de cuadros, artistas y gente pintando, ya que durante este fin de semana tenía lugar el Sliema Street Art Festival. También habían instalado carpas con música y barras para por la noche. Después de darnos una vuelta por la playa y recorrernos el paseo haciéndonos fotos con diestro y siniestro, hemos vuelto al Surfside, ya que a las siete empezaba The Parranda con el concierto de Carmen y no nos lo queríamos perder.

Como el técnico de sonido se ha retrasado un poco, al final ha empezado pasadas las siete y media. Allí estaba ella, sobre su escenario, sentada en el sillón de un coche con su guitarra y con un gran número de asistentes en el público aguardando para escuchar sus canciones. Inmediatamente después de la prueba de sonido sonaba “Mi rancho”, la canción que abría un concierto de más de una hora en el que a muchos se nos han puesto los pelos de punto al comprobar que la gente ya se sabe sus canciones. Han sonado la mayoría de las canciones de Carmen y el punto álgido ha llegado al final, cuando ha cantado “Dime que no” y “Sobre la felicidad”, y todo el mundo las ha coreado. Qué bonito es ver cómo va creciendo un artista.

Justo después ha empezado The Parranda Beach Party con la Kinky Blonde pinchando los hits de siempre y alguno nuevo, como “Me encanta” de las Nancys Rubias, que fue estrenada esta semana y con la que la gente lo ha dado todo. Hoy en el Surfside nos han dado permiso y la cosa se ha alargado hasta las tres, cuando ya no hemos tenido más remedio que cortar por no provocar molestias a los vecinos de la zona. Muchísimas gracias a todos los que venís cada sábado, que cada día sois más. Más felices no podemos estar. Como cada semana podéis ver las fotos de la fiesta en la página de Facebook de The Parranda.

Día 248: Playa de Mellieha

Día 248: Playa de Mellieha

Después de 248 días aún nos siguen quedando muchos sitios por visitar, a pesar de que nos hemos movido mucho por la isla. Por unas cosas o por otras, nunca habíamos estado en Mellieha ni en su playa. Mellieha es la ciudad que queda más al norte de la isla y está enclavada en la cima de una montaña quedando la playa en una de las laderas. Habíamos pasado muchas veces cerca, ya que pilla de paso para ir a Ċirkewwa, que es el puerto donde se cogen los ferries para ir a Gozo y las lanchas para Comino.

Mellieha

Mellieha

Hoy por fin nos hemos decidido a pasar la tarde en esta playa de la que nos habían comentado que es la más concurrida de Malta, además de la más grande. Desde St. Julians se puede llegar con el autobús 222, pero nosotros hemos ido en el Rojito. Hemos podido aparcar cerca de la playa sin problemas, y eso que la playa estaba abarrotada, sobre todo de sombrillas y hamacas, cosa que no nos gustó demasiado, ya que le quita encanto. Eso sí, la playa es de arena fina y el agua está muy limpia, aunque para que te cubra tienes que caminar bastante. Tiene chiringuitos en los que puedes comer a pie de playa por poco dinero. En uno de ellos hemos comprado una ftira maltesa y una bebida por unos 3 euros.

Sobre las seis y media, cuando ya se había ido la mayoría de la gente de la playa, hemos llamado a Carmen para ver si tenían algún plan, ya que han venido a visitarla otros tres amigos de Madrid. Nos ha dicho que nos acercáramos a su casa, así que nos hemos puesto rumbo a Bugibba y hemos dejado la visita a la ciudad de Mellieha para otra ocasión. Lo que iba a ser una visitilla, se ha alargado hasta bien entrada la noche, ya que nos han tratado a cuerpo de rey, hasta nos han cocinado unas lubinas al horno que estaban riquísimas. Hemos pasado un buen rato con ellos sin movernos de casa, a veces los planes que surgen espontáneos son los mejores.

Día 247: El viaje de vuelta

Día 247: El viaje de vuelta

Después de una semana en España, hoy ya tocaba volver a la isla. La verdad es que el viaje se me ha hecho bastante corto, pero tengo que decir que lo he aprovechado muy bien y he disfrutado mucho del tiempo con mi familia y mis amigos. La sorpresa para mi padre, que se jubila durante estos días, salió según lo esperado gracias a la complicidad de mis hermanos. También he tenido tiempo para estar con mi sobri, que ya está enorme y super cambiado desde que lo vi cuando nació hace dos meses, hasta he ido con él a un curso de masaje para bebés.

Con mi sobri Samuel

Con mi sobri Samuel

Hoy para ir al aeropuerto de Barajas he optado por la opción de ir en el autobús 200, que va mucho más directo y además sólo cuesta 1,50€ y no el robo de 5€ que supone ir en metro. He salido desde Avenida de América y en poco más de media hora estaba en la Terminal 1, desde donde siempre salen los vuelos de Ryanair. Con la mochila ha reventar, he pasado el control sin ningún problema y cuando he llegado a la puerta de embarque me he encontrado a Sofía, que también volvía a la isla después de pasar unos días en España. Siempre es una alegría encontrarte a algún conocido en el aeropuerto y hacer el viaje juntos, la verdad es que en los vuelos a Malta es raro que esto no pase.

El viaje ha durado poco más de dos horas y la mayor parte lo hemos pasado durmiendo, así que se nos ha hecho cortísimo. Cuando hemos llegado, allí estaba David con el Rojito y con María, que había ido a despedir a sus padres, ya que después de estar unos días visitándola, hoy volvían para España. Los cuatro y las dos maletas, nos hemos metido rumbo a Sliema, donde hemos dejado a Sofía y María, y después hemos continuado hacia Balluta Bay. Tengo que decir que me encanta la sensación de entrar por la puerta de mi casa de Malta, que es la que ahora siento como un hogar.

Por la noche hemos ido a ver la semifinal de la Copa de Confederaciones con la family. La idea era verlo en alguna terraza, pero como estaba todo aborrotado, lo hemos visto dentro del Times Square, un bar que está situado justo enfrente del Fortizza. Allí hemos aguantado como campeones, el partido, la prórroga y los penaltis, pero al final ha merecido la pena por el resultado. En cuanto ha terminado nos hemos ido a casa, que después del viaje de vuelta, necesitaba descansar.

Día 246: Isle of MTV

Día 246: Isle of MTV

Hoy era uno de esos grandes días que quedará marcado en nuestra aventura. Por la mañana me ha tocado una nueva ronda por las escuelas de Malta. Esta vez fue con Laia, una barcelonesa que tiene previsto estar entre nosotros unos tres meses. Con ella recorrimos el poker de escuelas que consideramos mejores por varios motivos, son Clubclass, Elanguest, ESE y AM Language. En todas ellas hemos tenido un trato muy cordial y acogedor, por lo que Laia tenía una decisión muy difícil.

Sobre las dos, la he dejado muy cerca de Sliema Ferries y yo me he venido para casa a terminar de hacer las cosas pendientes antes de irme al festival Isle of MTV. Después de comer y preparar las bebidas varias, a eso de las cinco de la tarde, me he puesto camino de La Valeta para empezar la fiesta. Al final he decidido ir en bus en lugar de en coche, ya que imaginaba que, en un evento de cincuenta mil personas, iba a ser una locura aparcar, sobre todo en una isla tan pequeña como ésta.

Isle of MTV

Isle of MTV

Nunca me habría esperado un viaje tan rápido a la capital, ya que pensaba que habría mucho tráfico y la realidad es que, con el bus 32, que se coge justo enfrente de casa, no he tardado más de veinte minutos en llegar y además el autobús iba vacio. Eso sí, ha sido llegar a la terminar de autobuses de Valletta y comprobar la magnitud del evento. Miles de personas caminaban hacia la plaza de la independencia de Floriana para ver el concierto. Yo he ido en dirección contraria y me he metido en la ciudad, ya que había quedado con Cristina en el L-Ingliz para tomar la primera mientras ella cerraba la tienda. Allí hemos estado con Billy, hasta que a las seis Cristina ha cerrado la tienda y se nos ha ido uniendo el resto de la gente, Laura, Marco, Carlos y Tere.

Isle of MTV

Isle of MTV

Todos juntos hemos ido a la plaza de la Independencia, en Floriana, que es donde se celebraba la Isle of MTV. Cuando hemos llegado, ya estaba abarrotada de gente, aunque hemos conseguido ponernos en un sitio medianamente decente. Cervezas, botellas de ron y whisky han empezado a correr a ritmo de Rudimental a los que luego siguieron Rita Ora, Jessie J, para terminar con el apoteosico Afrojack. Entre artista y artista el DJ animaba mucho, hasta diría que la gente ha disfrutado más con él que con las actuaciones en sí. Durante la noche se nos ha ido uniendo más gente, como Piotr y su hermano recién llegado de Polonia, Radzio, Sara y Mari Carmen, Marta, Shami e Irina con dos amigas.  Lo hemos pasado espectacular, ojalá realizaran más eventos de esta magnitud. Cuando ha terminado, nos ha costado irnos a casa, sobre todo por culpa de Miguelito, al que hemos encontrado cuando ya había terminado todo. Al final hemos decidido irnos andando todos juntos para evitar colapsos de ningún tipo, ya que aquí las distancias no son muy grandes y en cincuenta minutos ya estaba en casa.

Día 245: Con dos lentillas mucho mejor

Día 245: Con dos lentillas mucho mejor

Por la mañana he estado en casa intentando dormir, ya que tenemos una obra justo en el patio que da a la ventana de la habitación y como el sol aquí sale como unas dos horas antes que en España, los obreros se ponen a trabajar muy temprano. Así que a las siete ya están con el martillo demoledor, no sé qué estarán haciendo ya que supuestamente están reformando una casa y llevan con el martillo más de una semana. En fin hay cosas de este país que nunca entenderé.

Después de comer, he ido a hacerme las lentillas ya que en la última The Parranda perdí una de ellas, no sé si fue antes o después de ponerme un sujetador que no se de quién era ni que hacía allí. Estos días he estado yendo con una sola lentilla, ya que estaba pendiente de que me enviaran los datos de mi graduación desde España para poder hacerme unas nuevas aquí. Me habían contado que aquí la graduación sólo te la hacen en el médico, aunque al final no lo comprobé, ya que esta mañana mi óptica de España me ha mandado un e-mail con los datos que necesitaba. Con estos datos he ido a la óptica Solo Optical que se encuenta en St. Julians, y con sólo llevar mis datos me han dado las lentillas en un momento y por la mitad de precio que en Madrid (10€ las dos).

Cumple de Maria

Cumple de Maria

Más contento que unas pascuas por volver a ver el mundo bien, he vuelto a casa para ducharme e ir al cumpleaños de Maria Elena, también conocida como María la Portuguesa, una valenciana encantadora que forma parte de la pequeña family que tenemos en Malta. Hemos quedado en el Times Square, un bar con terraza que se encuentra en Sliema, justo en frente del Il-Fortizza. Allí estábamos María y sus padres, que han venido de visita, Nuria, César, Ainhoa y, por supuesto, Leonel, su chico. Después de un rato allí han decidido irse al casino del Westin Dragonara para probar un poco de suerte. Yo había quedado para ir con Carmen a una jamming de Tribali, el grupo maltés de mayor proyección internacional. Era en The Lido, uno de los locales que está en el paseo de Sliema, junto a la playa. Pero cuando iba de camino, he llamado a Carmen y ya se habían ido a cenar, así que he decidido venirme a casa y ver Masterchef, que está en la fase final y me tiene enganchado. La semana que viene es la gran final y no me la pienso perder.

Día 245: Con dos lentillas mucho mejor

Día 245: Con dos lentillas mucho mejor

Por la mañana he estado en casa intentando dormir, ya que tenemos una obra justo en el patio que da a la ventana de la habitación y como el sol aquí sale como unas dos horas antes que en España, los obreros se ponen a trabajar muy temprano. Así que a las siete ya están con el martillo demoledor, no sé qué estarán haciendo ya que supuestamente están reformando una casa y llevan con el martillo más de una semana. En fin hay cosas de este país que nunca entenderé.

Después de comer, he ido a hacerme las lentillas ya que en la última The Parranda perdí una de ellas, no sé si fue antes o después de ponerme un sujetador que no se de quién era ni que hacía allí. Estos días he estado yendo con una sola lentilla, ya que estaba pendiente de que me enviaran los datos de mi graduación desde España para poder hacerme unas nuevas aquí. Me habían contado que aquí la graduación sólo te la hacen en el médico, aunque al final no lo comprobé, ya que esta mañana mi óptica de España me ha mandado un e-mail con los datos que necesitaba. Con estos datos he ido a la óptica Solo Optical que se encuenta  en St. Julians, y con sólo llevar mis datos me han dado las lentillas en un momento y por la mitad de precio que en Madrid (10€ las dos).

Cumple de Maria

Cumple de Maria

Más contento que unas pascuas por volver a ver el mundo bien, he vuelto a casa para ducharme e ir al cumpleaños de Maria Elena, también conocida como María la Portuguesa, una valenciana encantadora que forma parte de la pequeña family que tenemos en Malta. Hemos quedado en el Times Square, un bar con terraza que se encuentra en Sliema, justo en frente del Il-Fortizza. Allí estábamos María y sus padres, que han venido de visita, Nuria, César, Ainhoa y, por supuesto, Leonel, su chico. Después de un rato allí han decidido irse al casino del Westin Dragonara para probar un poco de suerte. Yo había quedado para ir con Carmen a una jamming de Tribali, el grupo maltés de mayor proyección internacional. Era en The Lido, uno de los locales que está en el paseo de Sliema, junto a la playa. Pero cuando iba de camino, he llamado a Carmen y ya se habían ido a cenar, así que he decidido venirme a casa y ver Masterchef, que está en la fase final y me tiene enganchado. La semana que viene es la gran final y no me la pienso perder.

Día 244: Intento fallido

Día 244: Intento fallido

A las ocho menos cuarto ya estaba en pie, la razón es que he tendido que acompañar a ClubClass a una nueva alumna que se quería apuntar, Maria, una murciana que ha llegado hace dos semanas y que por casualidades de la vida es amiga de uno de mis mejores amigos, el rey sir Nolan. ¡El mundo es un pañuelo! Así que hemos quedado en el torreón que queda en el paseo de Sliema que se llama It-Torri. Desde allí nos hemos dirigido a ClubClass, escuela que se encuentra en Swieqi. Allí hemos hablado con Dagmar, que como siempre nos ha atendido de manera exquisita.

Paseo de Sliema

Bola del mundo en el paseo de Sliema

Una vez he dejado a María realizando la prueba de nivel, me he vuelto a casa para desayunar un poco y seguir contestando vuestros mails. Ya casi a medio día, he recordado que tenía que pasar a recoger la rueda que nos estaban reparando. No me corría prisa ya que es la de repuesto, pero visto los últimos incidentes que hemos tenido con el Rojito es mejor prevenir que lamentar. Así que, ante de que me entrara la pereza, he bajado a la pequeña gasolinera que hay enfrente de la bola del mundo, en el paseo de Sliema, para recogerla. Como siempre me han atendido muy bien y por fin he podido recoger la rueda y pagar también la otra que nos cambiaron.

Ya con el coche listo, he vuelto a casa a comer. Después César me ha propuesto ir al gimnasio del hotel Le Méridiem y como a mí se me terminó la inscripción hace algo menos de un mes, decidí acompañarle quedándome en el spa, ya que entrar en el gimnasio iba a ser demasiado cantoso. Aún así no ha colado, ya que nos han hecho una pillada de las de campeonato cuando estábamos en las taquillas. De todas formas entrar en el spa es relativamente barato, ya que sólo cuesta 8 euros el día, según nos dijo amablemente el responsable que me hizo la pillada. En fin, mi gozo en un pozo, así que me he vuelto a casa y aquí he estado esperando a César con la intención de ir a tomar algo cuando saliera, pero nos ha dado tanta pereza que al final nos hemos quedado en casa. Hemos estado viendo Mama, la última pelicula de Guillermo del Toro, y cenando pizza de nuestro sitio favorito, el Mum’s.

Día 243: Full Moon Party

Día 243: Full Moon Party

Desde que llegamos a la isla, mucho nos habían hablado de esta fiesta y por supuesto no podíamos perdernosla. Hoy además tenía el plus de que es la noche de San Juan y según las noticias, esta noche salía la superluna, la luna más grande en mucho tiempo, así que no podía perdérmelo de ninguna manera.

La mañana ha sido de recuperación de la gran fiesta de anoche en la que hubo baños a altas horas y despiporre, así que el cuerpo me pedía descanso y he hecho honor al día de la semana. Hacia las tres por fin hice un amago de levantarme, pero aún me quede un rato más en la cama con el ordenador. Metido en las redes sociales, me han dado una gran noticia. ¡Han encontrado el photocall de The Parranda que nos robaron! Increíble pero cierto. Nuestros amigos de Que hacer en Malta, se lo encontraron en la fiesta que organizaban en la piscina Aria. Desde aquí se lo agradecemos mucho y esperamos que próximamente esté entre nosotros.

Después de comer y quedar con Lola, he cogido el Rojito y me he puesto rumbo a Mosta para recogerla. Desde ahí nos hemos ido a despedirnos de Martin a Mdina, ya que se va al Festival Glastonbury, en el que de cabeza de cartel están los mísmisimos Rolling Stones. La verdad es que nos ha dado bastante envidia cuando nos ha contado su viaje, esperamos que se lo pase muy bien y que vuelva de una sola pieza. De nuevo en el Rojito, por fin nos dirigimos hacia donde se celebraba la Full Moon party, que era en la que a mi parecer es la mejor playa de Malta, Għajn Tuffieħa.

Full Moon Party

Full Moon Party

Cuando hemos llegado, nos hemos unido a Laura, Cristina y algunos asiduos del L-ingliz, el pequeño bar de La Valeta que estas voluntarias tan majas suelen frecuentar. Todavía hacia sol, así que hemos aprovechado los últimos rayos y por supuesto nos hemos dado un baño, ya que ahora el agua está increíble.  Entre cerveza y cerveza, ha empezado a anochecer y antes del ocaso, hemos ido a dar un paseo hasta el mirador que queda en la parte izquierda, si miras de frente al mar. La noche llegó y, aunque luna se ha resistido a salir entre las montañas pero al final ha iluminado la playa con el sonido de la jamming session que estaba preparada. Me esperaba un poco más de la fiesta, pero no ha estado mal, ha sido algo muy de relax en un sitio envidiable. Como era la noche de San Juan, antes de irnos, hemos escrito las cosas de las que nos queríamos desprender en un papel y las buenas que queremos que nos lleguen en otro. Las malas las hemos quemado con una antorcha, a falta de hoguera, y las buenas las hemos lanzado al mar después de saltar siete olas. Esperemos que todo se cumpla.

Día 242: Moviendo la cintura

Día 242: Moviendo la cintura

Hoy como todos ya sabéis es el día de The Parranda. El sábado pasado nos robaron el photocall y por lo tanto estábamos a la espera de que más podría pasar en esta fiesta. Para empezar la mañana, he ido, de nuevo sin éxito, a recoger la rueda de repuesto que nos tienen que arreglar. Perdía aire por la válvula del neumático, por lo que me dijo que se podía arreglar ya que, por lo demás, estaba en buenas condiciones. Debido al ritmo maltés, llevamos ya más de una semana sin rueda de repuesto y con el Rojito que esta en plan protagonista, miedo me da.

Hacia las dos del mediodía ha llegado Bea,  que luego por la tarde se convertiría en DJ Kinky Blonde. Ha venido a comer conmigo en casa, ya que esta mañana también trabajaba por la zona y su casa de Bugibba está un poco lejos para ir y luego volver en autobús. Como nosotros vivimos relativamente cerca del Surfside, le sale más a cuenta quedarse en casa. Entre los dos cocinamos una ensalada de arroz y pollo rebozado, un clásico que no falta en ninguna casa española. Yo siempre lo empano con una mezcla de pan rallado al que le hecho sal de ajo y perejil, que le da un gusto diferente y muy bueno.

Nuevo photocall The Parranda

Nuevo photocall The Parranda

Hoy en la fiesta del Surfside hemos empezado con música en directo. El encargado de empezar ha sido Jorge Sevillano que nos ha deleitado con canciones flamencas, rumbas con su toque personal y algunas canciones de la maqueta que ha grabado. Podéis verlo en uno de sus vídeos tocando en la Azure Window o presentando su maqueta. La verdad es que todo el mundo ha terminado encantado, la lástima es que esta vez no hemos conseguido equipo y ha tenido que ser en acústico, esperamos conseguirlo para la próxima. Después os podéis imaginar, The Parranda volvió a a retumbar por el Surfside hasta las dos de la mañana, que es cuando tenemos nuestra hora límite, ya que al ser abierto no podemos alargarlo mucho más por el ruido. Si fuera por la gente estaríamos hasta que se hiciera de día, ya que hoy estaba lleno cuando cortamos la música. Lo que tenéis que hacer es veniros antes, que la fiesta empieza desde bien pronto, así os acostáis pronto y aprovecháis el domingo como niños buenos. Hoy además hemos estrenado el nuevo photocall, como podéis ver en la foto. Cuando ha terminado, después de estar toda la tarde allí a base de mojitos, no me han quedado muchas ganas de seguir de fiesta y me he venido para casa.